Herramientas personales
En la EC encontrarás artículos autorizados
sobre la fe católica
Jueves, 19 de septiembre de 2019

Filipo el Árabe

De Enciclopedia Católica

Saltar a: navegación, buscar

Emperador de Roma (244-249) era hijo de un jeque árabe y nació en Bosra. Se convirtió en un influyente oficial del ejército romano. En el 243, el emperador Gordiano III estaba en guerra con Persia y la administración del ejército y del imperio era dirigida exitosamente por su suegro Timesiteo. Sin embargo, Timesiteo murió en el 243 y el indefenso Gordiano, un menor, nombró a Marco Julio Filipo como su sucesor. Filipo incrementó la exasperación de los soldados en contra del emperador al disminuir adrede las provisiones, y ellos lo proclamaron emperador. Ahora Filipo mandó a ejecutar a Gordiano en secreto. Sin embargo, como le erigió un monumento a Gordiano en el Eufrates y lo deificó, engañó al senado y obtuvo el reconocimiento como emperador. Abandonó las ventajas que Timesiteo había ganado a Sapor, rey de Persia. Se retiró de Asia, y llamó a un gran número de divisiones del ejército de Dacia, Raecia y Bretaña al norte de Italia para protegerla de las incursiones de Oriente. Por culpa de las invasiones de los de Capri, se apresuró al bajo Danubio, donde obtuvo la victoria en dos batallas. Por este motivo, en las monedas lleva el apodo de Carpico Máximo. Filipo concedió altos cargos de estado a sus parientes, los cuales hicieron mal uso de los mismos. También nombró co-regente a su hijo Filipo, de tan sólo siete años. El acontecimiento más importante de su reinado fue la celebración del milésimo año de Roma en abril de 248.

La inseguridad de su autoridad en las provincias limítrofes se puso de manifiesto con la aparición de emperadores rivales proclamados por las legiones estacionadas allí. Los ostrogodos trataron de establecerse permanentemente en territorio romano; y como el ejército del Danubio no podía defenderse a sí mismo sin un control centralizado, los soldados, a final del 248, forzaron a Decio, enviado a suprimir a los amotinados, a aceptar el cargo de emperador. Decio avanzó hacia Italia donde venció a Filipo cerca de Verona. Filipo y su hijo fueron asesinados. Durante el reinado de Filipo los cristianos no fueron molestados. El emperador también adoptó medidas policiales para el mantenimiento de la moralidad pública. Una declaración de San Jerónimo hizo que Filipo fuese considerado en la Edad Media como el primer emperador cristiano de Roma.


Bibliografía: MOMMSEN, Rom. Gesch. V (Berlín, 1885); para más bibliografía vea el artículo Pertinax.

Fuente: Hoeber, Karl. "Philip the Arabian." The Catholic Encyclopedia. Vol. 12. New York: Robert Appleton Company, 1911. <http://www.newadvent.org/cathen/12021b.htm>.

Traducido por Alicia Fernández Jarrín. L H M.