Herramientas personales
En la EC encontrarás artículos autorizados
sobre la fe católica
Domingo, 5 de diciembre de 2021

Diferencia entre revisiones de «Deidad»

De Enciclopedia Católica

Saltar a: navegación, buscar
(Página creada con '==Introducción== ==La deidad concebida como una mezcla de elementos politeístas y monoteístas== ==Primeras nociones monoteístas de la deidad== ==Nociones antropomórficas…')
 
(Introducción)
Línea 1: Línea 1:
 
==Introducción==
 
==Introducción==
 +
 +
([[literatura francesa|Francés]] ''déité''; latín tardío ''deitas''; latín ''deue'', ''divus'', "la naturaleza divina", "divinidad", "dios").
 +
 +
El significado original de la palabra se muestra en el sánscrito ''dyaus'', gen. ''divas'', raíz ''div'', cuya raíz aparece en una formación de adjetivo como ''deva'', “brillante”, “celestial”---[[naturaleza y atributos de Dios]]---de ahí ''devas'', “los seres brillantes”, o, como un substantivo, ''dyaus''.  En su forma substantiva ''dyaus'' es masculino, por ejemplo, “[[cielo]]”---o femenino, como Cielo (personificado).  De ahí, en el [[Avesta]] ''daeva'', “[[demonio|espíritu del mal]]” Lith ''deva'', “un dios”; Gael. e [[Irlanda|irlandés]] ''dia'', “dios”; O. Teut. ''tiu''; A.S. ''Tiw'' (e.g. jueves, es decir Tiwesday); griego ''Zeus'' (gen. ''Dios'' Lat. ''Jupiter'' (i.e. Jov-pater).  De las mismas raíces tenemos los nombres latinos de las deidades:  ''Diana'', ''Janus'', ''Juno'', ''Dis, '' el genitivo ''Jovis'' (''Diovis''), y la palabra ''dies''.
 +
 +
El presente artículo se limita a la noción no cristiana de la divinidad.  La [[idea]] [[cristianismo|cristiana]] se expone en otro artículo bajo el título de [[Dios]].  Por lo tanto, los datos se han extraído de la nueva [[ciencia y la Iglesia|ciencia]] de la historia de las religiones.  Ellos comprenden registros escritos, [[costumbre]]s, [[ley]]es, [[vida]] y el lenguaje.  Los documentos más antiguos de la historia demuestran que, al momento de su composición, ya la [[religión]] existía desde hacía mucho [[tiempo]].  Durante mucho tiempo, alguna deidad había sido [[adoración|adorada]], había recibido [[sacrificio]]s y nadie podía recordar el comienzo de estos [[ritos]] antiguos.  Muchas historias de religión publicadas en los últimos años se componen de puras y simples hipótesis, a menudo muy alejadas de los hechos en los que se basan---a menudo absolutamente arbitrarias.  El espíritu científico requiere declaraciones de hechos comprobados más allá de controversias o inducciones de acuerdo con los hechos.  Así vista, la historia de las religiones  muestra sobre el tema de la deidad:
 +
* (a) como un hecho real, la mezcla de elementos [[politeísmo|politeístas]] y monoteístas;
 +
* (b) que cuanto más nos remontamos en la historia del pensamiento religioso, más pura se vuelve la noción, de modo que los rastros de un [[monoteísmo]] primitivo nos son impuestos;
 +
* (c)  que la teoría fantasma, propuesta por Spencer y otros autores, para explicar el origen de la divinidad es estrecha, parcial y poco científica.
 +
 +
La religión, en su sentido más general, es un fenómeno universal de la [[hombre|humanidad]].  Tylor y Roskoff refutan la afirmación de que existen tribus que no tienen idea de la divinidad.  A veces, este concepto parece noble y puro, de nuevo es relativamente crudo y envuelto en una masa de fantasía [[superstición|supersticiosa]].  Sin embargo, por imperfecta e infantil que pueda parecer la expresión, representa la más alta idea de la divinidad que la mente comprendió, para el tiempo y bajo las circunstancias.
  
 
==La deidad concebida como una mezcla de elementos politeístas y monoteístas==
 
==La deidad concebida como una mezcla de elementos politeístas y monoteístas==

Revisión de 19:41 24 feb 2010

Introducción

(Francés déité; latín tardío deitas; latín deue, divus, "la naturaleza divina", "divinidad", "dios").

El significado original de la palabra se muestra en el sánscrito dyaus, gen. divas, raíz div, cuya raíz aparece en una formación de adjetivo como deva, “brillante”, “celestial”---naturaleza y atributos de Dios---de ahí devas, “los seres brillantes”, o, como un substantivo, dyaus. En su forma substantiva dyaus es masculino, por ejemplo, “cielo”---o femenino, como Cielo (personificado). De ahí, en el Avesta daeva, “espíritu del mal” Lith deva, “un dios”; Gael. e irlandés dia, “dios”; O. Teut. tiu; A.S. Tiw (e.g. jueves, es decir Tiwesday); griego Zeus (gen. Dios Lat. Jupiter (i.e. Jov-pater). De las mismas raíces tenemos los nombres latinos de las deidades: Diana, Janus, Juno, Dis, el genitivo Jovis (Diovis), y la palabra dies.

El presente artículo se limita a la noción no cristiana de la divinidad. La idea cristiana se expone en otro artículo bajo el título de Dios. Por lo tanto, los datos se han extraído de la nueva ciencia de la historia de las religiones. Ellos comprenden registros escritos, costumbres, leyes, vida y el lenguaje. Los documentos más antiguos de la historia demuestran que, al momento de su composición, ya la religión existía desde hacía mucho tiempo. Durante mucho tiempo, alguna deidad había sido adorada, había recibido sacrificios y nadie podía recordar el comienzo de estos ritos antiguos. Muchas historias de religión publicadas en los últimos años se componen de puras y simples hipótesis, a menudo muy alejadas de los hechos en los que se basan---a menudo absolutamente arbitrarias. El espíritu científico requiere declaraciones de hechos comprobados más allá de controversias o inducciones de acuerdo con los hechos. Así vista, la historia de las religiones muestra sobre el tema de la deidad:

  • (a) como un hecho real, la mezcla de elementos politeístas y monoteístas;
  • (b) que cuanto más nos remontamos en la historia del pensamiento religioso, más pura se vuelve la noción, de modo que los rastros de un monoteísmo primitivo nos son impuestos;
  • (c) que la teoría fantasma, propuesta por Spencer y otros autores, para explicar el origen de la divinidad es estrecha, parcial y poco científica.

La religión, en su sentido más general, es un fenómeno universal de la humanidad. Tylor y Roskoff refutan la afirmación de que existen tribus que no tienen idea de la divinidad. A veces, este concepto parece noble y puro, de nuevo es relativamente crudo y envuelto en una masa de fantasía supersticiosa. Sin embargo, por imperfecta e infantil que pueda parecer la expresión, representa la más alta idea de la divinidad que la mente comprendió, para el tiempo y bajo las circunstancias.

La deidad concebida como una mezcla de elementos politeístas y monoteístas

Primeras nociones monoteístas de la deidad

Nociones antropomórficas modernas de la deidad

Fuente: Driscoll, John T. "Deity." The Catholic Encyclopedia. Vol. 4. New York: Robert Appleton Company, 1908. <http://www.newadvent.org/cathen/04683a.htm>.

Está siendo traducido por Luz María Hernández Medina.