Herramientas personales
En la EC encontrarás artículos autorizados
sobre la fe católica
Viernes, 21 de enero de 2022

Pirronismo

De Enciclopedia Católica

Saltar a: navegación, buscar

El pirronismo es un sistema de escepticismo, cuyo fundador fue Pirrón, un filósofo griego sobre quien se conoce muy poco excepto que murió en 270 a.C. El más conocido de los discípulos de Pirrón fue Timón de Filio, conocido como el “Silógrafo” (N.T.: Silógrafo: escritor de sátiras). El escepticismo de Pirrón era tan completo y comprensivo que la palabra pirronismo a veces se usa como sinónimo de escepticismo. El escepticismo de la escuela de Pirrón cubría tres puntos.

  • (1) Todos los dogmáticos, es decir, todos los filósofos que creían que la verdad y la certeza pueden alcanzarse, eran meros sofistas; se engañaban a sí mismos y engañaban a los demás.
  • (2) La certeza es imposible de alcanzar, no solo por la posibilidad de que nuestras facultades nos engañen, sino también porque, en sí mismas, las cosas no son ni una cosa ni otra, ni buenas ni malas, hermosas ni feas, grandes ni pequeñas. O, mejor dicho, las cosas son buenas y malas, hermosas y feas, grandes y pequeñas, de modo que no hay razón para afirmar que son una cosa y no otra. Esta convicción se expresó en el famoso dicho, ouden mallon, nada es más una cosa que otra; el papel no es más blanco que negro, el trozo de azúcar no es más dulce que amargo, etc.
  • (3) Siendo la realidad de las cosas inaccesible a la mente humana y la certeza imposible de alcanzar, el sabio duda de todo; es decir, reconoce la inutilidad de investigar la realidad y se abstiene de juzgar. Esta abstención se llama epoche y es la base de la felicidad. Porque solo puede alcanzar la felicidad quien cultiva la imperturbabilidad, la ataraxia; y sólo entonces la mente está a prueba de la inquietud cuando nos damos cuenta de que todo intento de alcanzar la verdad está condenado al fracaso.

De esta descripción de los principios del pirronismo, es evidente que el objetivo de Pirrón era ético. Como todos los filósofos de la época en que vivió, se ocupó principalmente del problema de la felicidad. Los estoicos buscaban la felicidad en la realización del reino de la ley tanto en la naturaleza humana como en la naturaleza. Los epicúreos basaban la felicidad en la convicción de que el sentimiento transitorio es el único fenómeno importante en la vida humana. Los eclécticos colocaron la base intelectual de la felicidad en la convicción de que todos los sistemas filosóficos son igualmente verdaderos. El pirrónico, así como los otros escépticos de ese período, creían que no hay posibilidad de alcanzar la felicidad a menos que uno primero se dé cuenta de que todos los sistemas de filosofía son igualmente falsos y que la verdad real de las cosas no puede alcanzarse. . El pirronismo es, por tanto, una abdicación de todos los supuestos derechos de la mente y no puede ser tratado por las reglas ordinarias de la lógica o por los cánones habituales de la crítica filosófica.


Bibliografía: BRODERSEN, De Philos. Pyrrhonis (Kiel, 1819); LANGHEINRICH, Diss. Tres de Timone Sillographo (Leipzig, 1720) ; ZELLER, Stoics, Epicureans and Sceptics, tr. REICHEL (Londres, 1892); TURNER, History of Philosophy (Boston, 1903), 184 ss.

Fuente: Turner, William. "Pyrrhonism." The Catholic Encyclopedia. Vol. 12, pág. 587. New York: Robert Appleton Company, 1911. 12 nov. 2021 <http://www.newadvent.org/cathen/12587a.htm>.

Traducido por Luz María Hernández Medina