Herramientas personales
En la EC encontrarás artículos autorizados
sobre la fe católica
Miércoles, 20 de febrero de 2019

Deus in Adjutorium Meum Intende

De Enciclopedia Católica

Saltar a: navegación, buscar

"Deus in adjutorium meum intende", con la respuesta: "Domine ad adjuvandum me festina," primer verso del Salmo 69. Estas palabras forman la oración introductoria a cada hora de los breviarios romanos, monásticos y ambrosianos, excepto durante los últimos tres días de la Semana Santa y en el oficio de difuntos. Mientras se recitan, o se cantan, todos los presentes se persignan con la Señal de la Cruz. La tradición dice que San Benito introdujo esta costumbre en el oficio monástico y que San Gregorio I la extendió a todas las iglesias romanas. Juan Casiano (Coll., X, 10), sin embargo, dice que desde los primeros tiempos cristianos los monjes usaron esta introducción muy frecuentemente, probablemente fuera de las oraciones litúrgicas. Al poner esta súplica al comienzo de cada hora, la Iglesia implora la ayuda de Dios contra las distracciones en la oración.

En el rito romano el "Deus in adjutorium" va precedido en maitines por el "Domine labia mea aperies", mientras que en el breviario monástico el orden es inverso. En completas siempre va precedido por "Converte nos Deus". En la liturgia mozárabe las horas comienzan con el triple kyrie eleison. En todos los países latinos al norte, este y oeste de los Alpes la introducción a las vísperas solemnes del domingo de Pascua de Resurrección estaba formada por nueve “kyrie eleisons” y “Christe eleisons” de la Misa de la Pascua de Resurrección. En las iglesias que observan el rito griego, el “trisagion” y otras oraciones abren las horas. El "Deus in adjutorium" se repite tres veces durante las oraciones finales de prima. En los monasterios, la prima se terminaba inmediatamente después de la oración "Domine Deus omnipotens"; luego los monjes iban desde el coro al lugar del capítulo donde se leía el Martirologio y se distribuía el trabajo del día; antes de dispersarse a sus distintas ocupaciones cantaban tres veces el "Deus in adjutorium", para enfatizar la unión de la oración y el trabajo.


Bibliografía: WOLTER, Psallite sapienter (Friburgo, 1905), II, 658; Nord-amerikanisches Pastoralblatt (dic. 1907); BATIFFOL, Tr. BAY-LAY, History of the Roman Breviary (Londres, 1898); BERNARD, Cours de liturgie romaine: le Breviare (París, 1887), II, 148-50.

Fuente: Holweck, Frederick. "Deus in Adjutorium Meum Intende." The Catholic Encyclopedia. Vol. 4. New York: Robert Appleton Company, 1908. <http://www.newadvent.org/cathen/04761a.htm>.

Traducido por Pedro Royo. lhm