Herramientas personales
En la EC encontrarás artículos autorizados
sobre la fe católica
Viernes, 1 de julio de 2022

Diferencia entre revisiones de «Abandono»

De Enciclopedia Católica

Saltar a: navegación, buscar
 
Línea 1: Línea 1:
<span style="color:#000066">
 
 
 
(Más propiamente, ABANDONO DE SÍ)  
 
(Más propiamente, ABANDONO DE SÍ)  
  
Término utilizado por escritores de obras ascéticas y místicas para referirse a la primera etapa de la unión del alma con Dios al conformarse con su voluntad. Es descrito como el primer paso en la vía unitiva o perfecta para acercarse a Dios mediante la contemplación, de la cual es el preludio. Éste implica la purificación pasiva a través de la cual la persona pasa al aceptar pruebas y sufrimientos permitidos por Dios para volver a las almas hacia Él. Implica también la desolación que viene sobre el alma cuando se renuncia a lo que gratifica desordenadamente a las creaturas, la renuncia a consuelos naturales con el fin de buscar a Dios, y la pérdida por un tiempo de la conciencia de fuertes y ardientes impulsos de las virtudes de Fe, Esperanza, y Caridad; y finalmente la aridez o la falta de devoción ferviente en la oración y en otras actividades espirituales. Según algunos, es equivalente a la "noche oscura," descrita por San Juan de la Cruz, o la oscuridad del alma en un estado de purificación, sin luz, en medio de muchas dudas, riesgos y peligros. También es usado erradamente para expresar una condición del alma a quietista, que excluye no sólo todo esfuerzo personal, sino incluso deseos, y dispone a la persona a aceptar el mal con la fatalista razón de que éste no puede ser evitado.  
+
Término utilizado por escritores de obras [[Ascetismo|ascéticas]] y [[Misticismo|místicas]] para referirse a la primera etapa de la unión del [[alma]] con [[Dios]] al conformarse con su voluntad. Es descrito como el primer paso en la vía unitiva o perfecta para acercarse a Dios mediante la [[contemplación]], de la cual es el preludio. Éste implica la purificación pasiva a través de la cual la persona pasa a aceptar pruebas y sufrimientos permitidos por Dios para volver las almas hacia Él. Implica también la desolación que viene sobre el alma cuando se renuncia a lo que gratifica desordenadamente a las creaturas, la renuncia a consuelos naturales con el fin de buscar a Dios, y la pérdida por un tiempo de la [[conciencia]] de fuertes y ardientes impulsos de las virtudes de [[fe]], [[esperanza]] y [[caridad]]; y finalmente la aridez o la falta de devoción ferviente en la [[oración]] y en otras actividades espirituales. Según algunos, es equivalente a la "noche oscura," descrita por [[San Juan de la Cruz]], o la oscuridad del alma en un estado de purificación, sin luz, en medio de muchas [[duda]]s, riesgos y peligros. También es usado [[error|erradamente]] para expresar una condición quietista del alma, que excluye no sólo todo esfuerzo personal, sino incluso deseos, y dispone a la persona a aceptar el [[mal]] con la [[Fatalismo|fatalista]] razón de que éste no puede ser evitado.  
  
JOHN J. WYNNE
 
  
Transcrito por Christine J. Murray
+
Fuente:  Wynne, John. "Abandonment." The Catholic Encyclopedia. Vol. 1. New York: Robert Appleton Company, 1907.  <http://www.newadvent.org/cathen/01006a.htm>.
  
Traducido por O.A.
+
Traducido por O.A. Rev Corr LHM

Revisión de 10:29 13 nov 2008

(Más propiamente, ABANDONO DE SÍ)

Término utilizado por escritores de obras ascéticas y místicas para referirse a la primera etapa de la unión del alma con Dios al conformarse con su voluntad. Es descrito como el primer paso en la vía unitiva o perfecta para acercarse a Dios mediante la contemplación, de la cual es el preludio. Éste implica la purificación pasiva a través de la cual la persona pasa a aceptar pruebas y sufrimientos permitidos por Dios para volver las almas hacia Él. Implica también la desolación que viene sobre el alma cuando se renuncia a lo que gratifica desordenadamente a las creaturas, la renuncia a consuelos naturales con el fin de buscar a Dios, y la pérdida por un tiempo de la conciencia de fuertes y ardientes impulsos de las virtudes de fe, esperanza y caridad; y finalmente la aridez o la falta de devoción ferviente en la oración y en otras actividades espirituales. Según algunos, es equivalente a la "noche oscura," descrita por San Juan de la Cruz, o la oscuridad del alma en un estado de purificación, sin luz, en medio de muchas dudas, riesgos y peligros. También es usado erradamente para expresar una condición quietista del alma, que excluye no sólo todo esfuerzo personal, sino incluso deseos, y dispone a la persona a aceptar el mal con la fatalista razón de que éste no puede ser evitado.


Fuente: Wynne, John. "Abandonment." The Catholic Encyclopedia. Vol. 1. New York: Robert Appleton Company, 1907. <http://www.newadvent.org/cathen/01006a.htm>.

Traducido por O.A. Rev Corr LHM