Herramientas personales
En la EC encontrarás artículos autorizados
sobre la fe católica
Miércoles, 20 de marzo de 2019

Shammai

De Enciclopedia Católica

Saltar a: navegación, buscar

(Llamado ha-Zekan, "el Viejo").

Famoso escriba judío que, junto a Hillel, formaron el último de "los pares" (zúgóth), o, como se les llama erróneamente a veces, "presidentes y vicepresidentes" del Sanedrín. Las escuelas de Shammai y Hillel mantenían un dominio rival, según la tradición talmúdica (Shabbath 15a), desde alrededor de unos cien años antes de la destrucción de Jerusalén (70 d.C.). Se sabe comparativamente poco acerca de cualquiera de los grandes escribas. La Mishná, la única autoridad confiable en esta materia, menciona a Shammai en sólo ocho pasajes (El Maaser Sheni, II, 4, 9, Orla, II, 5; Eduyoth I, 1-4, 10, II; Aboth, I, 12, 15, V, 17; Kelim, XXII, 4; Nidda, I, 1). Él era todo lo contrario a Hillel en el carácter y la enseñanza. Duro y severo en vivir la Ley a la letra, era extremadamente estricto en la interpretación jurídica. La historia dice que, en la Fiesta de los Tabernáculos, su nuera dio a luz a un niño; en seguida Shammai mandó a romper el techo y a que se cubriese la cama con ramas, para que el niño pudiese celebrar la fiesta en una sukka (tienda o cabaña) improvisada y no fallase en guardar la ley del Levítico (23,42).

El rigor del maestro caracteriza a la escuela de Shammai como opuesta a la de Hillel. La diferencia entre las dos escuelas tenía en cuenta principalmente la interpretación de las partes primera, segunda, tercera y quinta de la "Mishná" ---es decir, las cuotas religiosos, la observancia del sábado y los días festivos, las leyes relativas al matrimonio y a la purificación. Por ejemplo, la ley de no preparar la comida en el sábado tenía que ser observada con no permitir siquiera que la bestia trabajara; por lo que se argumentó que no se podría comer un huevo puesto en sábado (Eduyoth, IV, 1). Otro debate era si, en un día santo, se podía cargar una escalera de un palomar a otro, o sólo se podía deslizar de hoyo en hoyo. La necesidad de orlas en un vestido de lino se hizo asimismo una cuestión de diferencia entre las dos escuelas (Eduyoth, IV, 10). En estos y otros debates encontramos mucho colar el mosquito y tragarse el camello (Mt. 23,24), mucho esfuerzo en impulsar la ley de Moisés a un extremo insoportable, y no prestar atención a la reforma práctica que en realidad era necesaria en la moral judía.

Lo que Cristo condenó fue más bien el método de la escuela de Shammai que el la de Hillel. Por esta razón los estudiosos no católicos en general dicen que Él perteneció a la escuela de Hillel. Esta opinión ha sido compartida por unos pocos católicos (Gigot, "Introducción general al estudio de las Sagradas Escrituras", Nueva York, 1900, p. 422). La mayoría de los exégetas católicos, sin embargo, se niegan a admitir que Cristo perteneciese a ninguna de las falibles escuelas de interpretación judías. Él estableció su propia escuela ---a saber, el infalible cuerpo de enseñanza al cual le dio el Antiguo Testamento para tenerlo, conservarlo e interpretarlo a todas las naciones sin error.


Bibliografía: SCHURER, The Jewish People in the Time of Jesus Christ, I (Edimburgo, 1885), 361; GRATZ, Geschichte der Juden, III (3ra. ed. Berlín, 1875), 671 (tr. Filadelfia, 1873).

Fuente: Drum, Walter. "Shammai." The Catholic Encyclopedia. Vol. 13. New York: Robert Appleton Company, 1912. 10 Jan. 2012 <http://www.newadvent.org/cathen/13751a.htm>.

Traducido por Luz María Hernández Medina.