Herramientas personales
En la EC encontrarás artículos autorizados
sobre la fe católica
Miércoles, 20 de marzo de 2019

Verbum Supernum Prodiens

De Enciclopedia Católica

Saltar a: navegación, buscar

Primera línea de dos himnos que celebran respectivamente la Natividad de Cristo y la Institución de la Sagrada Eucaristía. El himnólogo Daniel enfatiza la relación obvia entre la Natividad y la Eucaristía “por la que la Palabra hecha Carne habitará entre nosotros a través de los siglos”, como justificación de la forma similar de los dos himnos (Thesaurus, I, 254).

El Himno de la Natividad

En su forma no revisada, en la segunda línea decía: "A Patre olim exiens". Los correctores del Breviario, bajo Urbano VIII, la cambiaron a la forma actual del Breviario: "E Patris aeterni sinu". Se desconoce su autor, pero a veces se le atribuye a San Ambrosio o al Papa San Gregorio I (Magno). Mone supuso que era de la segunda parte del siglo V, pero aunque el Adviento puede remontarse mucho más atrás, el himno es probablemente muy posterior. Desde el siglo X ha sido el himno usual para maitines, aunque en algunos manuscritos se asigna a laudes. Originalmente el himno estaba rimado en pareados (con una excepción). La revisión de Urbano VIII no dejo estrofa alguna sin cambiar, al tratar de quitar los aspectos prosódicos no clásicos.

El Himno Eucarístico

La segunda línea: "Nec Patris linquens dexteram", la cual los revisores de Urbano VIII dejaron intacta y carece de prosodia clásica, está en ritmo acentual y rima alternativamente.

EN LATIN EN ESPAÑOL
Verbum supernum prodiens El Verbo que viene desde lo alto
Nec Patris linquens dexteram, y que no abandona la derecha del Padre,
Ad opus suum exiens que sale a (realizar) su obra,
Venit ad vitae vesperam. ha venido al atardecer de la vida.
In mortem a discipulo Quien por su discípulo a la muerte
Suis tradendus æmulis, sería entregado a sus enemigos.
Prius in vitæ ferculo Antes como comida de vida,
Se tradidit discipulis. se entregó a los discípulos.
Quibus sub bina specie A ellos, bajo doble especie
Carnem dedit et sanguinem; dio (su) carne y sangre
Ut duplicis substantiæ para que en esta doble sustancia
Totum cibaret hominem. se alimentara todo el hombre.
Se nascens dedit socium, Al nacer se entregó como compañero,
Convescens in edulium, al comer (se entregó) como alimento;
Se moriens in pretium, al morir (se entregó) cual precio;
Se regnans dat in præmium. al reinar se da como premio.
O salutaris hostia, Oh, salvadora hostia
Quæ cæli pandis ostium, que abres la puerta del cielo,
Bella premunt hostilia; Guerras implacables (nos) oprimen:
Da robur, fer auxilium. da(nos) fuerza, danos auxilio.
Uni trinoque Domino Al Señor Uno y Trino
Sit sempiterna gloria: sea gloria eterna.
Qui vitam sine termino Que una vida sin término
Nobis donet in patria. Amen. nos regale en la patria. Amén.

El himno se asigna a laudes del Corpus Christi y se atribuye comúnmente a Santo Tomás de Aquino. Algunos especialistas comparan el Oficio del Corpus con el de los breviarios cistercienses más antiguos (1484-1674), y sugieren que probablemente Santo Tomás tomó prestados (al revisarlo) siete de los responsorios de maitines y quizás el himno "Verbum Supernum". En el oficio cisterciense el himno comprende nueve estrofas divididas en dos himnos (para maitines y laudes respectivamente) mientras que ahora el himno tiene solo seis estrofas. El himno cisterciense se cantaba con la melodía del himno de Adviento "Verbum Supernum", mientras que ahora se canta el himno eucarístico con la melodía diferente de himno de la Fiesta de la Ascensión "Aeterne Rex Altissime".

“Es natural suponer que esta elección (una melodía común, como en el oficio cisterciense para ambos himnos Verbum Supernum) fuera la primitiva” (Morin).


Fuente: Henry, Hugh. "Verbum Supernum Prodiens." The Catholic Encyclopedia. Vol. 15. New York: Robert Appleton Company, 1912. <http://www.newadvent.org/cathen/15348a.htm>.