Herramientas personales
En la EC encontrarás artículos autorizados
sobre la fe católica
Domingo, 22 de septiembre de 2019

Edesio y Frumencio

De Enciclopedia Católica

Saltar a: navegación, buscar

Griegos tirios (ver Tiro) del siglo IV, probablemente hermanos, quienes introdujeron el cristianismo en Abisinia; el último fue un santo y primer obispo de Axum, llamado el Apóstol de Abisinia, murió alrededor del año 383. Cuando aún eran niños acompañaron a su tío Metropio en un viaje a Abisinia. Cuando el barco ancló en uno de los puertos del Mar Rojo, la gente de las localidades masacró completamente a la tripulación, excepto a Edesio y Frumencio, quienes fueron llevados como esclavos ante el Rey de Axum. Esto ocurrió aproximadamente en el año 316. Los dos muchachos pronto se ganaron el favor del rey, quien los elevó a posiciones de confianza, y antes de su muerte les concedió la libertad. La reina viuda, sin embargo, los persuadió de quedarse en la corte y le ayudaran con la educación del joven príncipe Erazanes, así como en la administración del reino durante la minoría de edad del príncipe. Ellos se quedaron y (especialmente Frumencio) utilizó su influencia para extender el cristianismo. Primero animó a los comerciantes cristianos, quienes estaban temporalmente en país, a practicar su fe abiertamente, y a congregarse en lugares de culto públicos, más tarde se convirtieron también algunos nativos. Cuando el príncipe llegó a la mayoría de edad, Edesio retornó a sus amigos y parientes en Tiro y fue ordenado sacerdote; pero no regresó a Abisinia. Frumencio, por otra parte, quien estaba ávido por la conversión de Abisinia; acompañó a Edesio hasta Alejandría, donde le pidió a San Atanasio que enviara un obispo y algunos sacerdotes (ver sacerdocio) a Abisinia. San Atanasio consideró a Frumencio mismo como la persona idónea, y lo consagró obispo en 328, de acuerdo a otros fue entre los años 340-346. Frumentio retornó a Abisinia y fundó su sede episcopal en Axum, bautizó al rey Aeizanas, quien había, mientras tanto, ascendido al trono, construyó muchas iglesias y propagó la fe cristiana por toda Abisinia. La gente le llamó Abuna (Nuestro Padre) o Abba Salama (Padre de Paz), títulos que aún se le conceden al jefe de la Iglesia en Abisinia. En 365 el Emperador Constantino dirigió una carta al rey Aeizanas y a su hermano Saizanas, en la cual se solicitaba infructuosamente que al Obispo ario Teófilo por Frumencio, (Athanasius, “Apol. Ad Constantium” in P.G. XXV, 631). Los latinos celebran la festividad de Frumencio el 27 de octubre, los griegos el 30 de noviembre y los coptos el 18 de diciembre. La tradición en Abisinia le acredita la primera traducción del Nuevo Testamento al idioma etíope. RUFINUS, Historia Ecclesiastica, lib. I, cap. ix, in P.L., XXI, 478-80; Acta SS. Oct., XII, 257-70; DUCHESNE, Les missiones chrétienne au Sud de l'empire romain in Mélanges d'archéologie et d'histoire (Rome, 1896), XVI, 79-122; THEBAUD, La Iglesia y el Mundo Gentil (New York, 1878), I, 231-40; BUTLER, Vidas de los Santos, 27 Oct.; BARING-GOULD, Vidas de Santos (London, 1872), 27 Oct. MICHAEL OTT Transcripción de W. G. Kofron.

Traducido al castellano por Giovanni E. Reyes. Con agradecimientos a la Iglesia de Santa María, Akron, Ohio.

Revisado y Corregido por Luz María Hernández Medina