Herramientas personales
En la EC encontrarás artículos autorizados
sobre la fe católica
Sábado, 21 de octubre de 2017

Gasparo Contarini

De Enciclopedia Católica

Saltar a: navegación, buscar

Hombre de estado y cardenal veneciano, nació el 16 de octubre de 1483, de una antigua y noble familia de Venecia; murió en Bolonia el 24 de agosto de 1542. Recibió su educación elemental en su ciudad natal; y luego, de 1501 a 1509, asistió a la Universidad de Padua, donde estudió griego, matemáticas, filosofía aristotélica y teología. Era un estudiante riguroso y adquirió reputación de gran filósofo. Luego de su regreso a Venecia se convirtió, como todos los hijos de familias patricias, en miembro del Gran Concilio, y luego fue nombrado a una comisión que administraba la deuda de la república. En septiembre de 1520 fue nombrado orador o embajador a la corte del emperador Carlos V (1519-56) con instrucciones de defender la alianza de su gobierno con Francisco I de Francia (1515-47) y de evitar todas las medidas hostiles del emperador. En Worms, a donde llegó en abril de 1521, oyó mucho sobre Martín Lutero y sus errores; pero, como no le concernía el asunto, se abstuvo de interferir, y nunca vio a Lutero ni habló con él. De Worms pasó con la corte imperial a los Países Bajos, de ahí a Inglaterra y finalmente a España.

En agosto de 1525 regresó a Venecia. Presentó al Senado un informe de sus experiencias el 16 de noviembre siguiente. Durante su ausencia fue nombrado “Savio di terra ferma”, es decir, presidente de la comisión encargada de los asuntos de las posesiones continentales de Venecia, y asumió los deberes de dicho oficio. En 1527 representó a la República de Venecia en el Congreso de Ferrara, donde el Duque de Ferrara se unió a la liga, formada contra Carlos V, entre Francia y varios estados de Italia. En 1528 fue enviado como embajador a la corte del Papa Clemente VII (1523-34), con instrucciones de retener al Papa en la antedicha liga, y defender la acción de la república en retener del Papa las ciudades de Rávena y Cervia, capturadas durante la última invasión del Condestable Bourbon. Contarini fracasó en ambos objetivos. Venecia fue obligada no sólo a entregar las antedichas ciudades, sino también a hacer la paz con el emperador, la cual fue concluida por Contarini en enero de 1530 en Bolonia. El 24 de febrero siguiente, asistió a la solemne coronación de Carlos V en Bolonia, y luego regresó a Venecia, donde presentó el acostumbrado informe al Senado el 9 de marzo. En compensación por sus servicios fue nombrado a varias altas posiciones en el gobierno de la república, y finalmente se convirtió en miembro del Senado.

El Papa Pablo III hizo cardenal a Contarini en 1535. Éste aceptó el honor y se fue a Roma (octubre de 1535). Usó su influencia con el Papa para suprimir abusos en el gobierno papal y conseguir hombres virtuosos para el Sacro Colegio. Fue presidente de la comisión nombrada por el Papa en 1536 para someter planes para la reforma de males en la Curia Romana o en otras partes de la Iglesia. Fue en gran parte gracias a él que, a principios de 1537, la comisión pudo presentar su programa, el "Consilium de emendandâ ecclesiâ". Le aconsejó al Papa a no abusar de la gran jurisdicción colocada en sus manos; y alentó a sus amigos obispos a tomar las medidas adecuadas para la disciplina y el buen orden en sus diócesis, y dio ejemplo en su propia diócesis de Cividale di Belluno, a la cual fue nombrado en octubre de 1536. San Ignacio de Loyola reconoció que Contarini fue grandemente responsable por la aprobación papal a su Sociedad (1540). Por deseos de Carlos V, Contarini fue enviado como legado papal a Alemania en 1541, y tomó parte en la conferencia realizada en Ratisbona entre católicos y protestantes con la esperanza de que estos últimos se reconciliaran. Como gradualmente fue palmario que las diferencias en doctrina no se podrían zanjar, la conferencia se disolvió; Contarini remitió al Papa la decisión final de todos los artículos de fe, y regresó a Roma. En enero de 1541 fue nombrado cardenal legado a Bolonia, donde, luego de unos meses, la muerte puso fin a su carrera. Sus restos fueron enterrados, primero en la iglesia de San Petronio, luego trasladados a la iglesia del monasterio de San Próculo, y finalmente, en diciembre de 1565, a la tumba familiar en la capilla de la Iglesia de Santa María dell‘ Orto en Venecia.

Las obras principales de Contarini son las siguientes:

  • (1) "Libri duo de immortalitate animæ';
  • (2) "De officio episcopi libri duo";
  • (3) "De magistratibus et republicâ Venetorum libri V";
  • (4) "Compendii primæ philosophiæ libri VIII";
  • (5) "De potestate Pontificis";
  • (6) "De elementis libri V";
  • (7) "Confutatio articulorum seu quæstionum Lutheri";
  • (8) "De libero arbitrio";
  • (9) "Conciliorum magis illustrium summa";
  • (10) "De Sacramentis christianæ legis et catholicæ ecclesiæ libri IV";
  • (11) "De justificatione";
  • (12) "Cathechismus";
  • (13) "De Prædestinatione";
  • (14) "Scholia in epistolas divi Pauli".

En muchos de estos escritos Contarini tocó los asuntos presentados por Lutero y otros reformadores; al establecer la opinión católica, sin embargo, no siempre fue afortunado. Así al describir el proceso de la justificación, le atribuye el resultado mayormente a la fe---no a la fe con la incipiente caridad en el sentido católico, sino la fe en el sentido de la confianza. Sin embargo, se aleja de nuevo de la visión protestante al incluir en la etapa preparatoria una ruptura real con el pecado y regreso al bien, al arrepentimiento y a la aversión al pecado. Así también, al describir la esencia o la causa formalis de la justificación, él requiere no sólo la cualidad sobrenatural inherente en el alma, por la cual el hombre es constituido justo, sino, que en adición a eso, la imputación externa de los méritos de Cristo, la cual creía necesaria debido a la deficiencia de nuestra naturaleza. Sin embargo, sería injusto clasificar a Contarini entre los partidarios de la Reforma. Las opiniones antedichas fueron tomadas sólo en parte de las enseñanzas de los protestantes; todavía la Iglesia no ha dado ninguna decisión definitiva sobre estos asuntos. Además, Contarini siempre deseó permanecer católico; en la Conferencia de Ratisbona protestó repetidamente que él no sancionaría nada contrario a la enseñanza católica, y dejó al Papa la decisión final sobre todos los asuntos de fe.


Bibliografía: DITTRICH, Regesten und Briefe des Cardinals Gasparo Contarini (Braunsberg, 1881); IDEM, Gasparo Contarini, eine Monographie (Braunsberg, 1885); PASTOR en Kirchenlex. (Freburgo im Br., 1884), s.v.

Fuente: Schaefer, Francis. "Gasparo Contarini." The Catholic Encyclopedia. Vol. 4. New York: Robert Appleton Company, 1908. <http://www.newadvent.org/cathen/04323c.htm>.

Traducido por Luz María Hernández Medina. rc