Herramientas personales
En la EC encontrarás artículos autorizados
sobre la fe católica
Martes, 17 de octubre de 2017

Teodosio I

De Enciclopedia Católica

Saltar a: navegación, buscar

Emperador romano (también conocido como Flavio Teodosio), nació en España cerca del año 346; murió en Milán el 17 de enero de 395. Teododio es uno de los soberanos que por consentimiento universal se puede llamar Grande. Sofocó los últimos vestigios del paganismo, puso fin a la herejía arriana en el imperio, pacificó a los godos, dejó un ejemplo famoso de penitencia por un crimen, y reinó como un emperador católico justo y poderoso. Su padre, el Comes Teodosio, fue un general distinguido; ambos él y su madre Termancia eran católicos en el tiempo cuando el arrianismo estaba en su cúspide. Teodosio Hijo se distinguió en el ejército, fue nombrado Edux de Moesia, derrotó a los sarmacianos (Amiano Marcelino, XXIX, 6); entonces, cuando surgió una intriga sobre la desgracia y ejecución de su padre (376) se retiró a su propiedad en España. Pero su reputación no fue olvidada.

Después de la muerte de Flavio Valente (378), el emperador Graciano (375-383) sacó a Teodosio de su vida privada y lo nombró su vice-emperador (Augusto) para Oriente (19 de enero de 379). Ya él estaba casado con Aelia Flacila, con quien tenía dos hijos, Arcadio y Honorio (sus futuros sucesores), y una hija, Pulqueria. Como Augusto, realizó la guerra gótica vigorosa y exitosamente. Durante el año 380 pudo concluir una victoriosa paz con los godos; el 24 de noviembre celebró su triunfo en Constantinopla. Mientras tanto también había reprimido a los vándalos y a los hunos. Temprano en el mismo año una severa enfermedad en Tesalónica lo hizo procurar el bautismo, y fue bautizado por el obispo católico de dicha ciudad, Ascolio. Sócrates (Hist. de la Iglesia, V.6) dice que ya que Teodosio “era un cristiano por sus padres y profesaba la fe del Homoousion”, primero se aseguró de que el obispo no fuese arriano (cf. Sozomeno, Historia de la Iglesia VII.4). Una gran parte de la actividad del emperador se concentró ahora en establecer la fe católica y reprimir el arrianismo. En 380 él y Graciano publicaron el famoso edicto de que todos sus súbditos debían profesar la fe de los obispos de Roma y Alejandría (Cod. Theod., XVI, 1, 2; Sozomeno, VII, 4). Los conventículos de los herejes no debían ser llamados iglesias.

Tan pronto llegó a Constantinopla Teodosio comenzó a expulsar a los arrianos, quienes dominaban hasta ese entonces. Demófilo, obispo arriano, dejó la ciudad (Sócrates, V.7; Sozomeno VII.5), y San Gregorio Nacianceno se hizo cargo de la administración de la diócesis. En enero de 381 el prefecto recibió órdenes de cerrar todas las capillas arrianas en la ciudad y de expulsar a todos sus servidores. Las mismas severas medidas fueron tomadas a través de todos los dominios de Teodosio, no sólo contra los arrianos, sino también en el caso de los maniqueos y todos los demás herejes. Sin embargo Sozomeno dice que “las leyes del emperador conllevaban castigos severos, pero que él no los realizaba, pues él no deseaba castigar, sino sólo asustar a sus súbditos, para que pensaran que él hacía cosas divinas, y él elogiaba a aquéllos que se convertían voluntariamente.” (Hist. Igl. VII.12). En 381 se realizó el Segundo Concilio General en Constantinopla bajo sus auspicios (Sócrates, Hist Ig. V.8; Sozomeno, Hist Ig. VII.7). En 383 intentó efectuar una conferencia en su capital entre católicos y arrianos con vista a la reconciliación, pero no obtuvo ningún resultado (Socr. V.10; Soz., Hist Igl. VII.12).

Ese mismo año Graciano fue asesinado en Lyons (25 de agosto) y Clemente Máximo usurpó el título imperial en Occidente (383-388). Teodosio reconoció al usurpador con la condición de que permitiera al hermano de Graciano, Valentiniano II, reinar en Italia. En 387 Máximo violó el acuerdo y expulsó a Valentiniano, quién corrió donde Teodosio. Teodosio lo devolvió junto con el ejército, y derrotó y ejecutó a Máximo en Aquilea. Valentiniano II ahora reinó en Occidente hasta el año 392. Fue también en ese año 387 que Teodosio mostró tal tolerancia en el asunto de las estatuas en Antioquía (vea San Juan Crisóstomo).

Durante todo su reinado Teodosio tomó medidas severas contra los remanentes del paganismo. En 388 envió un prefecto alrededor de Egipto, Siria y Asia Menor con el propósito de destruir los templos y disolver las asociaciones; fue entonces que fue destruido el Serapeo en Alejandría (Socr., V.16). Libanio escribió una “Lamentación” sobre la destrucción de los santuarios de los dioses (peri ton leron, ed. R. Foerster, Bibl. Script. Gr. et Rom. Teubner). En 391 Teodosio se negó a permitir que fuera restaurado el Altar de la Victoria en el Senado Romano (cf. Gibbon, "Ascenso y Caída", XXVIII). Los sacrificios paganos, los agüeros y brujería serían castigados como loesa majestas (Cod. Theod., XVI, X, 10-12). En resumen, sus leyes pusieron fin al antiguo culto, al menos en cuanto al uso público y abierto se refiere. Uno de sus últimos actos fue una apelación desesperada a la espada, lo cual ofrece de nuevo la situación dramática de un campo de batalla sobre el cual la religión de Europa parecía depender. Argobasto, el tutor franco de Valentiniano II, causó la muerte de su pupilo al menos indirectamente (Hodgkin, "Italia y sus Invasores”, I, 590) y puso al retórico Eugenio en su lugar (15 de mayo de 392). Teodosio Se apresuró a Italia para vengar este crimen. Eugenio, aunque era cristiano nominalmente, trató de unificar los restos del paganismo en su defensa. Estableció altares paganos de nuevo (incluyendo el de la Victoria en Roma), sus soldados marcharon bajo el estandarte de Hércules Invicto. Pero cerca de Aquilea, el 6 de septiembre de 394, el Labarum cristiano triunfó sobre la bandera de los antiguos dioses; Teodosio entró a Roma como el único amo del ahora finalmente imperio cristiano. Leyes posteriores reforzaron la observancia del domingo y la incapacidad de los paganos, judíos y herejes. Durante la mayor parte de su reinado Teodosio estuvo en íntima relación con San Ambrosio. Uno de los incidentes más memorables de la historia eclesiástica es la historia del peor crimen del emperador: la masacre de por lo menos siete mil ciudadanos de Tesalónica en venganza por un tumulto (abril de 390), la negativa de San Ambrosio en permitirle entrar a la Iglesia y de su aceptación de ocho meses de penitencia.

Tras la muerte de su primera esposa, Teodosio se casó con Gala (hija de Valentiniano I), y con ella tuvo una hija, Gala Placidia, madre de Valentiniano III. San Ambrosio predicó el discurso fúnebre ("De obitu Theodosii", P.L., XVI, 1385). Sus dos hijos, Arcadio y Honorio, ya habían sido proclamados Augustos durante su vida. Arcadio se convirtió en emperador de la mitad oriental y Honorio de la occidental. El mundo romano nunca más se volvió a unificar. Teodosio sobresale como el destructor de la herejía y el paganismo, como el último soberano del imperio indiviso. Una moneda que lo representa sosteniendo el Labarum con la inscripción, Restitutor Reipublicae, expresa perfectamente el título con que se ha de recordar.


Fuente: Fortescue, Adrian. "Theodosius I." The Catholic Encyclopedia. Vol. 14. New York: Robert Appleton Company, 1912. <http://www.newadvent.org/cathen/14577d.htm>.

Traducido por Luz María Hernández Medina