Herramientas personales
En la EC encontrarás artículos autorizados
sobre la fe católica
Martes, 17 de octubre de 2017

Tesalónica

De Enciclopedia Católica

Saltar a: navegación, buscar

ESTE ARTÍCULO FUE ESCRITO EN 1912 Y ESTÁ EN PROCESO DE SER ACTUALIZADO.

Tesalónica (SALONIKI), metrópoli titular en Macedonia. Al principio fue una aldea llamada Alia, situada no muy lejos de Axius, el Vardar moderno; posteriormente tomó el nombre de Terma, por los manantiales termales al este y al sur de ella. El golfo donde se encontraba se llamaba entonces el Golfo Termaico. Después de haber resguardado la flota del rey Jerjes y haber pertenecido a los atenienses durante la Guerra del Peloponeso, Terma pasó a los reyes de Macedonia tras la muerte de Alejandro. Casandro, hijo de Antípatro, tras haber ampliado el pueblo y transportado hasta allí a los habitantes de los pueblos vecinos, lo llamó Tesalónica, en honor de su esposa. A partir de entonces la ciudad creció constantemente en importancia. Sitiada sin éxito por Emilio Paulo, sólo abrió sus puertas después de la victoria de Pidna que hizo a los romanos amos de Macedonia (168 a.C.). El reino se dividió en cuatro distritos, cada uno de los cuales tenía su capital y su conventus; Tesalónica era la capital del segundo distrito. En el año 146 a.C. Macedonia se hizo una sola provincia con Tesalónica como capital. Este fue el acuerdo hasta el siglo III y IV de nuestra era, cuando se formaron de nuevo cuatro provincias. El procónsul tenía su residencia en Tesalónica, como lo hizo más tarde el prefecto del Ilírico Oriental, que fue el primero en residir en Sirmio. Durante la primera guerra civil, Tesalónica fue la sede principal de Pompeyo y los senadores romanos; durante la segunda apoyó a Antonio y Octavio contra los triunviros. Después de la batalla de Filipos recibió de ellos el título de ciudad libre y otras ventajas, y se le permitió administrar sus propios asuntos y obedecer a magistrados llamados politarcas.

Tesalónica recibió el título de colonia bajo el emperador Valeriano. Teodosio el Grande castigó la rebelión de sus habitantes (390) mediante una masacre general en la que murieron 7,000 personas. En 479 los godos atacaron la ciudad. Entre 675 y 681 los eslavos sitiaron cuatro veces sin éxito a Tesalónica. El 31 de julio de 904, un corsario musulmán, León de Trípoli, llegó inesperadamente con su flota y atacó la ciudad; luego el segundo en el imperio la capturó y la saqueó y se llevó una gran cantidad de prisioneros. Un sacerdote de Tesalónica, Juan Cameniates, quien fue testigo ocular, escribió un relato dramático sobre el asunto (Schlumberger, "Nicéforo Focas", París, 1890, 35 ss.). En 1083 Alejo I Comneno le encargó a Eutimio, patriarca griego de Jerusalén negociar la paz en Tesalónica con Tancredo de Sicilia, que había conquistado una parte del Epiro y Macedonia y amenazó con tomar posesión del resto. En agosto de 1185, Guillaume d'Hauterive, rey de Sicilia, sitió a Tesalónica por mar con una flota de 200 barcos y por tierra con un ejército de 80,000 hombres; capturó la ciudad y castigó con la muerte a toda la resistencia de los griegos. Al año siguiente la ciudad fue recuperada por los bizantinos; el metropolitano Eustatio escribió un relato de la campaña en una homilía, que fue leída durante la Cuaresma de 1186. En 1204, después que los latinos habían ocupado a Constantinopla y una parte del Imperio Bizantino, Bonifacio, marqués de Monferrato, se proclamó rey de Tesalónica, con su reino latino dependiente del imperio latino de Bizancio. Lo defendió contra los búlgaros, cuyo zar, el terrible Calojan, fue asesinado bajo las murallas de Tesalónica en 1207, y contra los griegos de Epiro. En 1222 este último puso fin al reino franco, tomó posesión de Tesalónica y creó un imperio independiente, el rival del de Nicea, con Teodoro Comneno como primer soberano. Fue derrotado en 1230 en Klokotinitza por el zar búlgaro, Assen II, y la mayor parte de su imperio pasó a manos de los búlgaros. Tesalónica con las demás ciudades fueron dadas al hermano de Teodoro, el emperador Manuel.

En 1242, después de una exitosa campaña contra el emperador de Tesalónica, Juan Vatatzes, emperador de Nicea, forzó a Juan Angelo a tomar sólo el título de déspota y a declararse su vasallo. Después de la expedición de Vatatzes en 1246, Tesalónica perdió su independencia y fue anexada al Imperio de Nicea, que en 1261 fue de nuevo trasladado a Constantinopla. Incapaces de defenderla de los turcos, en 1423 los griegos vendieron Tesalónica a los venecianos, y la ciudad fue capturada el 28 de marzo de 1430, por el sultán Murad e incorporada definitivamente al Imperio Otomano. Fue el escenario de crueldades inauditas por parte de los turcos. Con el fin de debilitar el elemento griego, tan poderoso en la ciudad y en esa parte de Macedonia, la Sublime Puerta ofreció un refugio a finales del siglo XVI para los judíos expulsados de [[[España]] por Felipe II. Para 1912 sumaban 80,000 de los 120,000 habitantes; el resto de la población consistía de turcos, griegos, búlgaros, armenios y casi 3,000 católicos. La parroquia era dirigida por los lazaristas, las escuelas, por los Hermanos Cristianos. Tesalónica, que es la capital de un vilayet, creció constantemente en importancia, debido a su situación y a su comercio, así como al papel que jugó en las dos revoluciones militares de 1908 y 1909, las cuales modificaron el régimen autoritario del Imperio turco.

El establecimiento del cristianismo en Tesalónica parece datar del primer viaje de San Pablo a la ciudad (vea Epístolas a los Tesalonicenses). Secundo y Aristarco, compañeros de San Pablo, eran nativos de Tesalónica (Hch. 20,4); Demas, que abandonó al Apóstol para ir allá, parece también haber nacido allí (2 Tim. 4,9.). Según Orígenes, quien repite una antigua tradición ("Commen in Ep. Ad Rom.", en PG, XIV, 1289), Gayo fue el primer obispo de Tesalónica. En el Nuevo Testamento se menciona a cuatro personas con este nombre, pero el Gayo de Orígenes sería oriundo de Corinto (1 Cor. 1,14). Melitón de Sardes relata que Antonino Pío escribió a los tesalonicenses que no toleraran en su ciudad el tumulto contra los cristianos (Eusebio, "Hist. Eccl.", IV,26). Alejandro asistió al Concilio de Nicea en el año 325, a Tiro en el 335, y a la consagración del Santo Sepulcro en el mismo año. A finales del mismo siglo Acolio bautizó a Teodosio el Grande. Le Quien ha compilado una lista de 74 titulares griegos de esta ciudad, algunos de los cuales no pertenecen a ella. Padre Petit continuó su tarea y le da un relato biográfico de más de 130. Los más famosos fueron:

  • Rufo, quien en el siglo V actuó siempre como intermediario entre el papado y las Iglesias Orientales; ¨
  • Eusebio, el corresponsal de San Gregorio el Grande y autor de una obra en diez libros contra los monofisitas;
  • Juan, que a principios del siglo VII, compiló el primer libro sobre los milagros de San Demetrio;
  • San José, hermano de San Teodoro el Estudita, y la víctima en 832 de las [persecuciones]] iconoclastas;
  • León el Filósofo, profesor de la Magnaura, el maestro de Focio y de todas las celebridades literarias de la época;
  • Michael Chumnos, el autor de varios tratados canónicos en el siglo XII;
  • Basilio de Ácrida, que tomó parte en las discusiones teológicas con los enviados del Papa o del emperador de Occidente;
  • Eustaquio, el famoso escoliasta de Homero;
  • Gregorio Palamas, el defensor de las teorías [[hesicasmo|hesicastas] y el enemigo acérrimo de los católicos en el siglo XIV, que sigue siendo considerado como uno de los grandes doctores de la Iglesia cismática;
  • Isidoro Glabas;
  • Simeón, liturgista y canonista, murió en 1429, un año antes que los turcos tomaran la ciudad.

Cuando en 379 Graciano cedió al Ilírico Oriental, que comprende las dos diócesis civiles de Dacia y Macedonia, al Imperio de Oriente, el Papa San Dámaso I nombró al obispo de Tesalónica su vicario apostólico a fin de conservar su jurisdicción sobre esas provincias distantes. En esta capacidad el obispo presidía los concilios locales de las distintas provincias, juzgaba y resolvía dificultades, salvo en asuntos más graves, en los que la decisión estaba reservada al Papa. También confirmaba la elección de los metropolitanos y obispos simples y concedía autorización para proceder a la ordenación. Por último, ocupaba un lugar privilegiado en los concilios ecuménicos y firmaba sus decisiones inmediatamente después de los patriarcas. De este modo disfrutaba de las prerrogativas de un patriarca, incluso llevaba el título, pero estaba sujeta al patriarca de Roma. El obispo de Constantinopla buscó modificar esta organización induciendo a Teodosio II a aprobar una ley (14 de julio de 421) que unía a todos los obispados de Iliria a la Iglesia bizantina, y mandando a introducir esta ley en el Código (439); pero los Papas protestaron contra esta injusticia e impidieron la aplicación de la ley. Hasta 535 el Vicario Apostólico de Tesalónica ejerció jurisdicción sobre todas las provincias de Iliria Oriental, pero después de Novel XI de Justiniano I se dividió la autoridad entre él y el nuevo arzobispo de Justiniana Prima. Este último, también nombrado vicario apostólico del Papa, dirigió las siete provincias del norte, mientras que el obispo de Tesalónica continuó ocupando las otros seis: Macedonia Prima, Tesalia, Acaya, Creta, Nova y Veto Epiro. Los asuntos permanecieron así hasta 732, cuando el emperador León el Isaurian, después de que el Papa lo excomulgó, conectó a todos los obispados de Illyria con el patriarcado de Constantinopla. A partir de entonces, a pesar de las protestas de Roma, Tesalónica fue dependiente de la Iglesia de Bizancio.

Después del establecimiento del reino latino de Tesalónica en 1205, Inocencio III nombró (10 de diciembre de 1206) a Nivelo de Cherisy, obispo de Soissons, que había tomado parte activa en la Cuarta Cruzada, como primer arzobispo latino de la ciudad. Murió al año siguiente; sus sucesores fueron al principio residenciales y titular después (vea lista en Le Quien, "Oriens Christ.", III, 1089-96; Eubel, "Hierarchia catholica medii nevi", I, 510; II, 275). Por una carta de Inocencio III escrita en 1212 nos enteramos de que Tesalónica tenía entonces once sufragáneos. Aparte de los santos obispos mencionados arriba, Tesalónica tuvo otros santos: Agape, Irene y Quionia, martirizados bajo Diocleciano; Agotópodo, diácono, y Teódulo, rector, martirizados bajo Diocleciano; Anysia, martirizada bajo Maximiano; Demetrio, mártir, el protector de la ciudad, de cuya tumba fluía un aceite que obraba milagros, y cuya magnífica basílica ha sido convertida en una mezquita; David, solitario (siglo VI); Teeodora, murió en 892; etc. El vicariato apostólico de Macedonia, para los búlgaros, cuyo titular residía en Tesalónica, fue establecido en 1883. Para 1912 contaba con más de 6,000 católicos, 26 estaciones residenciales, 33 sacerdotes seculares, la mayoría de ellos casados, 10 sacerdotes lazaristas, 21 iglesias y capillas, 27 escuelas primarias para niños y niñas con 1,110 alumnos. El seminario, dirigido por los lazaristas, se encontraba en Zeitenlik, cerca de Tesalónica. Las Hermanas de la Caridad y las Hermanas Eucaristinas búlgaras también tenían escuelas y orfanatos.


Bibliografía: LE QUIEN, Oriens christ., II, 27-66; TAFEL, De Thessalonica eiusque agro (Berlín, 1839); BELLEY, Observations sur l'histoire et sur les monuments de la ville de Thessalonique in Histoire de l'Academie des Inscriptions, XXXVIII (París), 125 ss.; VIGOUROUX, Le Nouveau Testament et les decouvertes archeologiques modernes (París, 1890), 215-38; SPATA, I Siciliani in Salonico nell'anno MCLXXXV (Palermo, 1892); PETIT, Les eveques de Thessalonique in Echos d'Orient, IV, V, VI y VIII; DUCHESNE, L'Illyricum ecclesiastique in Byzantinische Zeitschrift, I, 531-50; VAILHE, Annexion d'Illyricum au patriarcat aecumenique in Echos d'Orient, XIV, 29-36; Missiones catholicae (Roma, 1907), 798; CHEYNE, Encyclopaedia biblica, s.v.

Fuente: Vailhé, Siméon. "Thessalonica." The Catholic Encyclopedia. Vol. 14. New York: Robert Appleton Company, 1912. 30 Nov. 2012 <http://www.newadvent.org/cathen/14633a.htm>.

Traducido por Luz María Hernández Medina