Herramientas personales
En la EC encontrarás artículos autorizados
sobre la fe católica
Miércoles, 20 de febrero de 2019

Papa Marino I

De Enciclopedia Católica

Saltar a: navegación, buscar

(882-884)

Hay razón para creer que Marino I fue electo el mismo día de la muerte de Juan VIII (16 de diciembre de 882), y que fue consagrado sin esperar el consentimiento del incompetente emperador, Carlos el Gordo. Si la fecha real de su elección es incierta, la de su muerte lo es aún más; pero quizás fue el 15 de mayo de 884. En el siglo VII hubo un Papa San Martín I, y debido a la similitud entre los nombres “Martinus” y “Marinus”, algunos cronistas llamaban al Papa Marino, Martino. De ahí, que algunos historiadores modernos han descrito erróneamente a los dos Papas Marino como Martín II y Martín III respectivamente, y el sucesor del Papa Nicolás III se llamó a sí mismo Martín IV.

Marino, de quien se sabe muy poco, tuvo una carrera distinguida antes de ser Papa. Fue el hijo del sacerdote Palumbo, nació en Gallese, y se unió a la Iglesia Romana a los doce años de edad. El Papa San León IV lo ordenó sub-diácono, y después que fue hecho diácono, fue enviado en tres importantes embajadas a Constantinopla. La segunda vez que fue allí (869) iba a presidir, como uno de los legados del Papa Adrián II, el Octavo Concilio General. Juan VIII, quien lo nombró obispo de Caere (Cervetri) tesorero (arcarius) de la Iglesia Romana, y archidiácono, le encargó dicha misión a Constantinopla, la cual resultó en su encarcelamiento debido a su firmeza en ejecutar sus instrucciones.

Aunque era solo obispo, fue elegido para suceder a Juan VIII, cuyas políticas abandonó y siguió sólo parcialmente. Con la esperanza de reducir las facciones en Roma, muy desafortunadamente como probó la secuela, revocó la acción de su predecesor respecto al obispo Formoso de Porte (futuro Papa Formoso, a quien absolvió de sus censuras, y le permitió regresar a Roma. Pero Marino mantuvo vigorosamente la política de Juan VIII respecto a Focio, a quien él mismo condenó. Confiando en conseguir el apoyo de Carlos el Gordo, se reunió con ese inútil emperador en 833. Pero incapaz de ayudarse a sí mismo, Carlos no podía hacer nada por los demás. Marino le envió el palio al distinguido Fulk de Reims y, a pedido del rey Alfredo de Inglaterra liberó de todos los impuestos a la Schola Anglorum, o cuarteles generales de los ingleses en Roma. Marino fue enterrado en el pórtico de la Basílica de San Pedro.


Bibliografía: JAFFE, Regesta Pont. Rom., I (Leipzig, 1885); Liber Pontif., II, ed. DUCHESNE; Anales de Fulda y otros anales en Mon. Germ. Script., I; DUCHESNE, El comienzo de la Soberanía Temporal de los Papas (Londres, 1908), 187 sq.; MANN, Vidas de los Papas en la Temprana Edad Media. III, 353 ss.

Fuente: Mann, Horace. "Pope Marinus I." The Catholic Encyclopedia. Vol. 9. New York: Robert Appleton Company, 1910. <http://www.newadvent.org/cathen/09670b.htm>.

Traducido por Pedro Royo. L H M