Herramientas personales
En la EC encontrarás artículos autorizados
sobre la fe católica
Viernes, 27 de noviembre de 2020

Hugo de Flavigny

De Enciclopedia Católica

Saltar a: navegación, buscar

Hugo de Flavigny fue un monje benedictino e historiador; nació alrededor de 1064, probablemente en Verdún (Lorena); murió antes de mediados del siglo XII. Pertenecía a una familia prominente y recibió su educación en el monasterio de St-Vannes en Verdún, donde luego tomó el hábito de un novicio benedictino.

Dado que el obispo Dietrich de Verdún era partidario del emperador y su antipapa, Clemente III, el abad de St-Vannes, que apoyaba al Papa, se vio obligado a abandonar su monasterio. Se fue a la abadía de St-Bénigne en Dijon, donde fue seguido por casi todos sus monjes, incluido Hugo. Allí Hugo hizo sus votos ante el abad Jarento, un firme partidario del partido eclesiástico y un entusiasta amigo personal de Gregorio VII. El abad Jarento pronto depositó en Hugo toda su confianza; el arzobispo Hugo de Lyon también fue muy amigable con el joven monje y a menudo solicitaba sus servicios.

En 1096, a pesar de su juventud, Hugo fue elegido abad de Flavigny, pero pronto se vio envuelto en disputas, no solo con el obispo de Autun, en cuya diócesis estaba, sino también con sus propios monjes, que querían hacer uso de todos los medios, incluso deshonestos, a favor del Papa. Debido a estas diferencias se vio obligado a huir en dos ocasiones y finalmente a abdicar, aunque el concilio de Valencia (en 1100) ordenó su reinstalación. Estas amargas experiencias provocaron gradualmente un cambio completo en su visión político-religiosa sobre la cuestión de las investiduras. De un campeón celoso y abnegado, se convirtió en un adversario decidido de los reclamos papales, e incluso llegó tan lejos en su oposición que aceptó de manos de Ricardo, obispo de Verdún, un seguidor del emperador, la dignidad de abad de Verdún, luego de que el abad Laurencio, seguidor del Papa, hubo sido ilegalmente depuesto. Pero solo logró mantener esta posición desde 1111 hasta 1114, después de lo cual parece haber vivido en estricta reclusión en Verdún como un simple monje.

Ya en su estadía en Dijon, probablemente a instancias del abad Jarento y del arzobispo Hugo, había comenzado una crónica de la historia del mundo desde el nacimiento de Cristo hasta su propia época (Chronicon Virdunense seu Flaviniacense). Este existe en dos libros: el primero, que se extiende hasta el año 1002 es poco más que una compilación planificada con poca exactitud, y su importancia se debe totalmente a los fragmentos de obras más antiguas perdidas que contiene; el segundo cubre desde el año 1002 hasta 1112 y es valioso especialmente por la historia de Lorena, y también por la historia eclesiástica de Francia. Con amplia erudición, reunió una gran cantidad de materiales y, cuando sus hechos se volvieron demasiado difíciles de manejar, abandonó la forma analística por una narrativa completa y detallada. De esta manera publicó en relieve la "Acta Gregorii VII"; "Series Abbatum Flaviniacensium"; "Vita beati Richardi, abbatis S. Vitori" y "Vita S. Magdalvei". Su relato sobre la elección de Víctor III es una obra maestra pera su período. Sin embargo, en general, no se puede decir que controla sus materiales. Sin intentar ningún arreglo, cita documentos originales, sus propias experiencias o el testimonio de otros, a cuyos relatos a menudo da más crédito del que merecen. Se ofrece una edición completa de la Crónica en "Mon. Germ. Hist .: Script.", VIII, 288-502, y en Migne, P.L., CLIV, 21-404.


Bibliografía: GRIGNARD, L'abbaye de Flavigny, ses historiens et ses histoires (Autun, 1886); WATTENBACH, Deutschlands Geschichtsquellen, II (1894), 134-136.

Fuente: Schlager, Patricius. "Hugh of Flavigny." The Catholic Encyclopedia. Vol. 7, pág. 519. New York: Robert Appleton Company, 1910. 25 agosto 2020 <http://www.newadvent.org/cathen/07519a.htm>.

Traducido por Luz María Hernández Medina