Herramientas personales
En la EC encontrarás artículos autorizados
sobre la fe católica
Miércoles, 15 de julio de 2020

Venerable William Davies

De Enciclopedia Católica

Saltar a: navegación, buscar

Mártir, uno de los más ilustres sacerdotes que sufrieron bajo el gobierno de la reina Elizabeth. Nació en el norte de Escocia, probablemente en Crois en Yris, Denbighshire, en una fecha que no está determinada, murió en Beaumaris, el 27 de julio de 1593.

Estudio en Reims a donde llegó el 6 de abril de 1582 exactamente en el tiempo para asistir a la primera misa que ofició el venerable mártir Nicolás Garlick. Recibió sus órdenes menores el 23 de septiembre de 1583 junto con otros setenta y tres estudiantes ingleses. Se ordenó sacerdote en abril de 1585 y trabajó con mucha dedicación y mucho éxito en Escocia hasta marzo de 1591 o 92 cuando fue arrestado en Holyhead con otros cuatro estudiantes que el estaba tratando de enviar vía Irlanda al colegio Inglés de Valladolid.

Luego del arresto fue puesto en una mazmorra en los subterráneos del castillo de Beaumaris y complemente separado de todo contacto, luego de haber confesado que el era un sacerdote. Después de un mes su santidad y paciencia le hicieron poder tener algún relajamiento y luego se le permitió reunirse con sus estudiantes durante una hora al día y aun de poder celebrar misa.

Su actitud fue tan indulgente que en un determinado momento el carcelero les había indicado que podían escaparse si ellos lo deseaban. La fama de la santidad del sacerdote y de su sabiduría llegó a traer a católicos de todas partes que llegaban con el fin de consultarle y a los ministros protestantes que llegaron con el afán de diputarle sus preceptos. Tanto el como sus compañeros fueron condenados a muerte y al momento del martirio entono el “Te Deum”, el cual fue acompañado por las otras víctimas.

La injusticia de la sentencia era por demás evidente que la gente murmuró que el juez se resistió a llevarla a cabo hasta que tuviese la orden de la reina. Fue enviado a Ludlow a ser examinado por el concejo de “Marches” y el padre Davies tenia que someterse al asedio que se le hacía debido a su actividad como ministro.

Aquí fue llevado a la iglesia con el pretexto de que se estaba realizando una disputa pero luego en el recinto comenzó un servicio protestante. Ante eso nuestro sacerdote comenzó a rezar en latín las Vespers con tal volumen de voz que públicamente se dieron cuenta de que el había sido una victima de ese procedimiento.

De Ludlow fue enviado a Dewdley donde tenía que compartir con otras gentes en la prisión hasta que fue enviando nuevamente de regreso a Beaumaris, donde para su consuelo mutuo se encontró con sus compañeros más jóvenes. Durante unos seis meses vivieron la vida de una comunidad religiosa dividiendo el tiempo entre la oración y el estudio “con tal confort que más parecía que más bien estaban en el cielo y no en una prisión”.

Ya cuando se acercaba el verano se decidió que el sacerdote tenía que morir como un traidor aunque el había ofrecido ya su vida a la iglesia. A pesar de la oposición que había por parte de la gente que le tenía el respeto dedicado hacia un santo la cruel sentencia fue llevada a cabo y fue ahorcado dentro de la prisión de Beamaris.

Cuando le estaban colocando la soga al cuello el mártir exclamo “Oh Señor tu cruz es dulce y ligera”. Su casaca que estaba teñida con su sangre fue tomada por sus compañeros y preservada como una reliquia. Ellos fueron condenados a prisión de por vida, pero con el tiempo se las ingeniaron para escaparse. El más joven de ellos realizó el camino hasta Valladolid y contó la historia completa al obispo Yepes, quien escribió “Historia particular de la persecución en Inglaterra”. Existe actualmente una capilla en Anglesey que fue construida como un monumento a la memoria del mártir.

Challoner, Missionary Priests (London, 1741); Gillow, Bibl. Dict. Eng. Cath., II, s v.; Douay Diaries (London, 1878); Yepes, Hist. de la Persecucion en Inglaterra; Camm, In the Brave Days of Old (London, 1899).

BEDE CAMM Transcrito por David Fraley

Traducción al español por Giovanni E. Reyes