Herramientas personales
En la EC encontrarás artículos autorizados
sobre la fe católica
Lunes, 6 de diciembre de 2021

Diferencia entre revisiones de «Abecedaria»

De Enciclopedia Católica

Saltar a: navegación, buscar
Línea 1: Línea 1:
<span style="color:#000066">
+
Se refiere al listado completo o parcial de las letras del alfabeto, principalmente del griego o [[latín]], inscrito en antiguos monumentos tanto [[Paganismo|paganos]] como [[Cristianismo|cristianos]]Cerca o a principios de la era cristiana, ya el alfabeto latino había tenido muchos de sus cambios principales, y había llegado a ser un sistema fijo y definido.  El alfabeto griego, más aún y con ciertas modificaciones, se estaba asemejando cercanamente al latino. Hacia el siglo VIII de Roma, las letras habían adquirido ya su forma artística y habían perdido su antigua y estrecha formaNunca se han encontrado en las [[inscripciones cristianas]] las tres letras añadidas por el Emperador Claudio.  Se puede decir que tales letras cayeron en desuso luego de la muerte del mencionado emperador.  Sin embargo, el alfabeto utilizado en las inscripciones de los monumentos difiere grandemente de la forma cursiva, haciéndose completamente imposible confundir una con la otra. La uncial, que ocurre muy raramente en los monumentos esculturales, y reservada para la escritura, no hizo su aparición antes del siglo IV.  El número de objetos cristianos que contienen el abecedaria es muy limitado, con la excepción de dos vasos encontrados en [[Cartago]]. Por otro lado, las de origen pagano son más numerosas, e incluyen ciertas tablillas usadas por los picapedreros mientras aprendían su oficio.   También se han encontrados piedras en las [[catacumba]]s, las cuales contenían los símbolos A, B, C, etc. Estas a menudo eran arregladas en combinaciones que han desconcertado la sagacidad de los estudiosos. Una de ellas, encontrada en el cementerio de San Alejandro en la Via Nomentana, contiene las inscripciones de la siguiente manera:  
Se refiere al listado completo o parcial de las letras del alfabeto, mayormente del griego o latín, que se encuentra inscrito en antiguos monumentos tanto paganos como cristianos.  En los inicios del cristianismo, o cerca de los mismos, ya el alfabeto latino había tenido muchos de sus cambios principales, y había llegado a ser un sistema fijo y definido.  El alfabeto griego, más aún y con ciertas modificaciones, había llegado a estar ya muy cercanamente asimilado al latino. Hacia el siglo VIII de Roma, las letras habían adquirido ya su forma artística, abandonando con ello la estrechez de representación que las había caracterizadoNo se han encontrado tres letras agregadas por el Emperador Claudio en las inscripciones cristianas.  Se considera que tales letras cayeron en desuso luego de la muerte del mencionado emperador.  Es de notar que el alfabeto utilizado en las inscripciones de los monumentos difiere de la forma cursiva, creándose por lo tanto dificultad en cometer errores de confusión entre una forma de representación y la otra. Las formas escritas generalmente no aparecen en los monumentos y esculturas, y no hacen su aparición sino hasta el siglo IV.  El número de objetos antiguos del cristianismo que contienen el abecedaria es muy limitado, con la excepción de dos vasos encontrados en Cartago. Por otro lado, escrituras originadas en los hogares son numerosas e incluyen varias tablas que se estima eran utilizadas por aprendices. También se han encontrados lápidas y piedras en las catacumbas, las cuales contenían los símbolos A, B, C, etc. Estas representaciones están arregladas, en ciertas ocasiones, lo que ha constituído un reto a la sagacidad de los estudiosos. Una de ellas, encontrada en el cementerio de San Alejandro en la Via Nomentana, contiene las inscripciones de la siguiente manera:  
+
  
*AXBVCTESDR .......... BCCEECHI
+
*AXBVCTESDR .......... BCCEECHI  
 +
*EQGPH .......... M MNOPQ
 +
*RSTVXYZ
  
 +
Esto representa, con toda probabilidad, la tarea de un estudiante, que se puede comparar con un denario de L. Cassius Caecinianus, en la que la [[inscripción]] lee como sigue: 
 +
*AX, BV, CT, DS, ER, FQ, GP, HO, IN, KM
  
*EQGPH .......... M MNOPQ
+
Es a [[San Jerónimo]] a quien debemos la explicación de esta curiosa fruslería. Él indica que, para adiestrar la memoria de los niños,  se les hacía aprender el alfabeto en una forma doble, uniendo la A a la X, y así por el estilo con las demás letras. Una roca encontrada en [[Roma]] en 1877, y que data de los siglos VI o VII, parece haber sido utilizada en una escuela, como modelo para enseñar el alfabeto, y señala, incidentalmente, a la larga continuidad de los métodos de enseñanza. (Vea [[Uso Cristiano del Alfabeto]])
  
  
*RSTVXYZ
+
'''Fuente:'''  Leclercq, Henri. "Abecedaria." The Catholic Encyclopedia. Vol. 1. New York: Robert Appleton Company, 1907. <http://www.newadvent.org/cathen/01035a.htm>.
  
Lo anterior representa, con toda probabilidad, una inscripción de tarea de escuela.  La misma puede ser comparada con otra inscripción de Cassius Caecinianus, en la que se indica:
+
Traducido por Giovanni E. Reyes.  L H M.
 
+
*AX, BV, CT, DS, ER, FQ, GP, HO, IN, KM
+
 
+
Es a San Jeroine a quien debemos la explicación de esta curiosidad.  Él indica que ese ordenamiento de las letras era utilizado a fin de ejercitar la memoria de los niños pequeños.  De esa forma podía aprender el alfabeto, mediante agrupaciones de letras, por ejemplo la A con la X.  Una roca encontrada en Roma en 1877, y que dataría de los siglos VI o VII, parece haber sido utilizada en una escuela, como modelo para enseñanza y aprendizaje del alfabeto, y demuestra, por cierto, la larga tradición en el uso de los métodos de enseñanza. (Véase USO CRISTIANO DEL ALFABETO).
+
 
+
H. LECLERCQ
+
 
+
Traducido por Giovanni E. Reyes
+

Revisión de 19:03 6 dic 2008

Se refiere al listado completo o parcial de las letras del alfabeto, principalmente del griego o latín, inscrito en antiguos monumentos tanto paganos como cristianos. Cerca o a principios de la era cristiana, ya el alfabeto latino había tenido muchos de sus cambios principales, y había llegado a ser un sistema fijo y definido. El alfabeto griego, más aún y con ciertas modificaciones, se estaba asemejando cercanamente al latino. Hacia el siglo VIII de Roma, las letras habían adquirido ya su forma artística y habían perdido su antigua y estrecha forma. Nunca se han encontrado en las inscripciones cristianas las tres letras añadidas por el Emperador Claudio. Se puede decir que tales letras cayeron en desuso luego de la muerte del mencionado emperador. Sin embargo, el alfabeto utilizado en las inscripciones de los monumentos difiere grandemente de la forma cursiva, haciéndose completamente imposible confundir una con la otra. La uncial, que ocurre muy raramente en los monumentos esculturales, y reservada para la escritura, no hizo su aparición antes del siglo IV. El número de objetos cristianos que contienen el abecedaria es muy limitado, con la excepción de dos vasos encontrados en Cartago. Por otro lado, las de origen pagano son más numerosas, e incluyen ciertas tablillas usadas por los picapedreros mientras aprendían su oficio. También se han encontrados piedras en las catacumbas, las cuales contenían los símbolos A, B, C, etc. Estas a menudo eran arregladas en combinaciones que han desconcertado la sagacidad de los estudiosos. Una de ellas, encontrada en el cementerio de San Alejandro en la Via Nomentana, contiene las inscripciones de la siguiente manera:

  • AXBVCTESDR .......... BCCEECHI
  • EQGPH .......... M MNOPQ
  • RSTVXYZ

Esto representa, con toda probabilidad, la tarea de un estudiante, que se puede comparar con un denario de L. Cassius Caecinianus, en la que la inscripción lee como sigue:

  • AX, BV, CT, DS, ER, FQ, GP, HO, IN, KM

Es a San Jerónimo a quien debemos la explicación de esta curiosa fruslería. Él indica que, para adiestrar la memoria de los niños, se les hacía aprender el alfabeto en una forma doble, uniendo la A a la X, y así por el estilo con las demás letras. Una roca encontrada en Roma en 1877, y que data de los siglos VI o VII, parece haber sido utilizada en una escuela, como modelo para enseñar el alfabeto, y señala, incidentalmente, a la larga continuidad de los métodos de enseñanza. (Vea Uso Cristiano del Alfabeto)


Fuente: Leclercq, Henri. "Abecedaria." The Catholic Encyclopedia. Vol. 1. New York: Robert Appleton Company, 1907. <http://www.newadvent.org/cathen/01035a.htm>.

Traducido por Giovanni E. Reyes. L H M.