Isaac

De Enciclopedia Católica

Hijo de Abraham y Sara. Los incidentes de su vida aparecen en Génesis 15 - 35, en una narrativa cuyas partes han sido rastreadas por muchos estudiosos a tres documentos distintos (J, E, P) utilizados en la composición del Libro de Génesis (vea Abraham).

Según Génesis 17,17; 18,12; 21,6, su nombre significa “él ríe”. Fue circuncidado al octavo día después de su nacimiento, fue destetado a su debido tiempo, y se proclamó el único ancestro legal del pueblo escogido (21,1-12). Vivió sus primeros años en Berseba, de donde lo tomó su padre y lo llevó al Monte Moria para ofrecerlo en sacrificio, y de donde regresó después que su vida fue milagrosamente salvada (21,33; 22,19). Su madre murió cuando tenía treinta y seis años de edad (cf. Génesis 17,17; 23,1). Unos pocos años más tarde, se casó con Rebeca, la hija de Betuel, a quien uno de los sirvientes de su padre había traído de Mesopotamia, de acuerdo con indicaciones de Abraham (24). La unión tuvo lugar en “el país del sur”, donde Isaac vivía y donde continuó viviendo luego de que junto con Ismael sepultaron el cuerpo de Abraham en una cueva de Makpelá (24,62.67; 25,7-11). Muchos años pasaron antes de que el deseo de Isaac, de tener niños fuera escuchado por Dios.

Pasaron muchos antes de que Dios realmente oyera las súplicas anhelantes de Isaac para tener hijos. De los gemelos que ella dio a luz; Isaac amaba a Esaú, mientras que Jacob era el favorito de Rebeca (25,21-28). La sequía y el hambre hicieron que Isaac tomara el camino de Egipto, pero por orden de Yahveh, se detuvo en su camino hacia allá y vivió en Guerar, donde se registra de él un incidente similar a la negación de Sara por Abraham (26,1-11). Luego se nos dice cómo, debido a la envidia por la prosperidad de Isaac como labrador y como pastor, los filisteos con los que vivía comenzaron a efectuar persecuciones de poca monta, las cuales el patriarca soportó pacientemente, pero debido a las cuales al final se retiró a Berseba. Finalmente él salió para Berseba. Allí fue favorecido con una nueva visión por parte de Yahveh, y estableció una alianza solemne con Abimélek, rey de Guerar (26,12-33). Durante los últimos años de la carrera de Isaac, ocurrió el muy conocido incidente mediante el cual le confirió a Jacob la bendición divina que tenía destinada para Esaú (v. 27), seguido por la preocupación de Isaac de proteger a Jacob del resentimiento de su hermano y de asegurarle una esposa del linaje de su parentela en Mesopotamia (28,1-5). Luego del retorno de Jacob, Isaac murió a la edad de ciento ochenta años y fue enterrado por sus hijos en la cueva de Makpelá (35, 27-29; 49,31).

Tal y como es delineado en el Génesis, la figura de Isaac es mucho menos impactante que la de Abraham, su padre. Aún así, por su forma de su vida, siempre tranquilo, apacible, gentil, inocente, fiel a la guía de Dios, fue el digno heredero y transmisor de las gloriosas promesas hechas a Abraham. Fue fundamentalmente un hombre de paz, el tipo adecuado al Príncipe de Paz, cuyo gran sacrificio en el Monte Calvario fue previsto en la obediencia de Isaac hasta la muerte en el Monte Moria.

El Nuevo Testamento contiene pocas, pero significativas referencias a Isaac (cf. Mt. 8,11; Lc. 12,28; 20,37; Rom. 9,7; Gál. 4,28; Heb. 11,17 ss.; Stgo. 2,21).

Las leyendas y variados detalles respecto a Isaac que se hallan en el Talmud y en los escritos rabínicos no tienen ningún valor histórico.


Fuente: Gigot, Francis. "Isaac." The Catholic Encyclopedia. Vol. 8. New York: Robert Appleton Company, 1910. <http://www.newadvent.org/cathen/08175a.htm>.

Traducido por Giovanni E. Reyes, L H M.

Herramientas personales
En la EC encontrarás artículos autorizados
sobre la fe católica
Jueves, 24 de abril de 2014