Herramientas personales
En la EC encontrarás artículos autorizados
sobre la fe católica
Lunes, 22 de julio de 2024

Aecio

De Enciclopedia Católica

Saltar a: navegación, buscar

Aecio fue un general, patricio y cónsul romano; nació hacia finales del siglo IV; murió en 454. Hijo de madre italiana y de Gaudencio, un soldado imperial escita. En su juventud había sido entregado a Alarico como rehén (con él aprendió el arte de la guerra) y a Rugila, rey de los hunos, y de este modo, sin duda, adquirió entre ellos el prestigio y la autoridad que fueron a la vez la base de su poder y la causa de su caída. Este libertador de Europa de los hunos aparece por primera vez en la historia como líder de 60,000 hunos a sueldo del usurpador imperial Juan (424). La ignominiosa ejecución de este fue seguida por el perdón de Aecio y su restauración en el favor de la emperatriz Placidia. Fue nombrado conde (probablemente de Italia) y se convirtió en el principal consejero de los gobernantes occidentales, Placidia y su hijo Valentiniano III.

En esta posición no tardó mucho en entrar en conflicto con el poderoso Bonifacio, conde de África. Historiadores posteriores (Procopio de Bizancio, Juan de Antioquía) afirman que desacreditó de tal manera el conde de África ante Placidia, que le obligó a rebelarse ( 428); trajo a los vándalos a África y entró a Italia (432) con la intención de deshacerse de su poderoso enemigo por medio de la guerra civil. Pero Bonifacio cayó en batalla cerca de Rímini y Aecio se retiró temporalmente al campamento de los hunos en Panonia.

En 433 volvió al poder en Rávena y durante los siguientes diecisiete años del reinado conjunto de Placidia y Valentiniano III fue, como antes, el verdadero líder del Imperio Occidental. La paz que mantuvo por medio de alianzas con los hunos y alanos y a través de un tratado con los ostrogodos fue rota por la invasión de Atila (450). En el verano de ese año Aecio, junto con el valiente y leal Teodorico, rey de los ostrogodos, liberó a Orleans, sitiada por Atila, y detuvo el avance del gran huno en los Campos Cataláunicos, cerca de Troyes, donde ganó una de las victorias decisivas para la historia, y salvó a Europa para los latinos, teutones, celtas y eslavos, contra los degradados y odiosos hunos.

Murió poco después de su gran triunfo; este hombre fuerte e ingenioso fue asesinado en Rávena (454) por el débil emperador Valentiniano III en un arranque de ira celosa, nunca bien explicado, causado por la supuesta ambición de Aecio de colocar a su hijo en el trono imperial. El asesinato del salvador de la civilización occidental llevó al asesinato de Valentiniano (455).


Bibliografía: GIBBON, Decline and Fall of the Roman Empire, XXXIII-V; HODGKIN, Italy and her Invaders (Oxford, 1892), I, II, 874 ss; 889-98; BURY, History of the Later Roman Empire (Londres, 1889), I, 159-83. Para una discusión crítica de ciertos datos legendarios en la historia de Aecio, vea FREEMAN, Aëtius and Boniface, en English Hist., Review, julio 1887.

Fuente: Shahan, Thomas. "Aëtius." The Catholic Encyclopedia. Vol. 1, pág. 177. New York: Robert Appleton Company, 1907. 21 Dec. 2019 <http://www.newadvent.org/cathen/01177b.htm>.

Traducido por Pedro Royo. lmhm