Herramientas personales
En la EC encontrarás artículos autorizados
sobre la fe católica
Sábado, 16 de febrero de 2019

Lucio Vitelio

De Enciclopedia Católica

Saltar a: navegación, buscar

Los soldados lo proclamaron emperador romano en Colonia durante la guerra civil de 69 d.C.; murió en Roma el 21 de diciembre del año 69. El emperador Galba había colocado a Vitelio a la cabeza del ejército en el Bajo Rín, pues lo consideraba incapaz de conspirar, ya que éste sólo vivía para los placeres de la mesa. Después de la muerte de Galba, cuando Otón demostró ser incapaz de mantener su posición, los soldados de la Baja Alemania proclamaron César a Vitelio, lo cual hicieron asimismo las provincias vecinas. Los dos poderosos legados, Alieno Caecina y Fabio Valente, guiaron los ejércitos del Alto y Bajo Rín hacia Italia, y las tropas robaban y saqueaban las provincias por las que pasaban. Otón le transfirió a sus generales el comando del ejército imperial que había reunido en el norte de Italia. El ejército de Otón fue completamente derrotado y la mayor parte de sus tropas asesinadas en la batalla de Bedriaco (Cremona).

Mientras tanto Vitelio avanzaba con el resto del ejército del Rin vía Lugduno (Lyons) en Galia hacia Italia. Marchó hacia Roma con una fuerza indisciplinada de 60,000 hombres, allí sus generales gobernaban con poder ilimitado. Las noticias de Oriente se volvían cada vez más ominosas, pues Vespasiano fue proclamado emperador y recibía homenaje de sus soldados en Berito, mientras que las legiones en Egipto y las provincias del Danubio le juraban lealtad a él. Vitelio se vio obligado a preparar la guerra contra Vespasiano y envió a Caecina al norte de Italia. Aquí éste último dividió sus fuerzas y entró en negociaciones con los generales de Vespasiano, abriendo el camino para la derrota de los seguidores de Vitelio en la batalla de Cremona. Vitelio hizo unos cuantos intentos de detener el victorioso avance de su oponente, e incluso trató de reunir un nuevo ejército en Roma, pero tanto oficiales como soldados pronto depusieron sus armas. Cuando el emperador vio que todo estaba perdido, abdicó. Una lucha desesperada surgió en Roma entre las partes contendientes y el templo Capitolino y muchos palacios fueron quemados. Los seguidores de Vespasiano capturaron Roma y Vitelio fue asesinado por sus enemigos. Como el emperador Vespasiano y su ejército estaban todavía muy lejos de Roma, el hijo de Vespasiano, Tito Flavio Domiciano, realizó las funciones de emperador por un tiempo.


Bibliografía: KORTH, Koln im Mittelalter. Annalen des hist. Vereins fur d. Niederrhein, no. L (1890); see ORTHO.

Fuente: Hoeber, Karl. "Lucius Vitellius." The Catholic Encyclopedia. Vol. 15. New York: Robert Appleton Company, 1912. <http://www.newadvent.org/cathen/15486e.htm>.

Traducido por Luz María Hernández Medina.