Herramientas personales
En la EC encontrarás artículos autorizados
sobre la fe católica
Jueves, 19 de octubre de 2017

Ampollas

De Enciclopedia Católica

Saltar a: navegación, buscar

Entre los objetos más pequeños descubiertos en las catacumbas hay una serie de fragmentos de vasijas normalmente utilizados para fines domésticos. Algunos de estos fragmentos son, probablemente, las porciones de las copas de bebidas utilizadas en la celebración del agape funeral, o banquete, mientras que otros más son los restos de vasijas que contenían los ungüentos que los cristianos, al igual que los judíos y los paganos, a menudo enterraban con los muertos. Una tercera clase de vasos, normalmente denominados ampollas de sangre, ha sido objeto de muchas especulaciones por los arqueólogos. Partes de estas vasijas se han encontrado en el cemento empleado para encerrar algunas tumbas en las catacumbas. Su peculiaridad consiste en el sedimento de color rojo oscuro que contienen, del cual derivan el nombre, ampollas de sangre, bajo la teoría de que el sedimento es los restos de la sangre de un mártir. Durante un tiempo esta teoría fue más generalmente aceptada, y la presencia de un vaso sanguíneo se consideró como una de las marcas de la tumba de un mártir. Sin embargo, Martigny en la segunda edición de su "Dict. Des Antiquites chrétiennes" (París, 1877), se expresó insatisfecho con las pruebas presentadas por sus partidarios. El profesor Kraus, también, en una obra dedicada a este tema, se pronunció en contra de la aceptación incondicional de la teoría de la sangre. Las razones para esta conclusión son los siguientes:

  • (1) las llamadas ampollas de sangre se han encontrado en tumbas de la segunda mitad del siglo IV, una época en que la era de la persecución había pasado hacía mucho tiempo;
  • (2) el monograma de Cristo, que en prácticamente todos los casos indica la edad de Constantino, se representa con frecuencia en tumbas que contienen ampollas de sangre;
  • (3) una quinta parte de las tumbas con ampollas de esta clase contenía los restos de niños menores de siete años, y es difícil admitir que una proporción tan grande de los mártires eran meros infantes;
  • (4) un análisis químico realizado en Greenwich del contenidos de las sesenta ampollas ha demostrado que el sedimento contiene una cantidad de óxido de hierro de veinte, o más, veces mayor que el que habría existido en la sangre.

Estos resultados de la investigación posterior son totalmente negativos, y las teorías presentadas en lugar de la anteriormente aceptada no son de ninguna manera satisfactorias. Kraus dice que las vasijas de esta clase fueron, por regla general, recipientes para agua bendita; sin embargo, en seis casos piensa que es probable que contuviesen sangre. El bolandista Victor De Buck conjetura que en ellos se colocaba el vino dejado después de la celebración de la Misa, pero este punto de vista no se ve confirmado por el análisis de Greenwich. Leclercq concluye sus investigaciones en esta materia llamando la atención sobre el hecho de que las ampollas se han encontrado en tumbas judías fijadas en la misma forma que en los cementerios cristianos, en las catacumbas de la Vigna Randanini y la Via Labicana.

En relación con este tema son de interés dos decisiones de la Sagrada Congregación de Ritos. El primero de ellos, dado el 10 de abril 1668, establece que la palma sobre una tumba, y el jarrón de la sangre (vas illorum sanguine tinctum) son evidencias de la tumba de un mártir. La segunda decisión, fechada 10 de diciembre de 1863, se formula en substancialmente los mismos términos (Phialoe ... sanguine tinctoe). Estos decretos no requieren ninguna modificación, incluso en el momento actual; pero ahora es necesario determinar por análisis químico si el contenido de un vaso es realmente sangre o no.

El término ampulla se aplicó también a los vasos de terracota, metal o vidrio en el que se guardaban los aceites sagrados ( Optat Mil., Contra Donat., II, 19; ampulla chrismatis). El "Sainte Ampoulle" que se utiliza en la consagración de los reyes de Francia en la catedral de Reims fue un objeto de gran veneración en la Francia medieval (vea Archidiócesis de Reims), y se creía popularmente que había sido traído del Cielo por una paloma en el bautismo de Clodoveo (496). En la Catedral de Monza se conservan varias de las ampollas que le envió el Papa Gregorio Magno a la reina Teodolinda, que contenían aceite de las tumbas de los más famosos mártires romanos. Esta costumbre de obtener ampollas obtener llenas de aceite de las lámparas en los santuarios de los mártires se observaba generalmente en la Edad Media; son especialmente numerosas las de la tumba de San Menas en Egipto, traída a Europa por los peregrinos. Las ampollas normalmente llevaban la imagen o símbolos del santo de cuya tumba se había obtenido el aceite.


Bibliografía: KRAUS, Die Blutampullen der roem. Katakomben (Frankfort, 1868); LECLERCQ in Dict. d'arch. chrét. I. 1747-78.

Fuente: Hassett, Maurice. "Ampullæ." The Catholic Encyclopedia. Vol. 1. New York: Robert Appleton Company, 1907. 6 Nov. 2015 <http://www.newadvent.org/cathen/01439c.htm>.

Traducido por Luz María Hernández Medina