Herramientas personales
En la EC encontrarás artículos autorizados
sobre la fe católica
Domingo, 17 de enero de 2021

San Amando

De Enciclopedia Católica

Saltar a: navegación, buscar

San Amando fue uno de los grandes apóstoles de Flandes; nació cerca de Nantes, Francia hacia finales del siglo VI; aparentemente era de extracción noble. Cuando tenía veinte años huyó de su casa y se convirtió en monje cerca de Tours, y así resistió todos los esfuerzos de su familia por apartarlo de su modo de vida. Siguiendo lo que él consideraba inspiración divina, se dirigió a Bourges, donde bajo la dirección de San Austregisilo, obispo de la ciudad, permaneció en soledad por quince años, durante los cuales vivió en una celda y subsistió de pan y agua. Después de una peregrinación a Roma, fue consagrado en Francia como obispo misionero a la edad de treinta y tres años.

A pedido de Clotario II, comenzó primero a evangelizar a los habitantes de Gante, que entonces eran idólatras degradados. Luego extendió su obra por todo Flandes, donde sufrió persecución y grandes penurias pero sin lograr nada, hasta el milagro en que restauró la vida a un criminal que había sido ahorcado, y los sentimientos del pueblo cambiaron a reverencia y afecto y se produjeron muchas conversiones a la fe. Se erigieron monasterios en Gante y en Monte Blandin, los cuales fueron los primeros monumentos a la fe en Bélgica.

Regresó a Francia en 630, incurrió en la enemistad del rey Dagoberto, a quien había tratado de sacar de una vida pecaminosa, y fue expulsado del reino. Posteriormente, Dagoberto le suplicó que regresara, le pidió perdón por el mal hecho y le pidió que fuera tutor del heredero al trono. El peligro de vivir en la corte llevó al santo a rechazar el honor. Su siguiente apostolado fue entre los eslavos del Danubio, pero no tuvo éxito, y lo encontramos entonces en Roma, informando al Papa de los resultados obtenidos. Al regresar a Francia, se dice que calmó una tormenta en el mar.

Fue nombrado obispo de Maastricht hacia el año 649, pero al no poder reprimir los desórdenes del lugar recurrió al Papa Martín I para recibir instrucciones. La respuesta trazó su plan de acción respecto a los clérigos rebeldes, y también contenía información sobre la herejía monotelita, que entonces estaba desolando a Oriente. También se le encomendó a Amando convocar concilios en Neustria y Austrasia para que se leyera a los obispos de la Galia los decretos que habían sido aprobados en Roma, quienes a su vez le encargaron llevar las actas de sus concilios al Soberano Pontífice. Aprovechó esta ocasión para obtener su liberación del obispado de Maastricht y reanudar su trabajo como misionero. Fue en esta época que entabló relaciones con la familia de Pipino de Landen, y ayudó a Santa Gertrudis y a Santa Ita a establecer su famoso monasterio en Nivelles.

Treinta años antes había ido al País Vasco a predicar, pero había tenido poco éxito. Ahora los habitantes le pidieron que regresara, y aunque tenía setenta años, emprendió la obra de evangelizarlos y parece haber desterrado la idolatría de la tierra. Al regresar de nuevo a su país, fundó varios monasterios, en una ocasión a riesgo de su vida. Bélgica ostenta especialmente con muchas de sus fundaciones. Dagoberto le hizo grandes concesiones para sus diversos establecimientos. Murió en su monasterio de Elnon, a los noventa años. Su fiesta se celebra el 6 de febrero.


Fuente: Campbell, Thomas. "St. Amandus." The Catholic Encyclopedia. Vol. 1, pág. 380. New York: Robert Appleton Company, 1907. 31 oct. 2020 <http://www.newadvent.org/cathen/01380b.htm>.

Traducido por Luz María Hernández Medina