Herramientas personales
En la EC encontrarás artículos autorizados
sobre la fe católica
Domingo, 22 de octubre de 2017

Ismael

De Enciclopedia Católica

Saltar a: navegación, buscar

(Septuaginta Ismaél; Vulgata Ismahel, en 1 Crón. 1,28.30.31).

Hijo de Abraham y Agar, la egipcia. Su historia aparece en partes del Génesis caps. 16 - 25, donde los eruditos contemporáneos identifican tres estratos de tradición hebrea (J, E, P). Al niño se le confirió el nombre de "Ismael" antes de su nacimiento (Gén. 16,11), el cual ocurre también aparece en los babilonios primitivos y en los mineos, y que quiere decir "escuche Dios". Como Saray, la esposa de Abram, era estéril, conforme a la costumbre de esos tiempos, ella le dio su criada Agar a su marido como su concubina, para poder tener hijos a través de ella. Al Agar quedar embarazada, Saray comenzó a maltratarla y Agar pronto huyó al desierto, donde el ángel de Yahveh se le apareció, le ordenó que volviera con su ama y fijó el nombre y el carácter de su futuro hijo. Después de volver a Berseba, ella condujo a Ismael ante Abraham quien tenía entonces ochenta y seis años (v. 16). El anciano patriarca amaba mucho a su hijo, como lo demuestra su ruego a Dios en nombre de Ismael, cuando el Todopoderoso le prometió que tendría un hijo con Sara. En respuesta a su súplica, Dios le reveló a Abraham el futuro glorioso que le esperaba a Ismael: "En cuanto a Ismael, también te he escuchado. He aquí que lo bendeciré, lo haré fecundo y multiplicaré en gran medida. Él engendrará a doce jefes y lo convertiré en una gran nación" (17,20)

Ismael no era el heredero predestinado de la alianza; sin embargo, como miembro de la familia de Abraham, fue sometido al rito de la circuncisión a los trece años (17,25) cuando el patriarca circuncidó a todos los miembros masculinos de su casa. El tierno amor de Abraham hacia Ismael se manifestó de nuevo en otra ocasión: en el gran banquete ofrecido en el destete de Isaac, Sara se quejó con él, y le solicitó el despido sumario de Agar e Ismael, porque ella "había visto al hijo de Agar la egipcia jugando (o burlándose) de su hijo Isaac". Abraham se resintió, pues Ismael era su propio "hijo" y en verdad su primogénito. En este estado de cosas, Dios ordenó a Abraham a acceder a la petición de Sara, reconfortándole con la afirmación repetida de la futura grandeza nacional de Ismael. Después de esto el patriarca despidió a Agar e Ismael con un mínimo de provisiones para su viaje. Como su escaso suministro de agua pronto se agotó, Ismael seguramente habría fallecido en el desierto, si Dios no le hubiera mostrado a Agar un pozo de agua que le permitió reanimar al muchacho moribundo.

Según la promesa repetida de Dios de la grandeza futura del hijo de Agar, Ismael creció y vivió en el desierto de Parán, se hizo famoso como arquero y se casó con una mujer egipcia (21,8-21). Fue el padre de doce jefes, cuyos nombres y cuarteles generales se mencionan en Gen. 25,12-16. En la Sagrada Escritura sólo se nombra a una hija de Ismael, donde se habla de ella como una de las mujeres de Esaú (cf. Gen, 28,9; 36,3). El ultimo incidente conocido de la vida de Ismael se relaciona con el entierro de Abraham, en el que aparece asociado con Isaac (25,9). Ismael murió a la edad de ciento treinta y siete años, "y fue a juntarse con su pueblo" (25,17).

En su Epístola a los Gálatas (4,21ss.) San Pablo amplía alegóricamente la narrativa de Ismael e Isaac, exhortando a sus lectores a no abandonar el deber de su libertad cristiana en aras de la esclavitud de la ley. Desde luego al hacerlo, el Apóstol de los Gentiles no tuvo la intención de quitarle mérito alguno al carácter histórico de la narrativa en Génesis. Con respecto a algunas dificultades, literarias e históricas, sugeridas por un estudio detenido del relato bíblico de la vida de Ismael, baste decir que ninguna de ellas permitirá que un erudito prudente e imparcial considere ese relato sino como la descripción de un personaje antiguo histórico. Cada tentativa hecha por quien sea de convertir a Ismael en el personaje conjetural del fundador de un grupo de tribus árabes no le inducirán jamás a considerarla sino como hipercrítica. Y esta opinión le parecerá la más cierta a quien compare la narrativa bíblica con las leyendas acerca de Ismael que se encuentran en el Talmud, el Tárgum y otros trabajos rabínicos; mientras que estas últimas son sin duda el resultado de la imaginación pueril, la primera es indiscutiblemente la descripción de un personaje antiguo histórico.


Bibliografía: Driver in HASTINGS, Dict. of the Bible, s. v. Ishmael; SELIGSOHN en The Jewish Encyclopedia, s. v. Ishmael.

Fuente: Gigot, Francis. "Ismael." The Catholic Encyclopedia. Vol. 8. New York: Robert Appleton Company, 1910. <http://www.newadvent.org/cathen/08192a.htm>.

Traducido por Mercedes Smith. L H M