Herramientas personales
En la EC encontrarás artículos autorizados
sobre la fe católica
Sábado, 22 de septiembre de 2018

Betel

De Enciclopedia Católica

Saltar a: navegación, buscar

(hebreo BYT-AL, “casa de Dios”).

Antigua ciudad cananea, a doce millas al norte de Jerusalén, no lejos de Silo, en el camino a Siquem, cuyo nombre primitivo fue Luza. Abraham ofreció dos veces sacrificio al este de Betel (Gén. 12,8; 13,3). En estos pasajes el nombre de Betel se usa anticipación, ya que Jacob llamó así al lugar después de su visión (Gen. 28,19). Cuando los israelitas entraron a la tierra prometida, Betel fue asignada a la tribu de Benjamín, pero que fue tomada y ocupada por los efrainitas (Jc. 1,22-26), y fue un lugar de importancia en la historia posterior. Allí los israelitas, en la época de los Jueces, solían consultar al Señor (Jc. 20,18.26; 21,2; la frase "en Silo", añadida en estos textos de la Vulgata, es un error) y el Arca de la Alianza probablemente estuvo allí por un tiempo. Samuel solía juzgar en Betel cada año.

Después de la división de los reinos, Jeroboam profanó el lugar mediante la construcción de un becerro de oro y la introducción del culto egipcio a Apis. Esto continuó hasta que Israel fue llevado cautivo a Asiria (2 Rey. 10,29) y fue denunciado a menudo por los profetas Oseas y Amós. Poco antes de su asunción, Elías visitó Betel, donde había una escuela de profetas (2 Rey. 2,2-3); los chicos del pueblo se burlaron de Eliseo, a su regreso y fueron destruidos por osos (2,23). A uno de los sacerdotes que habían sido llevados cautivos se le permitió regresar un poco más tarde, y habitó en Betel para enseñar al pueblo (2 Rey. 23,15). Surgió una gran confusión de culto idolátrico, hasta que Josías finalmente destruyó el altar y el alto lugar allí (2 Rey. 23,15). Después de la cautividad, los benjaminitas regresaron a Betel.

La ciudad fue fortificada por Báquides en tiempos de los Macabeos. No hay ninguna mención de Betel en el Nuevo Testamento, pero Josefo registra que fue tomada por Vespasiano (Bell Jud., IV, IX, 9). Eusebio menciona el lugar como una villa. Hoy día es común identificarla con Beitin. Las ruinas de varias iglesias cristianas en el lugar podrían indicar que en la Edad Media había llegado a tener alguna importancia. El nombre "Betel" también se halla en Jos. 12,16 y en 1 Sam. 30,27; probablemente es otro nombre para Betul (Jos. 19,4), una ciudad de la tribu de Simeón, cuya localización es incierta.


Bibliografía: HAGER, Lexicon Biblicum, s.v.; SMITH, Hist. Geogr. of the Holy Land, 119, 250f.; 290f., 352; ZANECCHIA, La Palestine d'aujourdæhui (1890), II, 488f.; SCHENZ in Kirchenlex., s.v.

Fuente: Corbett, John. "Bethel." The Catholic Encyclopedia. Vol. 2. New York: Robert Appleton Company, 1907. <http://www.newadvent.org/cathen/02532d.htm>.

Traducido por Luz María Hernández Medina.