Herramientas personales
En la EC encontrarás artículos autorizados
sobre la fe católica
Sábado, 2 de julio de 2022

James Atkinson

De Enciclopedia Católica

Revisión de 14:34 17 dic 2021 por Luz María Hernández Medina (Discusión | contribuciones) (Luz María Hernández Medina movió la página Atkinson, James a James Atkinson)

(dif) ← Revisión anterior | Revisión actual (dif) | Revisión siguiente → (dif)
Saltar a: navegación, buscar

James Atkinson: Confesor católico inglés; fue torturado hasta la muerte en la prisión Bridewell en 1595. Su patética y romántica historia no nos dice nada sobre su vida temprana, pero él se encontraba en la prisión Bridewell, una de las peores de Londres y fue enviado a Topcliffe, el notorio cazador de sacerdotes. Este trató de arrancarle, mediante tortura, evidencia sobre la cual poder acusar a su maestro, el señor Robert Barnes, que entonces ocupaba la Casa Mapledurham, de haber hospedado a sacerdotes y en particular al futuro mártir, John Buckley, O.S.F. Cediendo al tormento, Atkinson acusó a su maestro de haberlo hecho, pero poco después se arrepintió y se perdió en la desesperación, sabiendo por un lado que Topcliffe lo torturaría de nuevo, quizás hasta la muerte, y por el otro temiendo que ningún sacerdote pudiera posiblemente venir a confesarlo y absolverlo antes de su conflicto.

Sin embargo, sin que él lo supiera, en la misma prisión se encontraba un padre jesuita, el padre William Bawden (o Baldwin), un hombre que luego ocupó puestos importantes en su orden. Había sido arrestado bajo sospecha mientras estaba a bordo, y había asumido el papel de un comerciante italiano que no conocía el idioma inglés, y con tal éxito que estuvo a punto de ser cambiado por un oficial inglés que había sido capturado por los españoles a bordo del Dainty. La desesperación de Atkinson puso al padre Baldwin en un dilema. Era evidente que, en el mejor de los casos, era un debilucho, tal vez un traidor disfrazado. Hablar con alguien así en inglés, y mucho más reconocerle que era sacerdote, sería poner en peligro su vida. Así que trató de consolarlo, al principio a través de un compañero de prisión que sabía latín, y finalmente se ofreció a traerle un sacerdote.

La alegría del pobre sufriente fue tan grande que el misionero se aventuró a arrastrarse hasta su lecho esa noche y decirle que era sacerdote. Entonces Atkinson se contuvo, ya sea por sospecha o porque, como dijo, no estaba preparado. Los temores del padre Baldwin resurgieron, pero a la noche siguiente el penitente hizo su confesión con evidente contrición. Pronto fue torturado de nuevo y murió bajo el tormento o poco después. Se ha propuesto la causa de Atkinson para la beatificación, pero la evidencia de su perseverancia final, aunque muy necesaria, es naturalmente difícil de encontrar.

Vea también el artículo CONFESORES Y MÁRTIRES INGLESES.


Bibliografía: CHALLONER, Missionary Priests (1864), II, 189; DODD Church History (TIERNEY ed.), III, ap. 204; FOLEY, Records S. J., III, 503; RECORD OFFICE, Treasurer of the Chamber's accounts for 1594, rollo 196b.

Fuente: Pollen, John Hungerford. "James Atkinson." The Catholic Encyclopedia. Vol. 2, pág. 50. New York: Robert Appleton Company, 1907. 17 dic. 2021 <http://www.newadvent.org/cathen/02050b.htm>.

Traducido por Luz María Hernández Medina