Herramientas personales
En la EC encontrarás artículos autorizados
sobre la fe católica
Lunes, 21 de octubre de 2019

Paz de la Iglesia

De Enciclopedia Católica

Saltar a: navegación, buscar

Paz de la Iglesia es la designación que usualmente se aplica a la condición de la Iglesia después que el emperador Constantino publicara, en 313 en Milán, un edicto de tolerancia mediante el cual se les concedía a los cristianos completa libertad para practicar su religión sin ser molestados. La libertad de conciencia exigida por la religión cristiana era incompatible con los puntos de vista teocráticos o absolutistas que habían prevalecido respecto a las relaciones del Estado y la religión antes de la época de Cristo. Esta diferencia fundamental en cuanto al alcance y la esfera del poder civil, junto con otras razones de carácter religioso, social y económico, llevaron a la proscripción de los seguidores de Cristo en el Imperio Romano. La actitud de las autoridades civiles cambió a medida que los cristianos aumentaban en número e importancia. Al principio, considerados simplemente como judíos cismáticos, los cristianos fueron perseguidos después como enemigos del Estado e instituciones establecidas.

Se alcanzó una nueva etapa cuando, a mediados del siglo III, la Iglesia como tal fue convertida en objeto de ataque. Esta actitud, inaugurada por el emperador Decio, hizo que el tema en juego estuviera claro y bien definido. Las autoridades imperiales se convencieron de que la Iglesia cristiana y el estado romano pagano no podían coexistir; de ahora en adelante solo había una posible solución, la destrucción del cristianismo o la conversión de Roma. Durante medio siglo el resultado estuvo en duda. El fracaso de Diocleciano (284-305) y sus colegas en la última y más sangrienta de las persecuciones en sacudir la resolución de los cristianos o aniquilar a la Iglesia no dejó ningún rumbo abierto para los estadistas prudentes, sino reconocer lo inevitable y abandonar el viejo concepto de gobierno, la unión del poder civil y el paganismo.

El primer paso decisivo en esta dirección fue tomado por el vencido e implacable Galerio, que en 311 publicó desde Nicomedia un edicto de tolerancia en el que confesó que los esfuerzos por "reformar a los cristianos" habían fracasado. Este edicto fue el resultado de la impotencia absoluta para prolongar la contienda. La amnistía completa y la libertad se lograron dos años más tarde, cuando el emperador Constantino, después de derrotar a Majencio, publicó a principios de 313 con su colega Licinio el famoso Edicto de Milán por el cual los cristianos tenían garantizada la más plena libertad para practicar su religión.

Sin restar mérito al crédito de Constantino, los importantes cambios sociales y políticos implicados en este acto deben considerarse como un triunfo de los principios cristianos sobre la mezquindad pagana. La independencia absoluta de la religión de la interferencia del estado, que formó la nota clave de este famoso documento, produjo un nuevo concepto de sociedad, y puede considerarse como la primera expresión oficial de lo que luego llegó a ser la idea medieval del Estado. Fue en Europa occidental, la primera declaración por parte de cualquiera investido con autoridad civil que el Estado no debe interferir con los derechos de conciencia y religión. Además de eliminar la prohibición de los cristianos, Constantino ordenó que se les debía devolver, a expensas del Estado, la propiedad que se les había quitado durante las persecuciones por incautación o confiscación. Para los cristianos, las inmunidades y garantías contenidas en este acto tuvieron los resultados más importantes. Entonces, por primera vez, fue posible observar la liturgia en su plenitud, y seria y formalmente tratar de moldear la vida del Imperio de acuerdo con los ideales y estándares cristianos. Eusebio expresa admirablemente la alegría de los cristianos por este cambio en su estado público en su "Historia de la Iglesia" (X, II).


Bibliografía: GALERIO, Edicto de Tolernacia en EUSEBIO, Historia Eclesiástica VIII.17; Edicto de Constantino en Historia Eclesiástica X.5. Gran parte del edicto en su original en latín puede ser visto en LACTANCIO, De mortibus persecut., XLVII. Vea también MASON, Persecution of Diocletian; ALLARD, Histoire des persecutions, VI; y bibliografía bajo CONSTANTINO.

Fuente: Healy, Patrick. "Peace of the Church." The Catholic Encyclopedia. Vol. 16 (Index), p. 66. New York: The Encyclopedia Press, 1914. 27 Jul. 2019 <http://www.newadvent.org/cathen/16066a.htm>.

Traducido por Luz María Hernández Medina.