Herramientas personales
En la EC encontrarás artículos autorizados
sobre la fe católica
Viernes, 19 de abril de 2019

Recogimiento

De Enciclopedia Católica

Saltar a: navegación, buscar

El término recogimiento, entendido respecto a la vida espiritual, significa la atención a la presencia de Dios en el alma. Incluye la retirada de la mente de los asuntos externos y terrenales con el fin de atender a Dios y las cosas divinas. Es lo mismo que la soledad interior en la que el alma está sola con Dios.

Este recogimiento es doble: (1) el recogimiento activo que se puede adquirir por esfuerzo propio ayudado por la gracia de Dios ordinaria. Así cualquier alma devota puede adquirir el hábito de pensar en la presencia de Dios y de fijar la atención sobre Él y sus perfecciones divinas. (2) el recogimiento pasivo no depende de nuestros propios esfuerzos, sino que es una gracia extraordinaria infundida por Dios, por la cual convoca a todas las facultades del alma y manifiesta su presencia y sus perfecciones; los escritores místicos clasifican esta clase de recogimiento como el primer grado de la contemplación infusa.

El primer tipo de recogimiento pertenece a la devoción y a la práctica ascética. Es necesario para todos los que deseen alcanzar la perfección cristiana. Sin ella, es muy difícil progresar en la virtud. Por lo tanto, es necesario observar los medios por los que se puede adquirir, los cuales son:

  • (1) silencio y soledad, de acuerdo a nuestro estado de vida, manteniendo en mente, al mismo tiempo, que uno puede recogerse en medio de los deberes de una vida activa;
  • (2) evitar las ocupaciones que distraen y disipan no dictadas por la razón o requeridas por necesidad. La multiplicidad de ocupaciones es un obstáculo para el recogimiento. El Padre Faber dice que el hombre que emprende demasiado es un tonto, si no culpable.
  • (3) El ejercicio frecuente de la presencia de Dios. Como el recogimiento es en sí mismo una aplicación de la mente a la presencia divina dentro de nosotros, es evidente que el modo más corto de adquirirlo es recordando frecuentemente que nuestras almas son templos de Dios.


Bibliografía: BELLECIO, Solid Virtue (Dublin 1879); BLOSIUS, A Book of Spiritual Instruction, tr. WILBERFORCE (London, 1900); POULAIN, The Graces of Interior Prayer (London, 1910).

Fuente: Devine, Arthur. "Recollection." The Catholic Encyclopedia. Vol. 12, p. 676. New York: Robert Appleton Company, 1911. 23 Oct. 2016 <http://www.newadvent.org/cathen/12676b.htm>.

Traducido por Luz María Hernández Medina