Herramientas personales
En la EC encontrarás artículos autorizados
sobre la fe católica
Lunes, 23 de octubre de 2017

Aser

De Enciclopedia Católica

Saltar a: navegación, buscar

Aunque la forma Aser aparece uniformemente en las versiones de los Setenta, Vulgata y Douay, una inspección del texto original muestra claramente que la forma correcta del nombre es Asher.

I. Aser fue el octavo hijo de Jacob, el cual le nació en Paddan-Aram. Fue el segundo hijo de Zilpá, esclava de Lía, esposa de Jacob. Su nombre se deriva de la raíz Asher, hacer o declarar feliz, y su madre le puso este nombre pues declaró que por este nacimiento “las demás me llamarán bendecida” (Gn. 30,13). En la Biblia aparecen registrados cuatro hijos y una hija de Aser, llamada Sara (Gn. 46,17). Los descendientes de Aser están enumerados en 1 Crón. 7,30-40.

II. Una de las doce tribus de israelitas, descendientes de Aser, el hijo de Israel. Su territorio tribal es descrito en Josué 19,24-31. Se extendía a lo largo del mar Mediterráneo desde el Monte Carmelo hacia el norte hasta el río Leontes, el moderno Nahr el-Quasimiyeh. Su frontera oriental era una línea irregular, que dividía a Zabulón y Neftalí, y su lugar más lejano era la ciudad de Ahalab, muy probablemente la moderna El-Djich. El territorio de Aser contenía veintidós ciudades, con sus villas; pero los aseritas no expulsaron a los habitantes de esas ciudades, sino que vivieron entre ellos. Su tierra era fértil, como fue predicho por Jacob: “Aser tiene pingüe su pan, y da manjares de rey” (gén. 49,20); él “baña su pie en aceite” (Dt. 33,24).

Los numerosos valles de la tierra estaban bien regados por los vados El-Houbeichiyeh, El-Ezziyeh, Ez-Zerka, Ker Kera, El-Kourn; y los ríos Nahr Mefschoukh, Nahr Semiriyeh, Nahr Namin, y Nahr el-Moukhatta, el antiguo Cison. El litoral de Aser era irregular. Su parte norte tenía un ancho insignificante de menos de dos millas. En Ras en-Naqurah, la antigua Scala Tyriorum, la montaña hunde su pared de rocas en el mar. Desde este punto hacia el sur el litoral se expande hasta Ez-zib y hasta Saint Jean d'Acre, algunas veces tiene hasta diez millas de ancho. Esta gran planicie con sus valles que se extendían tierra adentro le producían a Aser abundancia de trigo, cebada y otros cereales. Aun en el presente estado decadente de la tierra, la región es rica en cereales. Las colinas, ahora cubiertas con espesos zarzales, en los días de la prosperidad de Israel estaban cubiertas con olivares, higueras y viñedos. La fertilidad de la tierra dio pie al dicho de que en Aser el aceite fluía como un río. Los valles, las colinas y los lugares altos están cubiertos con las ruinas posteriores cananeas, judías y bizantinas, mostrando una sucesión estratificada de las civilizaciones que han florecido allí.

En la historia de Israel la tribu de Aser juega un papel de poca importancia. Cuando se hizo el primer censo de Israel en el Monte Sinaí, Aser contaba con 41,500 hombres aptos para la guerra (Nm. 1,40-41). Su jefe era Paguiel, el hijo de Okrán. En Números 26,47 su número había aumentado a 53,400. Cuando los guerreros de las tribus de Israel vinieron donde David a Hebrón a nombrarlo rey de Israel, vinieron 40,000 soldados de Aser (1 Crón. 12,37). En Números 7,72-77 aparece la ofrenda de Aser para el primer altar dedicado por Moisés en el desierto. En la tribu de Aser había cuatro ciudades levíticas: Misal, Abdón, Jelcat y Rejob, con sus suburbios. Cuando Zabulón y Neftalí expusieron sus vidas en la guerra contra Jabin, rey de Canaán, “Aser vive a orillas del mar y tranquilo en sus puertos mora”; así fue reprobado en el cántico de Débora (Jc. 5,17). Se redimió a sí mismo de cierto modo de este reproche al marchar con Gedeón contra Madián. Cuando Ezequías invitó a los hombres del reino del norte a venir a la casa del Señor en Jerusalén para celebrar la Pascua, algunos de la tribu de Aser sí acudieron (2 Crón. 30,11). Ana la profetisa era de la tribu de Aser (Lc. 2,36).

III. Aser, una villa fronteriza al territorio cis-jordano de la tribu de Manasés; muy probablemente el moderno Teiasir.

IV. Aser, una interpretación errónea en la Vulgata (Ex. 6,24), del nombre Assir, el hijo de Coré. En el texto de la Vulgata de 1 Crón. 6,22, la misma persona es llamada Asir.


Fuente: Breen, A.E. "Aser." The Catholic Encyclopedia. Vol. 1. New York: Robert Appleton Company, 1907. <http://www.newadvent.org/cathen/01774d.htm>.

Traducido por Luz María Hernández Medina