Herramientas personales
En la EC encontrarás artículos autorizados
sobre la fe católica
Martes, 22 de octubre de 2019

Diferencia entre revisiones de «Abaco, Audifax, Marta y Maris, Santos»

De Enciclopedia Católica

Saltar a: navegación, buscar
 
Línea 1: Línea 1:
<span style="color:#000066"> 
+
Todos fueron [[Mártir|martirizados]] en [[Roma]] en el 270. Maris y su esposa Marta, quienes pertenecían a la nobleza [[Persia|persa]] llegaron a Roma con sus hijos durante el gobierno del emperador Claudio II. Como [[celo]]sos [[Cristianismo|cristianos]], simpatizaban con los creyentes perseguidos y los socorrían, además enterraban los cuerpos de los que habían sido asesinados. Esto los expuso a la venganza imperial; fueron capturados y entregados al juez Musciano que, siendo incapaz de persuadirlos para que [[Abjuración|abjuraran]] su [[fe]], los condenó a varias torturas. Finalmente, cuando ningún sufrimiento era capaz de quebrantar su valor, Maris y sus hijos fueron decapitados en un lugar llamado Nymphae Catabassi, a trece millas de Roma, y sus cuerpos fueron quemados. Martha fue arrojada dentro de un pozo. Una señora romana llamada Felicitas, después de haber tenido éxito afianzando los restos del padre y los hijos y también el cuerpo de la madre que había sido arrojado al pozo, tuvo las sagradas [[reliquias]] enterradas, en secreto, en una [[catacumba]], el día trece previo a la Calenda de febrero (20 enero). La conmemoración de estos cuatro mártires, sin embargo, se ha fijado para el 19 de enero, indudablemente para dejar el vigésimo para la fiesta de [[San Sebastián]].  
Todos fueron martirizados en Roma en el 270. Maris y su esposa Marta, quienes pertenecían a la nobleza persa llegaron a Roma con sus hijos durante el gobierno del emperador Claudio II. Como celosos cristianos, simpatizaban con los creyentes perseguidos y los socorrían, además enterraban los cuerpos de los que habían sido asesinados. Esto los expuso a la venganza imperial; fueron capturados y entregados al juez Musciano que, siendo incapaz de persuadirlos para que abjuraran su fe, los condenó a varias torturas. Finalmente, cuando ningún sufrimiento era capaz de quebrantar su valor, Maris y sus hijos fueron decapitados en un lugar llamado Nymphae Catabassi, a trece millas de Roma, y sus cuerpos fueron quemados. Martha fue arrojada dentro de un pozo. Una señora romana llamada Felicitas, después de haber tenido éxito afianzando los restos del padre y los hijos y también el cuerpo de la madre que había sido arrojado al pozo, tuvo las sagradas reliquias enterradas, en secreto, en una catacumba, el día trece previo a la Calenda de febrero (20 Enero). La conmemoración de estos cuatro mártires, sin embargo, se ha fijado para el 19 febrero, indudablemente para dejar el vigésimo para la fiesta de San Sebastián.  
+
  
Acta SS. (1643), II Jan., 214-6; BARONIUS, Annales (1589), 270, 2-9, 12-16; BOSCO, Una famiglia di martiri ossia vita dei SS. Mario, Marta, Audiface ed Abaco (Turin, 1892); MOMBRITIUS, Sanctuarium (1479), II, cxxxi-iii; SURIUS, De vitis sanctorum (Venice, 1581), I, 309-10; TILLEMONT, Mém, pour servir à l'hist. ecclés. (1696), IV, 675-7.
 
  
LÉON CLUGNET.  
+
'''Bibliografía''': Acta SS. (1643), II Jan., 214-6; BARONIUS, Annales (1589), 270, 2-9, 12-16; BOSCO, Una famiglia di martiri ossia vita dei SS. Mario, Marta, Audiface ed Abaco (Turin, 1892); MOMBRITIUS, Sanctuarium (1479), II, cxxxi-iii; SURIUS, De vitis sanctorum (Venice, 1581), I, 309-10; TILLEMONT, Mém, pour servir à l'hist. ecclés. (1696), IV, 675-7.  
Transcrito por Douglas J. Potter
+
 
 +
Fuente:  Clugnet, Léon. "Sts. Maris, Martha, Audifax, and Abachum." The Catholic Encyclopedia. Vol. 9. New York: Robert Appleton Company, 1910.  <http://www.newadvent.org/cathen/09671b.htm>.
 +
 
 
Traducido por Armando Llaza Corrales
 
Traducido por Armando Llaza Corrales

Revisión de 17:38 5 dic 2008

Todos fueron martirizados en Roma en el 270. Maris y su esposa Marta, quienes pertenecían a la nobleza persa llegaron a Roma con sus hijos durante el gobierno del emperador Claudio II. Como celosos cristianos, simpatizaban con los creyentes perseguidos y los socorrían, además enterraban los cuerpos de los que habían sido asesinados. Esto los expuso a la venganza imperial; fueron capturados y entregados al juez Musciano que, siendo incapaz de persuadirlos para que abjuraran su fe, los condenó a varias torturas. Finalmente, cuando ningún sufrimiento era capaz de quebrantar su valor, Maris y sus hijos fueron decapitados en un lugar llamado Nymphae Catabassi, a trece millas de Roma, y sus cuerpos fueron quemados. Martha fue arrojada dentro de un pozo. Una señora romana llamada Felicitas, después de haber tenido éxito afianzando los restos del padre y los hijos y también el cuerpo de la madre que había sido arrojado al pozo, tuvo las sagradas reliquias enterradas, en secreto, en una catacumba, el día trece previo a la Calenda de febrero (20 enero). La conmemoración de estos cuatro mártires, sin embargo, se ha fijado para el 19 de enero, indudablemente para dejar el vigésimo para la fiesta de San Sebastián.


Bibliografía: Acta SS. (1643), II Jan., 214-6; BARONIUS, Annales (1589), 270, 2-9, 12-16; BOSCO, Una famiglia di martiri ossia vita dei SS. Mario, Marta, Audiface ed Abaco (Turin, 1892); MOMBRITIUS, Sanctuarium (1479), II, cxxxi-iii; SURIUS, De vitis sanctorum (Venice, 1581), I, 309-10; TILLEMONT, Mém, pour servir à l'hist. ecclés. (1696), IV, 675-7.

Fuente: Clugnet, Léon. "Sts. Maris, Martha, Audifax, and Abachum." The Catholic Encyclopedia. Vol. 9. New York: Robert Appleton Company, 1910. <http://www.newadvent.org/cathen/09671b.htm>.

Traducido por Armando Llaza Corrales