Herramientas personales
En la EC encontrarás artículos autorizados
sobre la fe católica
Sábado, 21 de septiembre de 2019

Dote

De Enciclopedia Católica

Saltar a: navegación, buscar

La dote (Latín doarium; francés, douaire) es una provisión para el sostenimiento de por vida concedido por la ley a la esposa que sobrevive a su marido. Al ser para la viuda y al ser concedida por ley, la dote difiere esencialmente de la porción matrimonial convencional tal como la dos del antiguo derecho romano, el dot francés o el dowry inglés. Se cree que la dote ha sido sugerida por el regalo matrimonial que Tácito encontró era usual entre los alemanes. Él llama dos a ese regalo, pero lo contrasta con el dos del derecho romano, el cual era un regalo de parte de la esposa para el esposo, mientras que en Alemania el regalo lo hacía el esposo a la esposa (Larousse, Grand dictionnaire universel, París, 1870, s.v. Douaire). Ciertamente había en el derecho romano lo que se llamaba donatio propter nuptias, un regalo de parte de la familia del esposo, pero esto solo se requería si el dos era traído de parte de la esposa. Así también en el caso especial de una viuda (ella misma pobre y sin dote) de un marido rico al momento de su muerte, una ordenanza del emperador cristiano Justiniano I le aseguró el derecho a una parte de la propiedad de su marido, de la cual no la podía privar ninguna disposición de su difunto esposo).

Pero el establecimiento general del principio de la dote en el derecho consuetudinario de Europa Occidental, de acuerdo a Maine (Ancient Law, 3ra. Ed. Amer., Nueva York, 1887, 218), se remonta a la influencia de la Iglesia, y tal vez para ser incluido entre sus triunfos más arduos. La dote (“dower”) es un resultado de la práctica eclesiástica de exigir del marido en el matrimonio una promesa de dotar a su esposa, una promesa retenida en forma incluso ahora en el ritual del matrimonio de la Iglesia Establecida en Inglaterra (Vea Blackstone, "Commentaries on the Laws of England", II, 134, nota p.). En una ordenanza del rey Felipe II (Augusto) de Francia (1214), y en la casi contemporánea Carta Magna (1215), se menciona la dote. Pero parece que ya se había vuelto derecho consuetudinario en Normandía, Sicilia y Nápoles, así como en Inglaterra. El objeto de ambos, la ordenanza y la Carta, era regular la cantidad de la dote cuando esta no fuese objeto de acuerdo voluntario, pues la dote en el derecho inglés consistía en que la hacienda vitalicia de la esposa era un tercio de las tierras del esposo “del cual cualquier problema que ella pudiese haber tenido podría por posibilidad haber sido heredera" (Blackstone, op. cit., 131).

Durante el período anterior a la Reforma, un hombre que se convirtió en monje e hizo su profesión religiosa en Inglaterra era considerado civilmente muerto, "muerto en ley" (Blackstone, op cit, Lb. 2, 121...); en consecuencia, sus descendientes heredaban sus tierras inmediatamente como si hubiera muerto de muerte natural, en lugar de una legal. La asignación de la dote en terreno, sin embargo, se pospondría hasta la muerte natural de tal religioso, pues un hombre casado solo podía ser legalmente profesado en religión con el consentimiento de la esposa, y a ella no se le permitía por su consentimiento intercambiar a su marido por la dote. Después de la Reforma y la promulgación del estatuto inglés de 11 y 12 Guillermo III, que prohibía a los "papistas" el heredar o comprar tierras, una viuda católica romana no era privada de la dote, pues se consideraba que la dote que se acumulaba por operación de ley no estaba dentro de las prohibiciones del estatuto. Por una curiosa incapacidad de la ley inglesa antigua una judía nacida en Inglaterra sería excluida de la dote en terreno que su marido, que había sido un inglés de la misma fe y convertido después del matrimonio, comprase, si ella misma permanecía no convertida.

Hay autoridad judicial del año 1310 para la proposición de que la dote se vio favorecida por la ley (Anuarios de Edward 2, Londres, 1905, vol. 3, 189), y en un período menos remoto se decía que era, junto con la vida y la libertad, una de las tres cosas, que "la ley favorece". Pero un estatuto inglés del año 1833 ha dañado la inviolabilidad de la dote al facultar a los esposos a cortar por escritura o testamento las dotes de sus esposas. Fue la ley de la dote inalterada por el estatuto la que, de acuerdo con el comentarista estadounidense, Canciller Kent, ha sido "con algunas modificaciones adoptada en todas partes como parte de la jurisprudencia municipal de los Estados Unidos" (Comm. On Am. Law, IV, 36); pero mientras que la porción del matrimonio (dot) es, aunque la dote no es, conocida en la ley de Louisiana, y ahora se ha suprimido expresamente en algunos otros estados y en algunos territorios. Los ejemplos de modificaciones legislativas son numerosos e importantes.

De la dote (douaire) tal como existía en el antiguo derecho francés no se halla rastro en la ley vigente de Francia. Pero traída a Canadá desde la madre patria en la época anterior a la Revolución, la dote habitual acumulada por operación de ley aún se reconoce en la ley de la antigua provincia francesa de Quebec. La muerte civil que por la ley inglesa parece haber sido aplicada solo a los hombres, por la ley francesa podría ser incurrida por mujeres que tomen votos religiosos perpetuos. Por lo tanto, una viuda que entre a la religión, perdería su dote, aunque en algunas regiones se le permitía mantener un ingreso moderado (Ver Larousse op. cit.). Y ahora por la ley de Quebec una viuda que se una a ciertas órdenes religiosas de la provincia es considerada muerta civilmente y sin duda perderá la dote.


Bibliografía: MAINE, Lectures on the Early History of Institutions (6ta ed., Londres, 1893), 219, 336, 337; MACKELDY, Handbook of the Roman Law, tr. DROPSIE (Filadelfia, 1883), §§ 572, 679; GLOSSON, en La Grande Encycl., s.v. Douaire; STEPHEN, New Commentaires on the Laws of England (14ta ed., Londres, 1903), 153, 155, 157, 159; HOWARD, Varios casos especiales sobre las leyes contra el future crecimiento del “Papado” en Irlanda (algunos casos sobre el estatuto inglés, etc.) (Dublin, 1775), 303; PARK, A Treatise on the Law of Dower (Filadelfia, 1836), 149; CRABBE, Treatise on the Law of Dower (2da ed., Filadelfia, 1883), 14-58; BEAUCHAMP, The Civil Code of the Province of Quebec (Montreal, 1905), §§ 1431, 1434, 1462, nota a §34.

Fuente: Sloane, Charles. "Dower." The Catholic Encyclopedia. Vol. 5, pp. 145-146. New York: Robert Appleton Company, 1909. 4 agosto 2019 <http://www.newadvent.org/cathen/05145c.htm>.

Traducido por Luz María Hernández Medina.