Herramientas personales
En la EC encontrarás artículos autorizados
sobre la fe católica
Jueves, 12 de diciembre de 2019

Diferencia entre revisiones de «Cortina de Altar»

De Enciclopedia Católica

Saltar a: navegación, buscar
 
Línea 1: Línea 1:
Anteriormente, en la mayoría de las basílicas, catedrales y grandes iglesias, el altar mayor estaba localizado bajo una cúpula o domo, el cual estaba apoyado en cuatro columnas, este altar se denominaba ciboriumEn las columnas se colocaban en la parte superior unos aros y de ellos colgaban cortinas, las cuales, tenían la rúbrica propia de la iglesia a la que pertenecían; se integraban en torno al altar para ciertas Misas.
+
Anteriormente, en la mayoría de las [[basílicas]], [[catedrales]] y grandes iglesias, una estructura grande en forma de [[cúpula]] o [[domo]] descansando en cuatro columnas era erigida sobre el [[altar mayor]], la cual se denominaba ciboriaEntre las columnas corrían dos varas de metas con unos aros, de los cuales colgaban cortinas que, de acuerdo a la [[rúbrica]] propia de la iglesia individual, eran corridas alrededor del altar en ciertas partes de la Misa.   Estas cortinas eran llamadas tetravela altaris y estaban hechas de lino, seda, tela dorada y de otros elementos preciosos.  En la vida de muchos de los [[pontífices romanos]] ([[Gregorio IV]], [[León IV]], [[Nicolás I]]) leemos que ellos regalaban de estas cortinas a las iglesias de [[Roma]]Cuando la ciboria sobre el altar cayó en desuso una cortina quedaba suspendida en la parte de atrás del altar principal, llamada dosel o dorsal, y una a cada lado.  Eran colgadas de varas fijadas a la pared o retablos, o descansaban sobre cuatro pilares erguidos a los extremos del altar.  Los pilares eran coronados con [[ángeles]] que portaban candelabros en sus manos, en los cuales se colocaban [[velas]] encendidas en ocasiones solemnes.  Probablemene los candelabros del santuario de hoy tienen su origen en los mismos.
Estas cortinas tenían el estilo identificado como de tetravela altaris y estaban hechas de lino, seda, tela de oro y de otros elementos preciosos.  En la vida de muchos de los pontífices romanos (Gregorio IV, León IV, Nicolás I) se tiene evidencia que ellos realizaron regalos a las iglesias, entre los que se incluían cortinas de Roma.  Una cortina queda suspendida por lo general en la parte de atrás del altar principal.  Esta cortina central recibió el nombre de dosel o dorsal, y se colocaban otras dos más, una a cada lado de ellaEstas cortinas se sostenían también con base en travesaños delgados que se suspendían uniendo las cuatro columnas en el altar.  En esas columnas muchas veces se colocaban representaciones de ángeles que sostenían candelabros, los que contribuyeron a establecer el origen del uso de los mismos.
+
 
Escrito por A. J. Schulte
+
Fuente:  Schulte, Augustin Joseph. "Altar Curtain." The Catholic Encyclopedia. Vol. 1. New York: Robert Appleton Company, 1907.
 
Transcripción de Michael C. Tinkler
 
Transcripción de Michael C. Tinkler
 
Traducción al castellano de Giovanni E. Reyes.
 
Traducción al castellano de Giovanni E. Reyes.
The Catholic Encyclopedia, Volume I. Published 1907. New York: Robert Appleton Company. Nihil Obstat, March 1, 1907. Remy Lafort, S.T.D., Censor. Imprimatur. +John Cardinal Farley, Archbishop of New York
+
Revisado y corregido por Luz María Hernández Medina

Revisión de 12:00 31 ago 2008

Anteriormente, en la mayoría de las basílicas, catedrales y grandes iglesias, una estructura grande en forma de cúpula o domo descansando en cuatro columnas era erigida sobre el altar mayor, la cual se denominaba ciboria. Entre las columnas corrían dos varas de metas con unos aros, de los cuales colgaban cortinas que, de acuerdo a la rúbrica propia de la iglesia individual, eran corridas alrededor del altar en ciertas partes de la Misa. Estas cortinas eran llamadas tetravela altaris y estaban hechas de lino, seda, tela dorada y de otros elementos preciosos. En la vida de muchos de los pontífices romanos (Gregorio IV, León IV, Nicolás I) leemos que ellos regalaban de estas cortinas a las iglesias de Roma. Cuando la ciboria sobre el altar cayó en desuso una cortina quedaba suspendida en la parte de atrás del altar principal, llamada dosel o dorsal, y una a cada lado. Eran colgadas de varas fijadas a la pared o retablos, o descansaban sobre cuatro pilares erguidos a los extremos del altar. Los pilares eran coronados con ángeles que portaban candelabros en sus manos, en los cuales se colocaban velas encendidas en ocasiones solemnes. Probablemene los candelabros del santuario de hoy tienen su origen en los mismos.

Fuente: Schulte, Augustin Joseph. "Altar Curtain." The Catholic Encyclopedia. Vol. 1. New York: Robert Appleton Company, 1907. Transcripción de Michael C. Tinkler Traducción al castellano de Giovanni E. Reyes. Revisado y corregido por Luz María Hernández Medina