Herramientas personales
En la EC encontrarás artículos autorizados
sobre la fe católica
Jueves, 2 de diciembre de 2021

Escuela Jónica de Filosofía

De Enciclopedia Católica

Revisión de 06:23 24 ago 2021 por Luz María Hernández Medina (Discusión | contribuciones) (Página creada con «La '''Escuela Jónica de Filosofía''' incluye los primeros filósofos griegos que vivieron en Mileto, una colonia en Asia Menor, durant...»)

(dif) ← Revisión anterior | Revisión actual (dif) | Revisión siguiente → (dif)
Saltar a: navegación, buscar

La Escuela Jónica de Filosofía incluye los primeros filósofos griegos que vivieron en Mileto, una colonia en Asia Menor, durante el siglo VI a.C., y un grupo de filósofos que vivieron alrededor de cien años después y modificaron las doctrinas de sus predecesores en varios aspectos. Es usual distinguir, por lo tanto, a los jónicos anteriores de los jónicos posteriores.

Primeros Jonios

Este grupo incluye a Tales, Anaximandro y Anaxímenes, con quienes comienza la historia de la filosofía en Grecia. Aristóteles los llama los primeros "fisiólogos", es decir, "estudiantes de la naturaleza". Hasta donde sabemos, limitaron su investigación filosófica al problema del origen y las leyes del universo físico. Enseñaron que el mundo se originó a partir de una sustancia primitiva, que era a la vez la materia de la que estaba hecho el mundo y la fuerza por la que se formó el mundo. Tales dijo que esta sustancia primitiva era el agua; Anaximandro dijo que era "lo ilimitado" (ápeiron); Anaxímenes dijo que era aire o vapor atmosférico (aer). Estuvieron de acuerdo en enseñar que en esta sustancia primitiva hay una fuerza inherente o poder vital. De ahí que se les llamó hilozoístas y dinamistas.

El hilozoísmo es la doctrina de la materia animada y el dinamismo es la doctrina de que la fuerza “cosmotética” (N. de la T.: que postula la existencia del mundo externo) original no era distinta, sino idéntica, a la materia de la que estaba hecho el universo. A partir de los escasos materiales que nos han llegado —algunos fragmentos de los escritos de los primeros jonios y alusiones en los escritos de Aristóteles— es imposible determinar si estos primeros filósofos fueron teístas o panteístas, aunque tal vez se pueda inferir de su cosmología hilozoísta que creían que Dios era a la vez la sustancia y la fuerza formadora del universo.

Jonios Posteriores

Este grupo incluye a Heráclito, Empédocles y Anaxágoras, quienes vivieron en el siglo V a.C. Estos filósofos, al igual que los primeros jonios, estaban profundamente interesados en el problema del origen y la naturaleza del universo. Pero, a diferencia de sus predecesores, distinguieron la fuerza formadora del mundo primitivo de la materia primitiva de la que estaba hecho el mundo. Sin embargo, en Heráclito y, hasta cierto punto, en Empédocles, este mecanismo, —la doctrina de que la fuerza es distinta de la materia— se expresa vacilante y en lenguaje figurado. Anaxágoras es el primer filósofo griego que afirma de manera definitiva y sin vacilaciones que el mundo se formó a partir de una sustancia primitiva por la operación de una fuerza llamada intelecto. Por esta razón, Aristóteles dice de él que "se distingue de la multitud de conversadores fortuitos que lo precedieron" como el "primer hombre sobrio" entre los griegos. Heráclito estaba tan impresionado con la prevalencia del cambio entre las cosas físicas que estableció el principio del “panmetabolismo”: panta rei, "todas las cosas están en un flujo constante".

Empédocles tiene la particularidad de haber introducido en la filosofía la doctrina de los cuatro elementos, o cuatro "raíces", como él los llama, a saber, fuego, aire, tierra y agua, de los cuales la fuerza centrípeta del amor y la fuerza centrífuga del odio hicieron todas las cosas, e incluso ahora están haciendo y deshaciendo todas las cosas. Anaxágoras, como se ha dicho, introdujo la doctrina del nous o intelecto. Sin embargo, Sócrates y Platón lo culpan de haber descuidado el hacer la aplicación más obvia de esa doctrina a la interpretación de la naturaleza tal como es ahora. Habiendo postulado una Mente formadora de mundos, señalaron que debieron haber procedido al principio de la teleología, que la Mente que preside los procesos naturales hace todas las cosas de la mejor manera. Ninguno de estos primeros filósofos dedicó atención a los problemas de la epistemología y la ética. Sócrates fue el primero en realizar una investigación sistemática sobre las condiciones del conocimiento humano y los principios de la conducta humana.


Fuente: Turner, William. "Ionian School of Philosophy." The Catholic Encyclopedia. Vol. 8, págs. 92-93. New York: Robert Appleton Company, 1910. 24 agosto 2021 <http://www.newadvent.org/cathen/08092a.htm>.

Traducido por Luz María Hernández Medina