Herramientas personales
En la EC encontrarás artículos autorizados
sobre la fe católica
Viernes, 18 de enero de 2019

Hans Holbein

De Enciclopedia Católica

Saltar a: navegación, buscar

(Holbein el Viejo)

Hans Holbein fue un pintor alemán; nació en Augsburgo cerca del año 1460; murió en Isenheim, Alsacia, en 1524. Se sabe muy poco sobre su infancia y adolescencia, excepto que nació en el centro del arte, cultura y comercio de Baviera, y que su padre, Michael, era un curtidor acomodado. Es posible que haya estudiado en el estudio del gran Schongauer, y algunas autoridades afirman que se casó con la hija del grabador y pintor Brickmaer (von Stetten). Él aparece registrado entre los ciudadanos de Ulm en 1499; se estableció en Francfort en 1501 y posteriormente vivió y pintó en Basilea y en Alsacia. Estos viajes pueden haber sido ocasionados por apuros financieros, pues él era pobre y estuvo endeudado toda su vida.

Las primeras obras de Holbein muestran que siguió a Van der Weyden y a Memling. A continuación, los Van Eyck y la escuela de Colonia influyeron en él durante más de una década. En este, su período “seco” de pintura, sus temas fueron principalmente la Pasión, y, aunque presentan una agrupación y color crudos, y una técnica ingenua, no obstante manifiestan un profundo sentimiento de sinceridad y devoción. Fue uno de los primeros pintores, si no el primero, en Alemania en evitar los ángulos, líneas y pliegues agudos en sus elaborados paños. Augsburgo estaba en la carretera entre Alemania e Italia, y Holbein, absorbió profundamente de la cultura italiana y sustituyó los elementos sureños más suaves por los métodos alemanes arcaicos y precisos. Fue uno de los primeros en pintar un fondo de tipo renacentista, y utilizó la decoración arquitectónica en sus cuadros, en lo cual se convirtió en un maestro. Esta emancipación de la pintura (1512-1522), iniciada por el Holbein el mayor, iba a ser completada por su hijo Hans. Así Holbein el Viejo fue un pionero y líder en la transformación del arte alemán. La mayoría de los grandes críticos se inclinan a esta opinión, mientras que otros aseguran que su pobreza y sus deudas se debieron a su larga y notoria resistencia a la influencia italiana. Él fue un pintor animado y robusto, aunque a veces vulgar; un hombre de imaginación y poder, que poseía una capacidad espléndida para representar caracteres. Sus méritos han sido eclipsados por la fama de su hijo.

La primera obra importante de Holbein el Viejo es una "Virgen con el Niño" (1492) ahora en el Moritz Kapelle, de Nuremberg. En 1493 se hizo muy conocido por su retablo de la abadía de Weingarten; pero la más famosa de sus obras es el altar de la basílica de San Pablo (ahora en la Galería de Augsburgo), ya que contiene un retrato de sí mismo y sus dos hijos, Ambrosio y Hans, y el padre está señalando con orgullo al joven Hans, como si predijera la futura grandeza del muchacho. En Francfort, en 1501, Holbein pintó un grande e importante retablo para los dominicos y por algún tiempo después parece alcanzó el éxito pecuniario.

Durante mucho tiempo documentos falsificados e inscripciones falsas le atribuyeron obras al hijo que las autoridades modernas atribuyen al padre. Hoy día Holbein el Viejo ha recibido el honor merecido. La hermosa “Concepción" pintada en 1512 (galería de Augsburgo) y el retablo de San Sebastián (Munich), un tríptico con “la Anunciación” y las santas Isabel y Bárbara ocupando sus alas, son dos pinturas notables que en el siglo XIX se reconocieron como obras de Holbein el Viejo, y no el Joven. El retablo de San Sebastián es considerado generalmente como su obra más importante. Su "Virgen Entronizada" se conserva en el Museo Germánico, en Nuremberg, mientras que dos retratos suyos (probablemente un hombre y una mujer) están en la colección de Hampton Court.

Los cuadernos de dibujo de este prolífico artista, conservados en Berlín y Copenhague, están llenos de retratos, sobre todo en punto de plata, los rostros dignos de mención en ellos son del emperador Maximiliano, su bufón, Kuntz von der Rosen, los Fugger y otros hombres notables en la el comercio y en la corte. Él y su hermano Sigmund pintaron juntos, y no se ha podido descubrir por cuánto tiempo y en qué imágenes, pero Hans siempre firmó la obra. Le dio sus primeras lecciones al joven Hans, y lo dotó de su fuerza viril y su inmensa capacidad para la caracterización. Cerca de 1520 Holbein estaba en Alsacia y se refugió con los monjes de Isenheim. Después de su muerte se hace constar que su hijo le reclamó al monasterio sus pinceles, pinturas, libros de bocetos.


Bibliografía: WORNUM, Life and Works of Hans Holbein (Londres, 1867); CHAMBERLAIN, Hans Holbein (Londres, 1902); WOLTMAN, Holbein und seine Zeit (2da. ed., Leipzig, 1876); WITT, German and Flemish Masters in the National Gallery (Londres, 1904).

Fuente: Hunt, Leigh. "Hans Holbein." The Catholic Encyclopedia. Vol. 7. New York: Robert Appleton Company, 1910. 29 Mar. 2012 <http://www.newadvent.org/cathen/07385a.htm>.

Traducido por Luz María Hernández Medina.