Herramientas personales
En la EC encontrarás artículos autorizados
sobre la fe católica
Miércoles, 11 de diciembre de 2019

Diferencia entre revisiones de «Fray Guglielmo Agnelli»

De Enciclopedia Católica

Saltar a: navegación, buscar
 
Línea 1: Línea 1:
Abad de Stavelot, Obispo de Colonia y Mártir, 750. Conocemos poco de la vida de este santo. Los datos básicamente han llegado de un recuento de su vida escrito por un monje de Malmedy y que fue impreso por los bolandistas, no obstante no brinda mayor seguridad en cuanto a certeza, ese documento.  
+
Fray Guglielmo Agnelli fue un escultor  y arquitecto, nació en [[Pisa]] probablemente en 1238; murió probablemente en 1313.  Fue alumno de [[Nicolás Pisano]], quien trajo el arte de la [[escultura]] a una gran perfección,  modelado en las [[ideas]] griegas y romanas, madurado por el estudio de la [[verdad]] actual, y preservando solo aquellas tradiciones  de las escuelas medievales (v. [[Edad Media]]) tempranas que parecieron [[necesarias]] para el [[arte cristiano]] en un [[tiempo]] en que el arte  era ciertamente la sirvienta de la religión.    Agnelli se unió a la [[Orden de Dominicos]] en Pisa en 1257, como un [[hermano lego]].  Pronto se involucró  en el trabajo en el [[convento]]  de la hermandad en Pisa y construyó el campanario de la [[Abadía]] de Sétimo, cerca de Florencia. 
 +
Su mejor trabajo es la serie de relieves en mármol  realizada, junto con Pisano para la famosa [[tumba]] de [[Santo Domingo]] en la iglesia de dicho santo en [[Bolonia]].   Las figuras en la urna funeral, en medio relieve, miden alrededor de dos pies de alto.  El trabajo de Fray Guglielmo  en el lado posterior de la tumba trata sobre seis leyendas dominicas, a saber:  el Beato Reginaldo aplastado por un tumulto; la Virgen sanando a un [[hombre]] enfermo y señalando el hábito de los [[Frailes Predicadores]], indicando que lo debe vestir; el mismo  hombre librado de una terrible [[tentación]]  al tomar las manos de Santo Domingo; [[Honorio III]]  teniendo su visión de Santo Domingo sosteniendo la cayente  [[Basílica]] lateranense;  Honorio examinando la regla dominica, y su solemne [[aprobación]] de la misma.  Este trabajo le proporcionó poco campo de acción  a los poderes imaginativos (v. [[imaginación]])  de Fray  Guglielmo, pero su magistral ejecución lo coloca entre los grandes artistas de su tiempo,  precedido sólo por su maestro, Nicolás Pisano.  Por otro lado, las figuras muestran algunas imperfecciones  características  de ese  período en la rigidez y falta de pulimento  en las extremidades. Están apiñadas  en límites muy estrechos.  Fray  Guglielmo y  Nicolás también  adornaron la  [[cornisa]] superior de la urna con hojas de [[acanto]] y [[aves]].  No sabemos nada más de Fra Guglielmo hasta 1293 cuando lo hayamos ocupado en la famosa [[Catedral]] de [[Orvieto]].  A pesar de que su participación en las esculturas de este edificio no está completamente establecida, se cree que la mayoría de los  [[bajorrelieves]]  son trabajo suyo. Tampoco se conoce el período de tiempo que pasó en Orvieto.  En 1304 se involucró en trabajos de escultura y arquitectura en su nativa Pisa, y fue llamado a adornar  la [[fachada]] de la [[Iglesia]] de San Michele di Borgo  con bajorrelieves históricos.    Estos trabajos, junto con su trabajo en otras partes de esa iglesia, y la construcción del [[púlpito]], le  ocuparon  los restantes nueve años de su vida.  Fray Guglielmo  fue no sólo el primero entre los escultores dominicos, pero según Marachese,  "por causa de sus muchos e importantes trabajos, se merece figurar entre los más grandiosos escultores italianos (v. [[Italia]]), aventajando por mucho a todos sus contemporáneos, excepto a Arnolfo,  a Giovanni Pisano y a su maestro.
  
Se sabría que fue de familia con recursos económicos, educado bajo la dirección del Abad Angelines de Stavelot, y que luego él mismo llegó a ocupar esa posición. No mucho más tarde, nuestro personaje fue nombrado Obispo de Colonia.  
+
MARCHESE, Lives of the Most Eminent Painters, Sculptors and Architacts of the Order of St. Dominic (tr. Dublin, 1852), I, 38-70; MORTIER, Histoire des maitres generaux de l'ordre des Freres Pricheurs (Paris, 1905), II, 46-61; BERTHIER, Le tombeau de Saint Dominique (Paris, 1895): RAZZI, Vite de' Santi e Beati Domenicani, I 296 sqq.
  
Se dice que trató de persuadir al Rey Pepín en su lecho de muerte, de que no dejara la sucesión a Carlos Martel, su hijo ilegítimo, y la muerte violenta del obispo es atribuida al príncipe que se deseaba excluir. Una carta del Papa Zacarías en 747, le indica a Agilulfus que firme al Charta Verae e Orthodoxae Professionis.  
+
Finnerty, J. (1907). Fra. Guglielmo Agnelli. In The Catholic Encyclopedia. New York: Robert Appleton Company. Retrieved from New Advent. 
 
+
Traducido al castellano por Luz María  Hernández Medina
Sus restos mortales se colocaron en la Iglesia de Nuestra Señora de Colonia, en donde tienen veneración. Su festividad se observa el 9 de julio.
+
 
+
 
+
Acta SS., 9 July; STEFFENS, Der heilige Agilolfus (Cologne, 1893).  
+
 
+
HERBERT THURSTON
+
Traducción al castellano de Giovanni E. Reyes
+

Revisión de 18:58 3 sep 2008

Fray Guglielmo Agnelli fue un escultor y arquitecto, nació en Pisa probablemente en 1238; murió probablemente en 1313. Fue alumno de Nicolás Pisano, quien trajo el arte de la escultura a una gran perfección, modelado en las ideas griegas y romanas, madurado por el estudio de la verdad actual, y preservando solo aquellas tradiciones de las escuelas medievales (v. Edad Media) tempranas que parecieron necesarias para el arte cristiano en un tiempo en que el arte era ciertamente la sirvienta de la religión. Agnelli se unió a la Orden de Dominicos en Pisa en 1257, como un hermano lego. Pronto se involucró en el trabajo en el convento de la hermandad en Pisa y construyó el campanario de la Abadía de Sétimo, cerca de Florencia. Su mejor trabajo es la serie de relieves en mármol realizada, junto con Pisano para la famosa tumba de Santo Domingo en la iglesia de dicho santo en Bolonia. Las figuras en la urna funeral, en medio relieve, miden alrededor de dos pies de alto. El trabajo de Fray Guglielmo en el lado posterior de la tumba trata sobre seis leyendas dominicas, a saber: el Beato Reginaldo aplastado por un tumulto; la Virgen sanando a un hombre enfermo y señalando el hábito de los Frailes Predicadores, indicando que lo debe vestir; el mismo hombre librado de una terrible tentación al tomar las manos de Santo Domingo; Honorio III teniendo su visión de Santo Domingo sosteniendo la cayente Basílica lateranense; Honorio examinando la regla dominica, y su solemne aprobación de la misma. Este trabajo le proporcionó poco campo de acción a los poderes imaginativos (v. imaginación) de Fray Guglielmo, pero su magistral ejecución lo coloca entre los grandes artistas de su tiempo, precedido sólo por su maestro, Nicolás Pisano. Por otro lado, las figuras muestran algunas imperfecciones características de ese período en la rigidez y falta de pulimento en las extremidades. Están apiñadas en límites muy estrechos. Fray Guglielmo y Nicolás también adornaron la cornisa superior de la urna con hojas de acanto y aves. No sabemos nada más de Fra Guglielmo hasta 1293 cuando lo hayamos ocupado en la famosa Catedral de Orvieto. A pesar de que su participación en las esculturas de este edificio no está completamente establecida, se cree que la mayoría de los bajorrelieves son trabajo suyo. Tampoco se conoce el período de tiempo que pasó en Orvieto. En 1304 se involucró en trabajos de escultura y arquitectura en su nativa Pisa, y fue llamado a adornar la fachada de la Iglesia de San Michele di Borgo con bajorrelieves históricos. Estos trabajos, junto con su trabajo en otras partes de esa iglesia, y la construcción del púlpito, le ocuparon los restantes nueve años de su vida. Fray Guglielmo fue no sólo el primero entre los escultores dominicos, pero según Marachese, "por causa de sus muchos e importantes trabajos, se merece figurar entre los más grandiosos escultores italianos (v. Italia), aventajando por mucho a todos sus contemporáneos, excepto a Arnolfo, a Giovanni Pisano y a su maestro.

MARCHESE, Lives of the Most Eminent Painters, Sculptors and Architacts of the Order of St. Dominic (tr. Dublin, 1852), I, 38-70; MORTIER, Histoire des maitres generaux de l'ordre des Freres Pricheurs (Paris, 1905), II, 46-61; BERTHIER, Le tombeau de Saint Dominique (Paris, 1895): RAZZI, Vite de' Santi e Beati Domenicani, I 296 sqq.

Finnerty, J. (1907). Fra. Guglielmo Agnelli. In The Catholic Encyclopedia. New York: Robert Appleton Company. Retrieved from New Advent. Traducido al castellano por Luz María Hernández Medina