Herramientas personales
En la EC encontrarás artículos autorizados
sobre la fe católica
Martes, 22 de octubre de 2019

Summæ

De Enciclopedia Católica

Saltar a: navegación, buscar

Summæ (summulæ) son compendios de teología, filosofía y derecho canónico que se usaban tanto como libros de texto en las escuelas y como libros de referencia durante la Edad Media. Algunos historiadores de la teología citan el peri archon de Orígenes como el primer resumen de teología católica. Otros consideran que el primero en cuestión de tiempo es "De Trinitate" de San Hilario de Poitiers. Recientemente se ha otorgado la distinción a Radulfus Ardens, un teólogo y predicador del siglo XI, originario de Beaulieu, autor de un "Speculum Universale" extenso, aún en manuscrito. Sin embargo, en este amplio sentido de la palabra, los tratados enciclopédicos de San Isidoro, Rábano Mauro, etc., titulados "De Etymologiis" o "De Universo" también podrían considerarse resúmenes de teología y filosofía.

En el sentido más estricto de la palabra, “Summæ” se aplica a los compendios sistemáticos más técnicos que comenzaron a aparecer en el siglo XII. Un título alternativo es “Sentencias” (Libri Sententiarum), el diminutivo, “Summulæ” es de origen posterior. Lo que es peculiar de estos "sumistas" o "sentenciarios", como se les llama a los autores de estas obras, es la adopción del método sugerido por primera vez por Gerbert en su "De Rationali et Ratione Uti", y usado por Abelardo en su "Sic et Non". Este consistió en una exposición de puntos de vista contradictorios, afirmativos y negativos; y el progreso hacia la forma final de la "Summæ" del siglo XIII está marcado por el mayor cuidado que se tomó, a medida que pasó el tiempo, para explicar de manera sistemática la aparente contradicción entre las opiniones en conflicto presentadas. Además de este método de exposición, los sumistas del siglo XII adoptaron la dialéctica definitivamente como un medio para dilucidar, no solo la verdad filosófica, sino también teológica. Finalmente, los sumistas adoptaron más o menos unánimemente una división fija del campo de la teología y la filosofía, y se adhirieron más o menos cercanamente a un orden definido de temas. Aquí, por supuesto, había espacio para las preferencias individuales en materia de arreglo y secuencia de problemas, como vemos cuando comparamos entre sí las "Summæ" incluso del último período del escolasticismo.

El primer gran sumista lo fue Pedro Lombardo (m. 1160), autor de los “Libros de Sentencias” y apodado “Maestro de Sentencias”. El orden de temas en “Libros de Sentencias” es como sigue: En primer lugar, los temas se dividen en res y signa, o cosas y signos. Las “Cosas” se subdividen en:

  • I. El objeto de nuestra felicidad, Dios —a este tema Pedro le dedica el primer libro;
  • II. Medios para lograr este objeto, a saber, las criaturas —es el tema tratado en el segundo libro;
  • III. Virtudes, hombres, ángeles, es decir, medios especiales de felicidad y temas de felicidad —es el tema del tercer libro.

El cuarto libro está dedicado a los signos, a saber, los sacramentos. Los historiadores no han determinado hasta qué punto Pedro Lombardo fue influido por los sumistas anteriores, como Robert Pullen, Hugo de San Víctor y el autor de la "Summa Sententiarum", que fue inspirada inmediatamente por la obra de Abelardo. Se admite generalmente que Lombardo no fue del todo original. Se merece su renombre como el primer gran sumista principalmente porque, a pesar de la oposición que su obra encontró durante su vida, su influencia creció con el tiempo, hasta que en el siglo XIII fue adoptada universalmente como texto. A pesar de todo lo que los críticos hostiles del escolasticismo han dicho sobre la sequedad y la falta de atractivo de la "Summæ" medieval, estas obras tienen muchos méritos desde el punto de vista de la pedagogía, y una escuela filosófica que complementa, como lo hizo el escolasticismo, el tratamiento compendioso de la "Summæ", con la forma más flexible de tratamiento de las "Quæstiones Disputatæ" y la "Opuscula", une en su método de escritura las ventajas que la filosofía moderna deriva de la combinación de libros de texto y disertaciones de doctores. Para una descripción de la "Summa Theologica" de Santo Tomás, el espécimen más perfecto de este tipo de literatura vea SANTO TOMAS DE AQUINO. El término "Summulæ" se usó, en su mayor parte, para designar los compendios lógicos que se adoptaron como textos en las escuelas durante el siglo XIII. El más conocido de estos es el "Summulæ Logicales" de Pedro Hispano, luego el Papa Juan XXI.


Bibliografía: DE WULF, History of Medieval Philosophy, tr. COFFEY (New York, 1909); GRABMANN, Gesch. der schol. Methode (Freiburg, 1909).

Fuente: Turner, William. "Summæ." The Catholic Encyclopedia. Vol. 14, pp. 333-334. New York: Robert Appleton Company, 1912. 19 sep. 2019 <http://www.newadvent.org/cathen/14333c.htm>.

Traducido por Luz María Hernández Medina