Herramientas personales
En la EC encontrarás artículos autorizados
sobre la fe católica
Martes, 17 de octubre de 2017

Sal

De Enciclopedia Católica

Saltar a: navegación, buscar

La sal, usada siempre para sazonar las comidas y para preservar cosas de la corrupción, tuvo desde los tiempos más remotos un carácter sagrado y religioso.

El profeta Eliseo la empleó para hacer agradables las aguas de un pozo (2 Reyes 2,19ss). Los orientales la usaban para limpiar y endurecer la piel de un recién nacido (Ez. 16,4); esparciendo sal sobre un pedazo de tierra ellos la dedicaban a los dioses; en la Ley judía fue prescrita para los sacrificios y los panes de proposición (Lev. 2,13). En Mt. 5,13, la sal simboliza sabiduría, aunque quizás originalmente tuvo una significación de exorcismo.

Su uso en la Iglesia pertenece exclusivamente al rito romano. El ritual conoce dos tipos de sal para propósitos litúrgicos: la sal bautismal y la sal bendita.

La primera, purificada y santificada por oraciones y exorcismos especiales, se daba al catecúmeno antes de entrar a la iglesia para el bautismo. Según el quinto canon del Tercer Concilio de Cartago parecería que esa sal se administraba a los catecúmenos varias veces por año. Este uso de la sal es certificado por San Agustín (Conf., I. 1, c. XI) y por Juan el Diácono. San Isidoro de Sevilla habla de ella (De off., II, XXI), pero en la Iglesia española no se generalizó.

La otra sal es exorcizada y bendecida en la preparación de agua bendita para las asperges antes de la Misa Mayor del domingo y para uso de los fieles en sus casas. La fórmula de bendición actual está tomada del Sacramental Gregoriano (P.L., LXXVIII, 231). Ambas, la sal bautismal y la sal bendita, pueden usarse otra vez sin una nueva bendición.

El apéndice del ritual romano tiene una bendición de sal para el uso de animales y otra en honor de San Huberto. El Pontifical Romano ordena que la sal sea bendecida y mezclada en agua (mezclada en giro con cenizas y vino) para la consagración de una iglesia. Esto también es del Sacramental Gregoriano. Además, la sal (no especialmente bendita) puede usarse para purificar los dedos después de las sagradas unciones.


Fuente: Mershman, Francis. "Salt." The Catholic Encyclopedia. Vol. 13. New York: Robert Appleton Company, 1912. <http://www.newadvent.org/cathen/13403b.htm>.

Traducido por José Luis Anastasio. lhm