Herramientas personales
En la EC encontrarás artículos autorizados
sobre la fe católica
Miércoles, 20 de marzo de 2019

San Etelberto de Kent

De Enciclopedia Católica

Saltar a: navegación, buscar

Rey de Kent; nació en 552; murió el 24 de febrero del 616; hijo de Eormenric, por quien era descendiente de Hengest. Sucedió a su padre (560) como rey de Kent e hizo un intento infructuoso por arrebatarle a Ceawlin de Wessex el señorío de Britania. Su importancia política fue sin duda promovida por su matrimonio con Berta, hija de Cariberto, rey de los francos (vea Berta). Una noble inclinación a las relaciones justas se da como argumento por haberle regalado a ella la antigua iglesia romana de San Martín en su capital de Cantwaraburh (Canterbury) y haberle proporcionado todas las oportunidades para el ejercicio de su religión, aunque él mismo había sido educado y permanecía, como adorador de Odín. La misma virtud natural, combinada con una rara cautela espiritual y, por otra parte, un gran instinto de hospitalidad, aparece en su mensaje a San Agustín cuando, (597) el apóstol de Inglaterra desembarcó en la costa de Kent (ver San Agustín de Canterbury).

En el intervalo entre la derrota de Etelberto por Ceawlin y la llegada de los misioneros romanos, la muerte del rey Wessex había dejado a Etelberto, por lo menos virtualmente, como supremo en la Britania del sur, y su bautismo, que tuvo lugar el domingo de Pentecostés siguiente al desembarco de Agustín (2 de junio de 597) tuvo tal efecto en la decisión de las mentes vacilantes compatriotas, que se dice que tanto como diez mil de ellos se dice que siguieron su ejemplo en el término de pocos meses. Desde entonces, Etelberto se convirtió en el padre vigilante de la naciente Iglesia anglosajona. Fundó la iglesia que en épocas posteriores sería la catedral primacial de toda Inglaterra, además de otras iglesias en Rochester y Canterbury. Pero, aunque permitió y aún ayudó a Agustín a convertir un templo pagano en la iglesia de San Pancrasio (Canterbury), nunca obligó a sus súbditos paganos a aceptar el bautismo. Más aún, como el legislador que promulgó sus primeras leyes escritas para el pueblo inglés (las noventa “Sentencias de Etelberto”, 604 d.C.) mantiene en la historia inglesa un lugar completamente consistente con su carácter como el fundador temporal de aquella sede que hizo más que muchas otras por la construcción de instituciones políticas libres y bien disciplinadas en la cristiandad. Cuando San Melito hubo convertido a Saberto, rey de los sajones orientales, cuya capital era Londres, y se había propuesto hacer de esa la sede metropolitana, Etelberto, respaldado por Agustín, resistió exitosamente el intento, y así aseguró por más de nueve siglos el carácter individual de la iglesia inglesa. Dejó tres hijos, de los cuales el único varón, Eabaldo, vivió y murió como pagano.


Bibliografía: STUBBS en Dici. Christ. Biogr., s.v.; HUNT en Dict. Nat. Biogr., s.v.; BEDE, Hist. Eccl., I, II; GREGORIO DE TOURS, Historia Francorum, IV, IX; Acta SS.; BUTLER, Lives of the Saints, 24 feb.

Fuente: Macpherson, Ewan. "St. Ethelbert." The Catholic Encyclopedia. Vol. 5. New York: Robert Appleton Company, 1909. <http://www.newadvent.org/cathen/05553b.htm>.

Traducido del inglés por Daniel Reyes V. rc