Herramientas personales
En la EC encontrarás artículos autorizados
sobre la fe católica
Miércoles, 18 de octubre de 2017

Tonsura

De Enciclopedia Católica

Saltar a: navegación, buscar

Tonsura (Latín tondere, "cortar el pelo") un rito sagrado instituido por la Iglesia por el cual un cristiano bautizado y confirmado es recibido en el orden clerical mediante el recorte de su pelo y la investidura con la sobrepelliz. La persona así tonsurada se convierte en partícipe de los privilegios y obligaciones comunes del estado clerical y está preparada para la recepción de órdenes. La tonsura en sí misma no es una ordenación propiamente dicha, ni una orden verdadera. Es más bien una simple adscripción de una persona al servicio divino en cosas tales como las que son comunes a todos los clérigos. Históricamente la tonsura no estaba en uso en la Iglesia primitiva durante la época de la persecución. Incluso después, San Jerónimo (in Ezech., XLIV) desaprueba el que los clérigos se afeiten sus cabezas. De hecho, entre los griegos y romanos tal costumbre era una señal de esclavitud (Vea artículo CABELLO (EN LA ANTIGÜEDAD CRISTIANA). Debido a esta misma razón los monjes adoptaron la costumbre de afeitarse la cabeza. Hacia fines del siglo V, o comienzos del VI, la costumbre pasó al clero secular.

Como un rito sagrado, la tonsura estaba originalmente unida a la primera ordenación recibida, como en la Iglesia Griega se une todavía a la orden de lector. En la Iglesia Latina comenzó como una ceremonia aparte alrededor del final del siglo VII, cuando los padres ofrecían a sus hijos jóvenes al servicio de Dios. El ordinario del candidato debe concederle la tonsura, aunque los abades mitrados pueden concederla a sus propios súbditos. No se prescribe ninguna edad especial para su recepción, pero el receptor debe haber aprendido los rudimentos de la fe y ser capaz de leer y escribir. La ceremonia puede ser realizada en cualquier tiempo o lugar.

En cuanto a la tonsura monástica, algunos escritores han distinguido tres clases: (1) la romana, o la de San Pedro, en la cual se afeita toda la cabeza excepto un círculo de pelo; (2) la oriental, o de San Pablo, en la cual se afeita toda la cabeza; (3) la celta, o de San Juan, en la que sólo se afeita una media luna de pelo al frente de la cabeza. En Bretaña, los oponentes sajones a la tonsura celta la llamaban la tonsura de Simón el Mago.

Según el Derecho Canónico, todos los clérigos están obligados a usar la tonsura bajo ciertas penas. Pero sobre este tema, Taunton dice: "En los países de habla inglesa, a partir de una costumbre surgida en los días de la persecución, y con una prescripción de más de tres siglos, el afeitado de la cabeza, la corona sacerdotal, parece haber caído en desuso con el consentimiento tácito de la Santa Sede. Ningún concilio nacional o provincial lo ha ordenado, ni siquiera cuando trata sobre la vestimenta clerical; y la Santa Sede no ha insertado la ley al corregir los decretos de aquellos concilios".


Bibliografía: TAUNTON, The Law of the Church (Londres, 1906), s.v.; GASPARRI, De sacra ordinatione, I (París, 1893); WERNZ, Jus Decretalium, II (Roma, 1899).

Fuente: Fanning, William. "Tonsure." The Catholic Encyclopedia. Vol. 14. New York: Robert Appleton Company, 1912. 22 Nov. 2016 <http://www.newadvent.org/cathen/14779a.htm>.

Traducido por Luz María Hernández Medina