Herramientas personales
En la EC encontrarás artículos autorizados
sobre la fe católica
Martes, 23 de abril de 2019

Christophe Plantin

De Enciclopedia Católica

Saltar a: navegación, buscar

Encuadernador y editor de Amberes; nació en 1514 en o cerca de Tours (Francia); murió el 1 de julio de 1589 en Amberes. Hijo de un siervo, aprendió el arte de la encuadernación e impresión (1535-40) con el prototipógrafo, Robert Macé II en Caen. A edad temprana ya había aprendido el latín y había mostrado un marcado gusto por los libros científicos.

Luego de una corta residencia en París, se fue a Amberes (1548-9), donde abrió un taller de encuadernación y pronto se hizo famoso por sus bellas encuadernaciones incrustadas y cubiertas para libros. En 1555 abrió su casa editorial, la cual prosperó muy pronto a pesar de la fuerte competencia. Dentro de cinco años, alcanzó el rango más alto entre los tipógrafos de su tiempo, superando a sus rivales en los Países Bajos por la perfección, la belleza y el número de sus publicaciones. En 1562, acusado de relacionarse con dos reformadores religiosos (Niclaes y Barrefelt), se vio obligado a huir de Amberes. Sin embargo, logró disipar las sospechas en su contra, y fue sólo después de dos siglos que salieron a la luz sus relaciones con los familistas, o "Famille de la Charité", y también que imprimió las obras de Barrefelt y otros herejes.

Tras regresar a Amberes en 1563, Plantin formó asociaciones comerciales con ciudadanos prominentes con quienes condujo un establecimiento de impresión durante tres años. En 1566 se escuchó por primera vez del proyecto de Plantin de reimprimir la Biblia Políglota del cardenal Jiménez de Cisneros. Sus hermosas pruebas aseguraron el apoyo del rey Felipe II, y los ocho volúmenes de la "Biblia Regia" estuvieron completados en 1573 (véase Biblias Políglotas). Inmediatamente después el rey lo nombró architipógrafo real, a cargo de la impresión de los recién editados breviarios, misales, salterios, y otros textos litúrgicos, de los cuales se enviaron muchos a España a expensas del rey.

Plantin también publicó muchas nuevas ediciones de los clásicos, obras sobre jurisprudencia, y el "Index Expurgatorius”. Las guerras detuvieron la ejecución de las órdenes del rey para los nuevos formularios litúrgicos, pero desde mucho antes Plantin había obtenido de Roma los privilegios para esta obra. Este privilegio exclusivo, poseído por los sucesores de Plantin por 200 años, se convirtió en una fuente de grandes ganancias y equilibró las grandes pérdidas incurridas en la "Biblia Regia". En 1583 les dejó su negocio en Amberes a sus dos sobrinos, Moretus y Raphelingen, y se estableció en Leyden, donde estableció una tienda de libros de segunda mano y una pequeña imprenta con tres prensas, pero buscaba principalmente la tranquilidad y la restauración de su decadente salud. En 1585 Raphelingen se hizo cargo de la imprenta en Leyden, y Plantin regresó a Amberes, donde, hasta su muerte, se esforzó, con la venta de su Biblia, compensar la pérdida de los 20,000 florines que el rey todavía le debía. Estas pérdidas se resarcieron finalmente después de su muerte.

El carácter extensivo de las empresas de Plantin se demuestra por el hecho de que, entre 1555 y 1589, publicó más de mil seiscientas obras, ochenta y tres en 1575 solamente. Su sala de prensa en este momento contaba con veintidós prensas. Sus ediciones, por regla general, consistían de 1,200 a 1,500 copias, en algunos casos considerablemente más; así se publicaron 3,900 copias de su Biblia Hebrea. Su emblema muestra una mano extendida hacia las nubes con un par de compases; un punto es fijo, el otro marca una línea. El lema es "Labore et Constantia". Fue justamente considerado el primer tipógrafo de su tiempo. Por otra parte, el dinero no era su único objeto. Apreciaba concienzudamente el lado ético de su profesión, como lo prueban sus útiles obras de publicación, que sobresalieron en valor científico y artístico. El asombroso número de sus publicaciones, el extremo cuidado que dedicó a la más simple, así como a la mayor de sus publicaciones, el carácter monumental de toda una serie de sus libros, su buen gusto en sus adornos, su juicio correcto en la elección de los temas a ser publicados y su éxito en la obtención de la simpatía de sus asistentes demostraron que su fama era bien merecida.

Sólo hay una mancha en la reputación de Plantin: sus relaciones con la "Famille de la Charité", que sólo puede explicarse como debidas a las condiciones inestables de los tiempos. Su negocio en Amberes permaneció en poder de su segunda hija, Martina, la esposa de Johannes Moerentorf (latinizado Moretus), quien fue su ayudante durante muchos años. Su hijo, Baltasar, amigo de Rubens en su juventud, fue el más famoso del nombre Moretus, y un digno sucesor de su abuelo. Después de la muerte de Baltasar en 1641, sus herederos hicieron una gran fortuna con su monopolio de libros litúrgicos. Por desgracia, abandonaron casi por completo la publicación de libros científicos. Fue sólo a principios de 1800 que el privilegio cesó debido al decreto del Rey de España, que prohibía la importación de libros extranjeros, lo cual prácticamente puso fin a la imprenta de Plantin. En 1867, después de 312 años, la firma de Plantin dejó de existir. En 1876, la ciudad de Amberes y el Gobierno de Bélgica le compraron al último propietario, Edward Moretus, todos los edificios, así como la imprenta con sus accesorios y las colecciones por 1,200,000 de florines. Todo el edificio se convirtió en el Museo Plantin-Moretus.


Bibliografía: ROOSES, Christophe Plantin (Anvers, 1882, 2nd ed., 1897); IDEM, Corresp. de P. (Ghent, 1884 sq.); IDEM, Le Musée P.-Moretus (Brussels, 1894).

Fuente: Wallau, Heinrich. "Christophe Plantin." The Catholic Encyclopedia. Vol. 12. New York: Robert Appleton Company, 1911. 20 Apr. 2011 <http://www.newadvent.org/cathen/12148b.htm>.

Traducido por Luz María Hernández Medina. rc