Herramientas personales
En la EC encontrarás artículos autorizados
sobre la fe católica
Martes, 27 de junio de 2017

Miércoles de Ceniza

De Enciclopedia Católica

Saltar a: navegación, buscar
Los sacerdotes reciben la ceniza en la cabeza
El pueblo fiel la recibe en la frente
El hombre recuerda que es polvo y que en polvo se ha de convertir
El miércoles después del domingo de quincuagésima, que es el primer día del ayuno de Cuaresma.

El nombre dies cinerum (día de cenizas) que lleva en el Misal Romano aparece en las primeras copias existentes del Sacramentario Gregoriano y probablemente data de por lo menos el siglo VIII. En este día, según la costumbre antigua, se exhorta a todos los fieles a acercarse al altar antes del comienzo de la Misa, y allí el sacerdote sumerge su dedo pulgar en cenizas previamente bendecidas y marca en la frente---o en el caso de los clérigos, encima del lugar de la tonsura---de cada uno la Señal de la Cruz, y dice las palabras: "Recuerda, hombre, que del polvo vienes y al polvo volverás”. (N. del T.: Actualmente se dice también “Conviértete y cree en el Evangelio.”). Las cenizas usadas en esta ceremonia se hacen quemando los restos de las palmas bendecidas el Domingo de Ramos del año anterior, las cuales se rocían con agua bendita y luego sahumadas con incienso. En la bendición de las cenizas se usan cuatro antiguas plegarias. El propio celebrante, sea obispo o cardenal, recibe, ya sea de pie o sentado, las cenizas de algún otro sacerdote, generalmente del de mayor dignidad entre los presentes. En épocas antiguas el rito de la distribución de las cenizas era seguido por una procesión penitencial, pero esto no está prescrito actualmente.

No cabe duda que la costumbre de distribuir las cenizas a todos los fieles surgió de una imitación devota de la práctica observada en el caso de los penitentes públicos. Pero esta práctica devota, la recepción de un sacramental que está lleno de simbolismo de penitencia (cf. el cor contritum quasi cinis del "Dies Irae"), es de una fecha anterior a la supuesta previamente. Se menciona como de observancia general tanto para clérigos como para fieles en el Sínodo de Beneventum, 1901 (Mansi, XX, 739), pero cerca de cien años antes que esto el autor de homilías anglosajón Aelfric asume que se aplica a toda clase de personas. Él dice:

”Leemos en ambos libros en la Antigua Ley y en la Nueva que los hombres que se arrepentían de sus pecados se cubrían a sí mismos con cenizas y vestían sus cuerpos con cilicio. Ahora hagamos este poco al comienzo de nuestra Cuaresma, que rociemos cenizas sobre nuestras cabezas para denotar que debemos arrepentirnos de nuestros pecados durante el ayuno cuaresmal.”

Y luego fortalece esta recomendación con el terrible ejemplo de un hombre que se negó a ir a Misa el Miércoles de Ceniza por las cenizas y quien a los pocos días murió accidentalmente en una cacería de jabalí (Ælfric, Vidas de Santos, ed. Skeat, I, 262-266). Es posible que la noción de penitencia que fue sugerida por el rito del Miércoles de Ceniza fuera reforzada por la exclusión figurativa de los sagrados misterios simbolizada por el colgamiento del velo cuaresmal frente al santuario. Pero para ésta y la práctica del comienzo del ayuno el Miércoles de Ceniza vea Cuaresma.


Fuente: Thurston, Herbert. "Ash Wednesday." The Catholic Encyclopedia. Vol. 1. New York: Robert Appleton Company, 1907. 18 Feb. 2012 <http://www.newadvent.org/cathen/01775b.htm>.

Traducido por Armando Llaza Corrales. rc