Herramientas personales
En la EC encontrarás artículos autorizados
sobre la fe católica
Domingo, 24 de marzo de 2019

Eusebio de Laodicea

De Enciclopedia Católica

Saltar a: navegación, buscar

Diácono alejandrino, con cierta fama de confesor y que llegó a obispo de Laodicea en Siria; se desconoce su fecha de nacimiento; murió alrededor de 268. Eusebio de Cesarea relata su historia (Hist. Eccl., VII.11 y VII.32). Como diácono de Alejandría había acompañado a su obispo, Dionisio (con un sacerdote, otros dos diáconos y dos romanos que estaban entonces en Egipto) ante el tribunal de Emiliano, prefecto de Egipto en tiempos del emperador Valeriano (253-260). Dionisio cuenta la historia de sus juicios en una carta a un cierto obispo Germano (Eusebio, Hist. Eccl., VII.11). Todos fueron sentenciados al exilio pero Eusebio se las arregló para permanecer oculto en la ciudad y "sirvió celosamente a los confesores que estaban en prisión, enterró los cuerpos de los muertos y de los santos mártires no sin peligro de su propia vida"(ibid.).

En el 260 estalló una revuelta en Alejandría al mismo tiempo que una plaga hacía estragos en la ciudad. Eusebio siguió arriesgando su vida cuidando a los enfermos y a los heridos (ibid, VI.32). Los romanos sitiaban una parte de la ciudad (Bruchio, Pyroucheion, Prouchion). Anatolio, amigo de Eusebio, estaba entre los sitiados, mientras él estaba fuera. Eusebio fue al general romano a pedirle que dejara salir a todos los que quisieran salir de Bruquio. Su petición fue concedida y Anatolio, con quien había logrado comunicarse, se lo explicó a los líderes de la rebelión y les imploró que capitularan. Rehusaron hacerlo pero dejaron que las mujeres, niños y ancianos se aprovecharan de la misericordia de los romanos. Una gran multitud vino entonces a rendirse al campamento romano, donde "Eusebio cuidó a todos los exhaustos por el sitio como padre y como médico, con todos los cuidados y atenciones" (ibid. 32).

En el 264, Dionisio (que parecía haber vuelto del exilio) envió a Eusebio como delegado suyo a Siria a representarlo en las discusiones que se llevaban a cabo sobre Pablo de Samosata. Anatolio acompañaba a su amigo. Los sirios estaban tan impresionados por estos dos egipcios que los retuvieron y nombraron a Eusebio obispo de Laodicea como sucesor de Sócrates. No mucho después murió y Anatolio le sucedió. La fecha de su muerte es incierta. Harnack cree que fue antes del gran Sínodo de Antioquía del 268 (Chron. Der altchrist, Litt., I, 43). Otra teoría es que el sitio de Alejandría fue en 269, que los amigos fueron a Siria al final de ese año y que la muerte de Eusebio no ocurrió hasta 279 ( así W. Reading en las Variorum notas a su edición de Pammph. Cambridge 1720, I 367) Gams coloca su muerte en 270 (Kirschenlexikon, s.v. Eusebius con Laodicea). El nombre de Eusebio no está en las actas del sínodo de 268.


Bibliografía. EUSEBIO, Hist. Eccl., VII, XI and XXXII: BARONIO, Annales eccl., ad av. 263, 8-11; HARNACK, Chron. Der altchristl, Litt., I, 34, 37, 41, etc.; DUCHESNES, Hist. Ancienne de l'eglise (Paris, 1906), I, 488-489.

Fuente: Fortescue, Adrian. "Eusebius of Laodicea." The Catholic Encyclopedia. Vol. 5. New York: Robert Appleton Company, 1909. <http://www.newadvent.org/cathen/05623a.htm>.

Traducido por Pedro Royo. L H M.