Catecúmeno

De Enciclopedia Católica

“Catecúmeno” en la iglesia de los primeros tiempos, era el nombre aplicado a quien no había sido todavía iniciado en los sagrados misterios, pero experimentaba un curso de preparación para este propósito. La palabra aparece en Gal. Vi, 6: “Dejen al que es instruido en la palabra, [ho katechoumenos, is qui catechizatur] participarle a quien le instruye [ to katechounti, ei qui cathechizat] de toda clase de bienes.” Otras acepciones del verbo katicksein aparecen en I Cor., xiv,19; Lucas, i, 4; Hechos, xviii, 24.

I. Como la aceptación del Cristianismo implica la creencia en un cuerpo de doctrina y la observancia de la Ley Divina (“enseñen, hagan discípulos, preparados”; enseñándoles a guardar todo lo que yo he mandado a ustedes”, Mateo, xxviii, 20), esta claro que alguna clase de instrucción preliminar debe haber sido dada a los conversos. En el tiempo de los Apóstoles esto podría variar según fueran Judíos o paganos, y era naturalmente simple en carácter y corto en duración. Sin embargo, cuando las iglesias comenzaron a organizarse, la instrucción y probidad serían más largas y más elaboradas. Así, desde la fecha de la Epístola a los Gálatas (56-57?) nos encontramos con las menciones de catequista y catecúmeno; pero no podemos deducir de esto que el sentido completo de las denominaciones estaba ya en vigor. Era considerable el peligro de la Apostasía, o aun la traición en tiempo de persecución, lo cual dio lugar a tomar precauciones especiales para la admisión en la Iglesia. Para descartar este peligro fue necesaria una cuidadosa preparación intelectual y moral: intelectual para protegerse contra los argumentos de los filósofos paganos; moral, para dar fuerza contra los tormentos de los perseguidores. Esta es la “prueba de fe más preciosa que el oro que es probado al fuego” del cual S. Pedro habla (I P, i, 7). De ahí encontramos la primera Apología de S. Justino (c. Lxi, P.G. VI, 420), una referencia distinta de la doble preparación y además de los más elaborados ritos de iniciación: "Aquellos que están convencidos y creen en la verdad de nuestras enseñanzas (didaskomena) y dicen empezar a vivir consecuentemente; son enseñados a pedir, con el ayuno, la remisión de sus pecados; nosotros también oramos y ayunamos con ellos. Entonces ellos son conducidos por nosotros a un lugar donde hay agua, y son regenerados de la misma manera que hemos sido regenerados", etc. Hacia el final del siglo II encontramos el catecumenado en la fuerza de todas sus líneas principales. Tertuliano reprocha a los herejes ignorándolos; en medio de ellos, él dice "no se sabe cuál es el catecúmeno y cual el fiel, todos vienen a ser iguales [hacia los misterios], todos oyen los mismos discursos y dicen las mismas oraciones" (quis catechumenus, quis fidelis incertum est; pariter adeunt, pariter audiunt, pariter orant), " los Catecúmenos son iniciados antes de que ellos sean instruidos" (ante sunt perfecti catechumeni quam edocti.--"De Praeser."xli, P.L., II, 56). Poco después leemos de Orígenes que estaba a cargo de la escuela catequética (tou tes katecheseos didaskaleiou) de Alejandría (Euseb., Hist., Eccl., VI, iii) No es necesario señalar nuevas autoridades para el tercero y cuarto siglo, tiempo en que el catecumenado floreció en su forma completa. Durante los años de persecución la necesidad de la institución fue realizada, y en los intervalos de paz las disposiciones fueron más y más elaboradas. Sin embargo, cuando el Cristianismo finalmente triunfó sobre el paganismo, las razones para conservar el catecumenado se hicieron menos urgentes. La mayoría era nacido en familias Cristianas, entonces eran criados en la Fe, y estaban fuera del peligro de caer en el paganismo. Más adelante, con el desarrollo creciente de la doctrina de la gracia y del pecado original, la práctica del bautismo precoz se hizo una regla. Posteriormente, la conversión de los bárbaros excluyó la posibilidad de someterlos a cualquier período prolongado de preparación. De ahí el catecumenado gradualmente cayó en desuso, y simplemente ha dejado rastros en los ritos existentes de bautismo y acogida en la Iglesia. De todos modos hasta ahora, una especie informal de las viejas regulaciones debería ser observada en el caso de adultos conversos.

II. Los catecúmenos fueron divididos en meros oyentes (audientes, akromeni) y catecúmenos propiamente dichos; y en cada etapa había una preparación triple - catequética, ascética, y litúrgica.

(1) Si un pagano deseaba hacerse un Cristiano recibiría alguna instrucción elemental en las doctrinas fundamentales y las prácticas de la Iglesia (ver la DOCTRINA CRISTIANA). Tenía que mostrar por su conducta que estaba consciente del paso que estaba a punto de tomar. Hasta ahora, él estaba sólo en la etapa de oyente, y no era contado como Cristiano en absoluto. Se le permitía estar presente en la primera parte de la Misa, pero era retirado inmediatamente después del sermón.

(2) Tan pronto como sus instructores estuvieran satisfechos de su deseo de perseverar, el oyente era promovido a la jerarquía de catecúmeno. Él ahora tenía el derecho a ser llamado Cristiano, aunque él no fuera considerado como uno de los "fieles". ¿" Pregunte a un hombre, ' usted es Cristiano? ' Él contesta, "No", si él es un pagano o un judío. ¿Pero si él dice 'Sí', se pregunta otra vez, ' usted es un catecúmeno o un fiel? ' " (San Aug, " In Joan. ", xliv, 2, P.L., XXXV, 1714). En los primeros años los ritos de admisión al catecumenado eran bastante simples, pero con el transcurso del tiempo se hicieron más complejos. Al principio los candidatos simplemente eran signados sobre la frente con el signo de la cruz, o le eran impuestas las manos con oraciones apropiadas; y a veces ambas ceremonias fueron usadas. Así San Agustín en su modelo de una instrucción para un oyente dice: " Debería ser preguntado si él cree lo que él ha oído, y si está listo para observarlo. Si él contesta afirmativamente él debiese ser solemnemente signado y tratado según la costumbre de la Iglesia " (solemniter signandus est et ecclesiae más tractandus. - De Cat. Rud., xxvi, P.L., XL, 344). Eusebio menciona la imposición de manos y oración (Vita Constantini, iv. 61, P.G., XX, 1213). Entre los Latinos, y sobre todo en Roma, la insuflación acompañada con una forma de exorcismo y colocando en la boca un poco de sal exorcizada, fue empleada en adición a la signación con la cruz y la imposición de manos. Otros ritos eran la apertura de los oídos (Marcos, vii, 34) y la unción. Mirar Martène, " de Antiquis Ecclesiae Ritibus " (Rouen, 1700), Yo, donde varios ordines fasciendum Christianum, o catechumenum, son dadas; Chardon, " Hist. des Sacrements ", en Migne " Theol. Cursus Completus ", París, 1874, XX, 31 sqq., 149 sqq.

Los catecúmenos cuando estaban presentes en la Misa no eran retirados con los oyentes, pero eran detenidos mientras una oración especial era recitada sobre ellos. Ellos luego también eran retirados antes de que la Misa de los Fieles comenzara. La instrucción que recibían está descrita en el artículo de la DOCTRINA CRISTIANA . En cuanto a su estilo de vida tuvieron que abstenerse de todas las prácticas inmorales y paganas, y dar la prueba por su virtud y trabajos de penitencia que eran dignos de comenzar una preparación más inmediata al bautismo. La duración de esta etapa no fue fijada. En general esto duró un tiempo suficiente para probar las disposiciones del catecúmeno. El Consejo de Elvira alude las costumbres de hacerlo luego de los dos años y el derecho civil lo fijó así (Justiniano, Novel. cxliv). Pero las causas que en última instancia condujeron a la abolición del catecumenado (ven arriba) tendieron también a acortarlo. Así el Consejo de Agde (506) permitió hasta judíos (con respeto a quienes requirieron especial precaución) recibir el bautismo después de una preparación de ocho meses; y más tarde San Gregorio redujo el término hasta cuarenta días. Por otro lado la duración del catecumenado podría ser ampliada, y podrían devolver al catecúmeno a la categoría de los audientes, si él fuera culpable de crímenes graves (el quinto Canon de Neocesarea, el decimocuarto Canon de Nicea). Lo que parece extraordinario a nuestras concepciones modernas es que los mismos catecúmenos posponen sus bautismos muchos años, a veces hasta su última enfermedad. Constantino el Grande es un ejemplo de esta tardanza extrema. San Ambrosio, San Basilio, San Gregorio Nacianceno, y San Juan Crisóstomo no fueron bautizados hasta después de su trigésimo año. Una pregunta muy discutida era el destino de los que murieron en esta etapa. Como hemos visto, ellos fueron considerados como Cristianos, pero no como parte de los “fieles", porque las aguas purificadoras del bautismo no habían sido vertidas sobre sus almas. San Gregorio describe su terror durante una tormenta en el mar no sea que pueda ser llevado sin bautizo (Carmen de Vita Sua, 324, sqq., P.G. XXXVII, 994). De todas maneras, San Ambrosio no tiene dudas sobre la salvación de Valentino El Joven , quien había pedido el bautismo, sin embargo, había muerto antes que el santo pudiera alcanzarlo ("De Obitu Valentini.", n. 51, P.L. XVI, 1374). Desde entonces tradicionalmente se ha enseñado que el bautismo no concluido pudiera ser suplido por la intención. Esto fue especialmente mantenido con respeto para aquellos quienes estuvieran en la última etapa de la preparación inmediata, que es actualmente descrita. Sobre la totalidad de este planteamiento ver Franzelin, "De Ecclesia" (Rome, 1887), 414 sqq.

(3) Cuando los catecúmenos hubieran completado esta etapa de preparación y prueba, sus nombres eran inscritos entre los competentes; i.e. quienes pasaran a ser bautizados. Los Griegos los llaman photizomenoi. Esto debería significar que ellos serían iluminados en los misterios de fe; o, más probablemente, que ellos estarían siendo bautizados, para los Griegos comúnmente se habla del bautismo como “iluminación” (cf. Heb., vi, 4; x, 32). En esta etapa avanzada ellos eran ocasionalmente llamados fideles por anticipación. Cuaresma era el tiempo cuando la triple preparación –instructiva, ascética, y litúrgica – era llevada a cabo. La preparación ascética era severa. La oración y el ayuno naturalmente formaba parte de ella, pero los competentes eran además exhortados a guardar silencio tanto como les fuera posible y, si eran casados, a observar la continencia. (St. 06Justin, "Apol.", lxi, P.G., VI, 420; St. Cyril of Jerusalem, Cat., I, sub fin.,P.G., XXXIII, col.376; St. August., "De Fide et Op.", ix, P.L. XL, 205). La confesión era también ordenada (Tertuliano, "De Bapt.", xx, P.L. I, . 1222 donde señala Matt., iii, 6: "Ellos eran bautizados, confesando sus pecados". Ver también San. Cirilo, ib.; Eusebio, "Vita Const., iv, 61). La instrucción dada en esta oportunidad está descrita en el artículo DOCTRINA CRISTIANA, donde un recuento de las “catequesis” de San Cirilo será encontrado.

Los ritos correspondientes con esta etapa eran complejos. Se han preservado un número considerable de ellos en la primera parte del ordo del bautismo, y además trazos en la Misa Latina, especialmente en la misa del miércoles de la cuarta semana. Esta asamblea era denominada “escrutinio” (examinación y presentación de los candidatos) , y eran siete en número. En el primer escrutinio los candidatos daban sus nombres. Luego de la colecta de la Misa, y antes de las lecciones, la ceremonia del exorcismo era practicada sobre ellos. Esto era realizado en todos los escrutinios excepto en el último, por los exorcistas, y luego el sacerdote los signaba con la cruz y extendía sus manos sobre ellos. Es interesante saber que las palabras empleadas actualmente en el bautismo “"Ergo, maledicte diabole", etc. pertenecían al exorcismo, y las palabras "Aeternam ac justissimam pietatem" etc. pertenecían a la imposición de las manos. El tercer escrutinio era de un carácter especialmente solemne, sucedido esto, los candidatos recibían el Evangelio, el Símbolo, (Credo), y el Padre Nuestro. Cada uno de éstos iba acompañado por una corta explicación. Por ejemplo, San Agustín ha dejado cuatro sermones (lvi-lix) "De Oratione Domenica ad competentes" (P.L., XXXVIII, 377 sqq.), y tres para la entrega del Símbolo (ibid., 1058 sqq.). En nuestra presente Misa del miércoles de la cuarta semana de la Cuaresma tiene una lección adicionada a la Epístola ordinaria, o mejor dicho lección. La fórmula es tomada del trigésimo sexto capítulo de Ezequiel, el final del decimoquinto de Isaías; y ambos (junto con el Prefacio y los dos Graduales, y el Evangelio, la sanación del hombre ciego de nacimiento, Juan ix) tienen obvias referencias con el “gran escrutinio”. El séptimo escrutinio tomó lugar el Sábado Santo, fuera de la Misa, como es de saberse no había formalmente Misa para ese dia. El mismo sacerdote practicaba la ceremonia del exorcismo y del Ephepheta (Marcos, vii),. Luego continuaban la unción sobre el pecho y la espalda. Los candidatos pronunciaban la triple renuncia a Satanás y recitaban el Credo. La actual iniciación, (bautismo, confirmación y comunión) tomó lugar en la Misa Pascual, en la cual los neófitos asistían por primera vez , siendo ahora ya no meros catecúmenos. Pero hasta el Domingo después de la Pascua eran considerados como “niños”, recibían instrucción adelantada, especialmente en los sacramentos que habían sido conferidos sobre ellos recientemente. (ver DOCTRINA CRISTIANA) Finalmente, en el Domingo In Albis (Dominica in Albis depositis) cuando el Prefacio de la Misa habla de las “nuevas criaturas” (I Pet., ii, 2), ellos se despojaban de sus envestiduras blancas, y eran a partir de ese momento contados regularmente entre los “fieles”

Funk (ed.), Didache, (Tuebingen , 1887); San. Justino, Apol. I in P.G. Vi, 328 sqq; Tertuliano, De Baptismo, P.L. I, 1197 sqq.; San. Cirilo of Jerusalén, Catecheses, P.G. XXXIII, 369, sqq.; San. Agustin, De Catech. Rudibus, P.L., XL, 309, Sermones ad competentes, lvi-lix, P.L. XXXVIII, 377, sqq.; In Traditione et Redditione Symboli, P.L. XXXVIII, 1058, sqq.; Martene, De Antiquis Ecclesiae Ritibus (Rouen, 1700), tom. I, 29, sqq.; Chardon, Hist. de Sacrements in Migne, Cursus Theologiae Completus, XX; Duchesne, Origenes de cult chretien (Paris, 1898), IX; Thurston, Lent and Holy Week, (London, 1904), 169, sqq.; Kuepper in Kircheniex., s.v. Katechumenat; Bareille in Dict. de theol. cath., s.v. Catechumenat.

T.B. SCANNELL Traducido por Gustavo A. Carrillo L.

Herramientas personales
En la EC encontrarás artículos autorizados
sobre la fe católica
Lunes, 1 de septiembre de 2014