Herramientas personales
En la EC encontrarás artículos autorizados
sobre la fe católica
Lunes, 22 de enero de 2018

Trono

De Enciclopedia Católica

Saltar a: navegación, buscar

Trono (Lat. thronus, cathedra, cedes episcopalis) es el asiento que utiliza el obispo cuando no está involucrado en el altar. Si el altar se encuentra cerca de la entrada al coro, entonces, de acuerdo al "Caeremoniale Episcoporum", el trono debe ser colocado en el vértice del ábside en el centro de los bancos de los canónigos que se unen a la derecha ya la izquierda. Sin embargo, si el altar se coloca cerca de la pared del ábside, o está sólo a una corta distancia de este muro, el trono debe ser colocado en el lado del Evangelio del coro. De acuerdo con el "Caeremoniale Episcoporum" el trono se hará in modum cathedrer et throni immobilis (en la forma de una silla inmueble o trono), como aún se ve en muchas iglesias antiguas. Por consiguiente, una silla ordinaria, que se utiliza temporalmente o sólo por el momento, no es suficiente como trono de un obispo.

Otras instrucciones son forma praealta et sublimis, es decir, la silla debe tener un respaldo alto y brazos, y debe estar levantada sobre el piso con tres escalones que conduzcan a ella. Los peldaños deben estar cubiertos por una alfombra, y el trono mismo debe tener encima una cubierta de seda del mismo color que las vestimentas del obispo, pero no de tela de oro, a menos que el obispo sea un cardenal. El trono puede ir coronado por un baldaquino sólo cuando hay un baldaquino sobre el altar, o cuando el altar está cubierto con un dosel.

Cuando está en otra diócesis, el obispo sólo puede utilizar el trono en virtud de una carta de dispensa del obispo diocesano. Si hay un cardenal presente, el obispo debe ceder el trono al cardenal y utilizar un faldistorium colocado al lado del Evangelio del altar, es decir, un faldistorio de cuatro patas con brazos. Los obispos auxiliares siempre deben usar un faldistorio. Los abades tienen derecho a un trono en sus propias iglesias, pero este trono sólo puede tener dos peldaños que conduzcan a él, y no pueden estar coronados por un baldaquino.

El tiempo no ha hecho cambios esenciales en la cathedra episcopal. En diferentes épocas, sobre todo en los siglos XII y XIII, el trono tenía la forma de un faldistorio, pero por regla general siempre mostró el tipo antiguo característico de un asiento, asegurado al sitio donde estaba colocado, con brazos y un respaldar de una cierta altura. Las modificaciones que sufrió con el transcurso del tiempo resultaron únicamente a partir de los cambios en el estilo del arte, y, por lo tanto, fueron meramente convencionales. El trono episcopal en el período pre-carolingio ya ha sido tratado en el artículo CÁTEDRA. Otros ejemplos de la misma época son el trono de Nápoles en la Iglesia de San Genaro, y el de la Iglesia de Santa Maria della Sanith; en Roma, en San Pietro in Vincoli, San Gregorio en el Celio, San Alejandro, en la Via Nomentana; en Rávena, en San Apolinar Nuovo, además de otros tronos que están en parte en asientos antiguos, especialmente asientos para el baño.

Tronos pertenecientes a la Edad Media y al siglo XII se encuentran en Canosa, Bari, en la iglesia de la gruta de Monte Gargano, en San Emerán en Ratisbona, en Santa María in Cosmedin y en San Clemente en Roma. Excelentes ejemplos de tronos del siglo XIII son aquellos en las Iglesias de San Cesario, Santos Nereo y Aquileo y San Lorenzo Extramuros, en Roma. Es sorprendente hay pocos tronos de la época medieval tardía todavía en existencia. Los tronos episcopales que están o estuvieron coronados por una estructura similar a un baldaquino son los que están en Torcello, Grado y Augsburgo. Es evidente a partir del “ Ordines” Romano de esa época que ya para el siglo VIII o IX el trono no siempre estaba en el ápice del ábside, sino que también se colocaba a la derecha del altar. Sin embargo, lo que pudo haber sido menos habitual en ese periodo se convirtió en la costumbre del siglo XII, ya que se volvió usual colocar el altar cerca de la pared del ábside, y también colocar un retablo sobre la mesa, al menos en los días de fiesta.


Fuente: Braun, Joseph. "Throne." The Catholic Encyclopedia. Vol. 14. New York: Robert Appleton Company, 1912. 6 Nov. 2015 <http://www.newadvent.org/cathen/14709a.htm>.

Traducido por Luz María Hernández Medina