Herramientas personales
En la EC encontrarás artículos autorizados
sobre la fe católica
Sábado, 19 de octubre de 2019

Eutropio de Valencia

De Enciclopedia Católica

Saltar a: navegación, buscar

Obispo español; murió hacia 610. Fue primero monje en el Monasterium Servitanum, el cual generalmente se cree que estaba situado en la zona de Valencia, España. Fue fundado en algún momento del siglo VI por el monje Donato, quien había sido empujado desde el África romana durante una de las persecuciones de los vándalos. La regla que introdujo debió basarse en una de las que estaban en uso entre los monjes africanos, lo que ha inducido a que sus miembros hayan sido conectados con los agustinos, aunque sin suficiente garantía. El Monasterium Servitanum es conocido sólo a través de las referencias de San Isidoro de Sevilla y San Ildefonso a su fundador y a uno de sus discípulos, Eutropio, quien le sucedió como abad.

Eutropio es conocido como el autor de tres cartas, una a Liciniano, Obispo de Cartagena, y dos a Pedro, Obispo de Iturbica. En la primera, que se ha perdido, pregunta sobre la razón para ungir a los niños bautizados con el sagrado crisma. La carta nos es conocida a través de San Isidoro. El mismo santo menciona una carta al Obispo Pedro, el texto de la cual nos ha sido preservado, la cual dice debería ser leída por todo monje. Su título es “De destructione monachorum et ruina monasteriorum”. Respondiendo a peticiones de varios candidatos para su monasterio, hace hincapié en que el número de los monjes es asunto menor comparado con el de su rectitud. Podría ser criticado por su severidad respecto a imponer la Regla y reprender la culpabilidad, pero se justifica fácilmente en cuanto toda su atención se fija en aplicar las Reglas que los fundadores del monasterio habían legado. Y así los reproches contra él se remontan a los autores. En cualquier caso, él no se desvía de su trayecto; se muestra indiferente a las críticas humanas. No puede permitir que las faltas de los monjes queden sin reprensión. Las Escrituras y los Padres concuerdan que la corrección es uno de los primeros deberes de aquel que tiene el encargo de guiar a los demás, y su negligencia sólo conduciría a serias irregularidades.

La segunda carta al Obispo Pedro trata sobre los siete pecados capitales. Como Casiano, Eutropio enumera ocho en lugar de siete: gula, lujuria, avaricia, ira, tristeza, cobardía, orgullo y soberbia. Los analiza, traza los vínculos que los unen y acentúa sus consecuencias. El cristiano debería resistir a estos enemigos con todas sus fuerzas, convencido de que no puede salir victorioso por sí solo, sino que necesita la ayuda de Dios. A medida que Eutropio desarrolla su pensamiento, la dependencia de Casiano se hace cada vez más evidente. Eutropio estaba aún en el monasterio cuando escribió estas cartas. No fue hasta el año 589 que se convirtió en Obispo de Valencia; su muerte no puede fijarse antes del 610. Estas son las fechas que hallamos en Flórez. Nada se sabe de lo que hizo durante su episcopado. Los historiadores han acostumbrado a llamarle santo, pero no consta que se le haya tributado nunca culto litúrgico. Sus cartas pueden consultarse en Migne, “P.L.”, LXXX, 9-20.


Fuente: Besse, Jean. "Eutropius of Valencia." The Catholic Encyclopedia. Vol. 5. New York: Robert Appleton Company, 1909. <http://www.newadvent.org/cathen/05630c.htm>.

Traducido por Josep M. Prunés, O.M.