Herramientas personales
En la EC encontrarás artículos autorizados
sobre la fe católica
Lunes, 22 de abril de 2019

Monte de los Olivos

De Enciclopedia Católica

Saltar a: navegación, buscar

(Latín, Mons Olivertus)

Aparece también en las Biblias en inglés como el Monte de los Olivos (Mons olivarum), es el nombre aplicado a "la colina que está frente a Jerusalén" (1 Reyes 11,7), es decir, "al oriente de la ciudad" (Ezequiel 11,23), “más allá del torrente Cedrón” (2 Sam. 15,23.30), "el espacio de un camino sabático" de la ciudad (Hechos 1,12). Los pasajes de los Libros de los Reyes muestran la gran antigüedad del nombre, sin duda sugerido por los bosquecillos de olivos que florecieron allí (ver plantas en la Biblia, cuyos restos aún permanecen. En la Edad Media fue llamado por los escritores árabes: Tur ez-Zeitun, Tur Zeita o Jebel Tur Zeitun, de los cuales el nombre moderno, Jebel et-Tur parece ser una abreviatura.

El Monte de los Olivos no es tanto una colina sino una serie de colinas separadas por depresiones bajas. La cordillera incluye, de norte a sur, el Ras el-Musharif (Scopus, 2,686 pies sobre el nivel del mar), Ras el-Madbase (2,690 pies) y Ras et-Te la cah (2,663 pies); al sur de este último, entre la antigua y la nueva carretera de Jerusalén a Jericó, está el Jebel et-Tur, o el Monte de los Olivos propiamente dicho, que se levanta en tres cumbres llamadas por los cristianos, respectivamente: los Hombres de Galilea (Karem es-Sayyad, "la viña del cazador", 2,732 pies), la Ascensión (donde se construyó el pueblo de Kafr et-Tur) y los Profetas, un espolón del anterior que le debe su nombre a las antiguas tumbas de roca conocidas como las Tumbas de los Profetas; al suroeste de la nueva carretera a Jericó, la cordillera termina en el Jebel Batn el-Hawa, llamado por los cristianos Monte de la Ofensa, donde la tradición ubica los santuarios idólatras de Salomón (2 Rey. 23,13).

El Monte de los Olivos ha sido escenario de muchos eventos famosos de la historia bíblica. En el tiempo de David había allí un lugar sagrado dedicado a Yahveh, cuya ubicación exacta no se conoce, pero era cerca de la carretera hacia el Jordán, posiblemente en la cumbre de la Karem es-Sayyad (2 Sam. 15,32). El sitio de la aldea de Bahurim (2 Sam. 3,16), estaba sin duda en el mismo camino. Ya hemos mencionado la tradición que apunta a la Jebel Batn el-Hawa como el lugar donde Salomón erigió sus santuarios idólatras destruidos por Josías (1 Rey. 11,7; 2 Rey. 23,13); esta identificación es apoyada por el Tárgum que sugiere en 2 Rey. 23,13, la variante: HR HMSCHH, "Monte de Aceite", un buen sinónimo para el Monte de los Olivos, en lugar del tradicional “Monte de la Ofensa”, que no se encuentra en ningún otro lugar. En consecuencia, los santuarios idólatras estaban al lado sur del Monte de los Olivos propiamente. Por último sabemos a través de los rabinos judíos que el Monte del Aceite fue el lugar tradicional para el sacrificio de la vaca roja (Núm. 19; cf. Maimónides, "Tratado de la vaca roja", 3,1).

Pero para los cristianos en particular el Monte de los Olivos es un lugar muy sagrado, porque durante los últimos días de la vida pública de Nuestro Señor, fue el lugar de refugio preferido del Salvador. En relación con eso varios puntos son señalados en los Evangelios: Betania, la casa de Lázaro y de Simón el Leproso (Mc. 14,3; Mt. 26,6); Betfagé, donde comenzó la procesión triunfal a Jerusalén (Mt. 21,1), identificado con alguna probabilidad por Federlin con las ruinas llamadas Habalat el-Amira o Kehf Abu Layan; el sitio de la capilla franciscana de Betfagé, cerca de una milla al oeste de El-Azariyeh, no está bien elegido; el lugar donde estaba la higuera maldecida por Nuestro Señor (Mt. 21,18-22; Mc. 11,12-14; 20-21); el lugar donde Jesús lloró sobre Jerusalén (Lc. 19,41); el sitio donde Él profetizó la destrucción del Templo, la ruina de la ciudad y el fin del mundo (Mt. 24,1 ss.); el Huerto de Getsemaní; por último, el lugar donde el Señor impartió su bendición de despedida a los Apóstoles y ascendió al cielo (Lc. 24,50-51). La piedad de las épocas cristianas ha tratado, con mayor o menor éxito, de localizar y consagrar todos estos lugares mediante la construcción de santuarios.


Bibliografía: THOMSON, The Land and the Book, I (Londres, 1881), 415 ss.; WARREN, Mount of Olives en HASTINGS, Dict. of the Bible, s.v.; FEDERLIN, Quelques localites anciennes situees sur la Montagne des Oliviers in La Terre sainte, 15 enero 1901, págs. 21 ss; HEIDET en VIGOUROUX, Dict. de la Bible, s.v. Oliviers (Mont des); LIEVIN DE HAMME, Guide-indicateur de la Terre Sainte (Jerusalén, 1887); NEUBAUER, La geographie du Talmud (París, 1868).

Fuente: . Souvay, Charles. "Mount Olivet." The Catholic Encyclopedia. Vol. 11. New York: Robert Appleton Company, 1911. 11 Feb. 2012 <http://www.newadvent.org/cathen/11244b.htm>.

Traducido por Luz María Hernández Medina.