Herramientas personales
En la EC encontrarás artículos autorizados
sobre la fe católica
Miércoles, 20 de febrero de 2019

Improperios

De Enciclopedia Católica

Revisión de 20:14 28 mar 2012 por Sysop (Discusión | contribuciones)

(dif) ← Revisión anterior | Revisión actual (dif) | Revisión siguiente → (dif)
Saltar a: navegación, buscar
197705 169069553142857 100001194418102 335471 1653228 n.jpg
CRUZ%2~1.JPG
Img 5095.jpg
Los Improperios son los reproches que en la liturgia del Oficio del Viernes Santo se hace pronunciar al Salvador en contra de los judíos, quienes, en recompensa por todos los favores divinos y en particular por la liberación de la esclavitud de Egipto y un salvoconducto hacia la Tierra Prometida, le infligieron las ignominias de la Pasión y una muerte cruel. Es durante la adoración de la Cruz que estas conmovedoras protestas son interpretadas por el coro.

En su totalidad consisten de partes distintas. De éstas, la tercera ---compuesta por la antífona "Crucem tuam Adoramus", el primer versículo del Salmo 66, el versículo: "Crux fidelis" y el himno "Pange lingua gloriosi lauream"--- no pertenece a los Improperios propiamente dichos. La primera parte consta de tres reproches, a saber: el "Popule meus" (Miqueas 6,3; "Ego eduxi" (Jer. 2,21); y el "Quid ultra" (Isaías 5,4), el Trisagio (Sanctus Deus, Sanctus fortis, Sanctus immortalis) que se repite después de cada uno en las lenguas latina y griega. La segunda parte contiene nueve reproches impregnados por la misma intensidad de reproche. Cada uno de ellos es un verso tomado de alguna porción de las Escrituras y seguido en cada caso por el "Popule meus" como una especie de estribillo.

Originalmente, estas frases impactantes fueron interpretadas en una melodía de canto llano. En el año 1560 Palestrina les dio un arreglo musical tan apropiado y hermoso que Pío IV ordenó que se utilizara en la Capilla Sixtina, donde todavía se puede escuchar el Viernes Santo de cada año estas exquisitas composiciones, que son insuperables en belleza simple, sentimiento dramático y profundidad de grandiosidad. La mejor edición de los “Improperios” de Palestrina es probablemente la publicada por el Dr. Proske en el cuarto volumen de la “Música Divina” en 1863. La versión se basa en el manuscrito Altaemps-Otthoboni que se conserva en la Biblioteca del Vaticano (cf. Grove, “Diccionario de Música”, s.v.).

No se ha determinado la fecha exacta de la aparición de los Improperios en la liturgia. Referencias concretas se encuentran en los documentos de los siglos IX y X, e incluso existen vestigios en manuscritos de una fecha mucho más temprana. En su obra "De antiquâ ecclesiæ disciplinâ", Martène (c. XXIII) ofrece una serie de Ordines fragmentarias, algunas de las cuales se remontan hasta el 600. Muchas otras mencionan los Improperios.

Al principio el orden no era exactamente el que es ahora, y en muchos lugares el oficiante mismo cantaba los versos de los reproches en el Oficio de Viernes Santo, mientras que el pueblo se unía en los responsorios o estribillo. Así, que así se observaba con mayor eficacia el carácter representativo de estas conmovedoras palabras.


Fuente: Morrisroe, Patrick. "Improperia." The Catholic Encyclopedia. Vol. 7. New York: Robert Appleton Company, 1910. 28 Feb. 2012 <http://www.newadvent.org/cathen/07703a.htm>.

Traducido por Luz María Hernández Medina