Herramientas personales
En la EC encontrarás artículos autorizados
sobre la fe católica
Lunes, 27 de marzo de 2017

Papa Pío VI

De Enciclopedia Católica

Saltar a: navegación, buscar

(GIOVANNI ANGELICO BRASCHI)

Nacido en Cesena, el 27 de Diciembre de 1717; elegido el 15 Febrero de 1775; fallecido en Valencia, Francia, el 29 de Agosto de 1799. Pertenecía a una noble y empobrecida familia, educado en el Colegio Jesuita de Cesena y estudió Leyes en Ferrara. Luego de una misión diplomática en Nápoles, fue designado secretario papal y canon de San Pedro en 1755. Clemente XIII lo nombró tesorero de la Iglesia Romana en 1766 y Clemente XIV, lo hizo cardenal en 1775. Luego, se retiró a la Abadía de Subiaco donde fué abad comendador hasta su elección como Pío VI. Al principio, España, Portugal y Francia estaban combinados para prevenir su elección por la creencia de su amistad con los Jesuítas; él tenía buena disposición hacia la órden, pero no se atrevía a revocar la Bula de su Supresión. Aún así, ordenó la liberación de su general Ricci, prisionero en el Castillo de San Angelo en Roma, aunque el general falleció antes que el decreto de su liberación llegara. A petición de Federico II de Prusia, permitió a los jesuítas conservar sus escuelas en Prusia; mientras, en Rusia permitió una ininterrumpida continuación de la órden. Pronto luego de su asunción tomó las medidas para enraizar la idea Galiciana de la supremacía papal que se había diseminado en Alemania por Honthein (ver FEBRONIANISMO.)

José II había prohibido a los obispos austríacos solicitar de Roma facultades de ninguna especie y suprimió innumerables monasterios. Pío VI resolvió viajar a Viena; dejó Roma el 27 de Febrero de 1782 y llegó a Viena el 22 de Marzo. Aunque el emperador lo recibió con respeto, su ministro Kaunitz, rechazó incluso las mas ordinarias reglas de etiqueta. El papa continuó en Viena hasta el 22 de Abril de 1782. Todo lo que consiguió del emperador fué la promesa que sus reformas eclesiásticas no violentarían ningún dogma católico o comprometer la dignidad del papa. El emperador acompañó al papa en su regreso hasta el Monasterio de Mariabrunn, y suprimió este monasterio pocas horas después que el Papa lo abandonara. Poco después que el Papa retornara a Roma se vió a si mismo forzado a protestar contra la injustificable confiscación de propiedad eclesiástica. Pero cuando José II llenó la vacante en la Sede de Milán de su propia autoridad, Pío protestó solemnemente y fué en este momento probablemente que lo amenazó con la excomunión. El 23 de diciembre de 1783, el emperador visitó inesperadamente Roma como respuesta a la visita papal. Estaba determinado a continuar sus reformas eclesiásticas y hacer saber al diplomático español, Azara, su proyecto de separar la Iglesia Germana de Roma. Este último sin embargo, lo disuadió de tomar este paso fatal. El papa, para evitar males mayores, le otorgó el derecho a nombrar obispos en los Ducados de Milán y Mantua en un concordato fechado 20 de Enero de 1784 (ver Nussi "Conventiones de rebus ecclesiasticis et civilibus inter S. Sedem et civilem potestatem", Mainz, 1870, 138-9).

El ejemplo de José fué seguido en Toscana por su hermano el Gran Duque Leopoldo II y Obispo Scipio Ricci de Pistoia. Aquí, las reformas antiapapales culminaron en el Sínodo de Pistoia en 1786 donde las doctrinas Jansenistas y de Quesnel fueron sancionadas y la supremacía papal fue eliminada. En su Bula "Auctorem fidei" del 28 de Agosto de 1794, el papa condenó los actos y en particular 85 proposiciones de este Sínodo. En Alemania, los tres Electores Eclasiales de Mains, Trier y Colonia y el Arzobispo de Salzburg, intentaron cercenar al autoridad papal al convocar el Congreso en Ems (q.v.). Las relaciones papales con Portugal se tornaron muy amistosas luego de la asención de María I en 1777 y fué concluído un satisfactorio concordato en 1778 (Nussi, loc. cit., 138-39). En España, Cerdeña y Venecia, los Gobiernos en gran extensión siguieron los pasos de José II. Pero las reformas eclesiales mas antipapales fueron llevadas a cabo en las dos Sicilias. Fernando IV rehusó la ejecución de todos los buletos papales que fueron obtenidos sin el permiso real, y reclamó el derecho a nominar a todos los beneficiarios eclesiasticos Pío VI rechazó aceptar que los obispos fueron nombrados por el rey y, como resultado, en 1784 habían 30 sedes vacantes en el Reino de Nápoles sólo, número el cual subió a 60 en en 1798. Más aún, el rey rehusaba tomar conocimiento de la soberanía papal que había existido por 800 años. Repetidamente, el papa hizo propuestas formales, pero el rey persistía en nombrar a todas las sedes vacantes. En Abril de 1791, cuando mas de la mitad de las sedes vacantes del Reinado de Nápoles estaban vacantes, se logró un compromiso temporal y en ese año se llenaron 62 vacantes. (Rinieri, loc. cit., infra). Como respuesta a la aplicación de la clericatura en los EEUU, la Bula de Abril de 1788, erigió la Sede de Baltimore.


Pío VI colocó las finanzas papales sobre bases firmes; secó las pantanosas tierras cerca de de Città della Pieve, en Perugia, Spoleto, y Trevi; profundizó los puertos de Porto d'Anzio y Terracina; agregóiarlo (lo una nueva sacristía a la Basílica de San Pedro; completó el Museo Clementino y lo enriqueció con costosas piezas de arte; restauró la Vía Appia; y secó la mayor parte de los Pantanos Pontino. Luego de la Revolución francesa, Pío VI rechazó la "Constitución civil del clero" el 13 de Marzo de 1791, suspendiendo a los sacerdotes que la aceptaron, y proveyó como mejor pudo al clero confinado y protestó contra la ejecusión de Luis XVI. Francia se vengó anexando los pequeños territorios papales de Avignon y Venaissin. La cooperación papal hacia los Aliados contra la República Francesa y el asesinato del agregado francés, Basseville en Roma, traído por su propia falta, condujo al ataque de Napoleón de los Estados Papales. En la Tregua de Bologna (25 de Junio de 1796) Napoleón dictó sus términos: 21 millones de francos, la liberación de todos los criminales políticos, libre acceso a naves francesas en los puertos papales, la ocupación de Romania por tropas francesas etc.

En la Paz de Tolentino (19 de Febrero de 1797, Pío VI fué obligado a rendir Avignon, At the Peace of Tolentino (19 Feb., 1797) Pius VI was compelled to surrender, Venaissin, Ferrara, Bolonia, y la Romania; a pagar 15 millones de francos y a entregar numerosas costosas piezas de arte y manuscritos. En un intento por revolucionar Roma, el general francés Duphot fué disparado y muerto mientras tanto los Franceses tomaron Roma el 10 de Febrero de 1798 y proclamaron la República Romana el 15 de Febrero. Porque el papa se rehusó al sometimiento, fué tomado por la fuerza desde Roma en la noche del 20 de Febrero y llevado primero a Siena y luego a Florencia. A finales de Marzo de 1799, aunque estaba seriamente enfermo, fué precipitado a Parma, Piacenza, Turín y luego sobre los Alpes a Briançon and Grenoble, y finalmente a Valencia donde sucumbió a sus sufrimientos antes que pudiese llegar más lejos. En principio fué enterrado en Valencia, pero sus restos fueron trasladados a San Pedro en Roma el 17 de Febrero de 1802. Su estatua en posición de rodillas realizada por Canova fué ubicada en la Basílica de San Pedro ante la cripta del Principe de los Apóstoles.

Bibliografía. Bullarii Romani Continuatio, ed. BARBERI (Rome, 1842 sq.), V-X; Collectio Brevium atque Instructionem Pii Papæ VI quæ ad præsentes Gallicanarum ecclesiarum calamitates pertinent (2 vols., Augsburg, 1796); Acta Pii VI quibus ecclesia catholica calamitatibus in Gallia consultum est (2 vols., Rome, 1871); BOURGOING, Mémoires historiques et philosophiques sur Pie VI et son pontificat (2 vols., Paris, 1900); GENDRY, Pie VI. Sa vie, son pontificat 1777-99, d'après des archives vaticanes et de nombreux documents inédits (2 vols., Paris, 1907); WOLF, Gesch. der Kath. Kirche unter der Regierung Pius VI (Zürich, 1793- 1802), 7 vols. (Josephinistic); BECCATINI, Storia di Pio VI (4 vols., Venice, 1801-02); FERRARI, Vita Pii VI (Padua, 1802); BERTRAND, Le Pontificat de Pie VI et l'Athéisme Révolutionnaire (2 vols., Bar-le-Duc, 1879); SAMPSON, Pius VI and the French Revolution in Amer. Cath. Quarterly Review (New York, 1907), 220-40, 413-40, 601-31; Pius VI in Catholic World, XIX (New York, 1874), 755-64; TIEPOLI, Relazioni sul conclave per la elezioni di papa Pio VI (Venice, 1896); KÖNIG, Pius VI und die Säkularisation, Program (Kalksburg, 1900); SCHLITTER, Pius VI und Joseph II von der Rückkehr des Papstes nach Rom bis zum Abschluss des Konkordats, ibid. II (Vienna, 1894); CORDARA, De profectu Pii VI ad aulam Viennensem ejusque causis et exitu commentarii, ed. BOËRO (Rome, 1855); RINIERI, Della rovina di una Monarchia, Relazioni storiche tra inediti dell' Archivo Vaticano (Turin, 1910); BALDASSARI, Histoire de l'enlèvement et de la captivité de Pie VI (Paris, 1839), Ger. tr. STECK (Tübingen, 1844); MADELIN, Pie VI et la première coalition in Revue des quest. hist., LXXXI (Paris, 1903), 1-32.

MICHAEL OTT Transcrito por WGKofron Agradecimientos a la Iglesia de Santa María, Akron, Ohio Traducido por Carolina Eyzaguirre A.