Herramientas personales
En la EC encontrarás artículos autorizados
sobre la fe católica
Martes, 17 de octubre de 2017

Juramento

De Enciclopedia Católica

Saltar a: navegación, buscar

Concepto y Divisiones

Un juramento es una invocación a Dios para que testifique la verdad de una afirmación. Puede ser explícito y directo, como cuando uno jura por Dios mismo; o implícito y tácito, como cuando juramos por criaturas, ya que guardan una relación especial con el Creador y manifiestan su majestad y la verdad suprema en forma especial: por ejemplo, si uno jura por el cielo, el trono de Dios (Mt. 5,34), la Santa Cruz o los Evangelios. Los juramentos imprecatorios también son tácitos (ver más adelante). Para hacer un juramento in foro interno debe existir la intención, por lo menos implícita, de invocar el testimonio de Dios, así como una palabra o signo mediante el cual se manifieste dicha intención.

Los juramentos pueden ser:

  • (1) asertivos (o afirmativos) si llamamos a Dios para que atestigüe la declaración de un hecho pasado o presente; promisorios, si lo llamamos para atestiguar una decisión mediante la cual nos obligamos a realizar algo (un voto hecho ante Él, un pacto con nuestro prójimo, o un voto hecho a Dios en favor de un tercero). Todo juramento promisorio incluye necesariamente un juramento asertivo (ver más adelante). A un juramento promisorio acompañado de una amenaza contra un tercero se le llama conminatorio.
  • (2) sencillo, si consiste en una mera invocación al testimonio divino; imprecatorio (o execrativo) como en la frase hecha "y que Dios me ayude" si al mismo tiempo invocamos a Dios como juez y vengador de perjurio, ofreciendo a Él nuestras propiedades y especialmente nuestra vida y salvación eterna, o la de nuestros amigos, como garantía de nuestra sinceridad. Así la expresión "por mi alma", frecuentemente utilizada sin intención de jurar, puede ser un juramento sencillo ---pues el alma es de manera especial la imagen de Dios---, o execrativo, si pedimos que caiga sobre nuestra alma un castigo divino, ya sea temporal o eterno, en caso de que nos falte sinceridad.
  • (3) Privado, si se hace entre individuos privados; público, si lo exige alguna autoridad pública. Los juramentos públicos se dividen en: (a) doctrinales, mediante los cuales uno declara aceptar cierta doctrina, o promete ser fiel, enseñar y defender cierta doctrina en el futuro; (b) políticos, los que tienen como objetivo el ejercicio de alguna autoridad, o sumisión a dicha autoridad o ley; (c) judiciales, los que toman las diferentes partes al procesado o a los testigos en los tribunales.

Legalidad y condiciones

Un juramento es un acto de virtud lícito bajo ciertas condiciones. En efecto, es un homenaje de la criatura a la sabiduría y omnipotencia de su Creador; por lo tanto, es un acto de virtud religiosa. Además, es una forma excelente de dar seguridad a los hombres en sus relaciones. Está justificado en el Antiguo Testamento; desde la época apostólica hasta el presente, los fieles y la Iglesia han empleado juramentos; y el derecho canónico y los decretos doctrinales han afirmado su legalidad.

Con frecuencia se hace mal uso de los juramentos, y el hábito de jurar puede conducir fácilmente a abusos e incluso al perjurio. Al aconsejar a los hombres "no jurar nunca" (Mt. 5,34) Cristo quiso decir, como explican los Padres de la Iglesia y otros escritores eclesiásticos, que fueran sinceros a tal punto que los demás pudieran creerles sin necesidad de jurar para confirmar sus palabras. No prohibió el uso de juramentos bajo condiciones adecuadas, cuando sean necesarios para garantizar a otros nuestra sinceridad. Dichas condiciones son (Jer. 4,2):

  • (1) buen juicio o consideración cuidadosa y reverente sobre la necesidad y utilidad del juramento, porque sería una falta de respeto a Dios invocarlo como testigo en cuestiones triviales. Por otro lado, jurar sin una buena razón, es decir, usar descuidadamente el nombre de Dios, es un pecado venial.
  • (2) verdad, porque nuestras afirmaciones deben conformarse a la verdad. Por consiguiente, en el caso de un juramento asertivo, nuestra afirmación debe ser veraz, y en el de un juramento promisorio debemos tener la intención de hacer lo que estamos prometiendo. Jurar en falso constituye un pecado de perjurio, siempre mortal por naturaleza: porque es un insulto a la Verdad Divina llamar a Dios como testigo de una mentira. Además, es muy probable que una acción de ese tipo dañe el bien común (ver las proposiciones condenadas por Inocencio XI, prop. XXIV);
  • (3) justicia, la cual requiere (a) en el caso de un juramento asertivo, que sea lícito hacer la afirmación que uno quiere corroborar (no observar esta condición es un pecado venial, como al jactarse de haber hecho una mala obra). Constituye un pecado grave cuando se utiliza el juramento como medio e instrumento del pecado, por lo menos de un pecado mortal, por ejemplo, hacer que una persona crea una infamia grave. (b) en el caso de un juramento promisorio, la justicia exige que uno sea capaz de asumir lícitamente la obligación de hacer lo prometido. Es pecado mortal prometer que se hará una cosa ilícita, y en la opinión de San Alfonso María de Ligorio, es pecado mortal jurar que se va a hacer algo ilícito aunque no sea grave.

Obligación originada por un juramento promisorio

En un juramento promisorio ponemos a Dios no sólo como testigo del deseo que tenemos de cumplir nuestra promesa, sino también como garantía y aval de la futura ejecución de dicha intención; porque en el momento adecuado Él nos exigirá, so pena de pecado contra la virtud religiosa, que hagamos lo que hemos prometido en su presencia. Por consiguiente, es pecado contra la religión no llevar a cabo, cuando podemos, lo que hemos prometido bajo juramento: pecado mortal, si la cuestión es grave, o pecado venial (según la opinión más común y probable) si la cuestión no es grave. Para que un juramento promisorio conlleve la obligación de cumplirlo, deben darse ciertas condiciones, destacando la intención de jurar y comprometerse, ponderación cuidadosa, licitud de la promesa y de la posibilidad de llevarla a cabo, etc. Varias son las causas que pueden dar por terminada esta obligación: causas intrínsecas, tales como un cambio notorio ocurrido después de hacer el juramento, o el cese de la causa decisiva del juramento; causas extrínsecas, tales como la anulación, dispensa, conmutación o relajamiento concedido por una autoridad competente, o el indulto, explícito o tácito, concedido por la persona en cuyo favor se emprendió la obligación o por una autoridad competente a quien el beneficiario esté sujeto.


Bibliografía: Vea obras generales sobre teología moral, especialmente: Sto. Tomás de Aquino, Sum. Theol., II-II, Q. LXXXIX, Q. XCVIII; San Alfonso Ligorio, Theol. mor., lib. IV, tract. II, cap. II; Noldin, Theol. Mor., II (7ma. ed.), nn. 243 ss.; Lehmkuhl, Theol. mor., I (2da ed.), nn. 552 ss.; Goepfert, Der Eid (Maguncia, 1883); Slater, A Manual of Moral Theology, I (Nueva York, 1909), 240 ss.

Fuente: Vander Heeren, Achille. "Oaths." The Catholic Encyclopedia. Vol. 11. New York: Robert Appleton Company, 1911. 24 Nov. 2011 <http://www.newadvent.org/cathen/11176a.htm>.

Traducido por Leonardo Molina Díaz. rc