Herramientas personales
En la EC encontrarás artículos autorizados
sobre la fe católica
Lunes, 24 de septiembre de 2018

Sínodo de Pistoia

De Enciclopedia Católica

Saltar a: navegación, buscar

Celebrado el 28 de septiembre de 1786, por Escisión de Ripio, obispo de Pistoya y Prato. Señala el esfuerzo más atrevido que se hizo para asegurar un puesto en Italia para el Jansenismo y errores similares. Pedro Leopoldo, al ser nombrado Gran Duque de la Toscana en 1763, quiso seguir el ejemplo de su hermano el emperador José II en asumir el control de los asuntos religiosos en sus dominios. Imbuido con ideas de regalismo y jansenismo extendió su equivocado celo a los más pequeños detalles de disciplina y culto. En dos instrucciones del 2 de agosto de 1785 y 26 de enero de 1786, envió a cada uno de los obispos de Toscana una serie de 57 “puntos de vista de su Alteza Real” sobre asuntos disciplinarios, doctrinales y litúrgicos, imponiendo que se celebraran sínodos diocesanos cada dos años para aplicar la reforma de la Iglesia y para “restaurar para los obispos sus derecho naturales usurpados abusivamente por la Corte Romana”.

De los 18 obispos toscanos solo 3 convocaron el sínodo y de ellos únicamente Escisión de Ricci en quien encontró un espíritu similar. Había nacido éste en 1714 de una familia eminente y desde el principio dio señales de su valor y eminencia. Obispo de Pistoya y Prato, la diócesis más poblada de Toscana, el 19 de junio de 1780, emprendió y aplicó con energía y con el apoyo de Pío VI, una reforma necesaria, aunque influenciado por su tiempo, su celo estuvo marcado por una audacia excesiva. Condenó la devoción a Sagrado Corazón y se opuso al uso de las imágenes y reliquias, fundando además una prensa para la propaganda jansenista. El 31 de julio de 1786 convocó un sínodo, invocando a autoridad de Pío IV que había recomendado previamente el sínodo como medio normal de reforma diocesana.

Con su característica energía y previsión, preparó el concilio invitando a teólogos y canonistas notorios de fuera de su diócesis, de tendencias galicanas y jansenistas y emitió a su clero comunicaciones que reflejaban los errores dominantes de su tiempo. El 18 de septiembre se inauguró el sínodo en la iglesia de S Leopoldo de Pistoya celebrando 7 sesiones hasta el 28 de septiembre. De´ Ricci presidía y a su derecha estaba el comisionado real y profesor de la Universidad de Pisa Guiseppe Paribeni, de ideas regalistas.

El promotor era Pietro Tamburini, profesor en la universidad de Pavía, conocido por su saber y por sus simpatías hacia los jansenistas. En la sesión inaugural había 234 miembros pero en la que sólo 246, de los que 180 eran pastores, 13 canónigos y 12 capellanes, 28 simples sacerdotes del clero secular y 13 regulares. Muchos, incluido el promotor, eran extra-diocesanos introducidos por de´ Ricci por simpatizar con sus planes. Muchos sacerdotes de Pistoya no fueron invitados mientras que el clero de Prato, donde había un fuerte sentimiento contra el obispo, fue simplemente ignorado.

Los puntos propuestos por el gran duque y las innovaciones del obispo se discutieron con calor y no poca acritud. Los Regalistas presionaron su audacia hasta extremos heréticos y levantaron protestas de los seguidores del papa. Aunque estas objeciones llevaron a que se hicieran algunas modificaciones, las proposiciones de de Leopoldo fueron aceptadas en su sustancia, se adoptaron los cuatro artículos galicanos de la Asamblea del Clero Francés de 1682 y el programa de reformas propuestas por de´ Ricci aprobado en su integridad. Las opiniones teológicas eran fuertemente jansenistas. Entre lo que se propuso tenemos: el derecho de la autoridad civil a crear impedimentos matrimoniales, la reducción de las ordenes religiosas a un solo cuerpo con habito común y si votos perpetuos, una liturgia vernacular con un solo altar en la iglesia etc. 230 miembros firmaron las actas en la sesión final del 28 de septiembre el sínodo se suspendió para ser reiniciado en el siguiente abril y septiembre. En febrero de 1787 apareció la primera edición de las Actas y Decretos con el imprimátur real. (3500 copias). De Ricci quería o que la Santa Sede creyera que había sido aprobado por su clero al que llamó a un retiro pastoral en abril para obtener sus firmas aceptando el sínodo. Sólo asistieron 27 y 20 se negaron a firmar.

Mientras tanto Leopoldo llamó a todos los obispos de Toscana a una reunión en Florencia , el 22 de abril de 1787, para prepararlos para la aceptación de los decretos de Pistoya en un concilio provincial, pero los obispos reunidos se opusieron vigorosamente a su proyecto y después de 19 tormentosas sesiones suspendió la asamblea y abandonó la esperanza del concilio. De Ricci quedó desacreditado y después de la ascensión de Leopoldo al trono imperial en 1790, fue obligado a abandonar su sede. Pío VI comisionó a 4 obispos, asistido por teólogos del clero secular, para examinar las actas de Pistoya y nombró una congregación de cardenales y obispos para hacer un juicio sobre ellas. Condenaron el sínodo y estigmatizaron 85 de sus proposiciones como erróneas y peligrosas. El 28 de agosto de 1794, Pío VI dio un golpe mortal a la influencia de este sínodo y del Jansenismo en Italia con su Bula "Auctorem Fidei".


Bibliografía

Atti e Decreti del Concilio Diocesano di Pistoja (2ª ed., Florencia, 1788); tr. SCHWARZEL, Acta Congregationis Archiepiscoporum et Episcoporum Etruriae, Florentiae anno 1l787 celebratus (7 vols., Bamberg, 1790-94); DENZINGER-BANNWART, Enchiridion (Freiburg, 1908), 397-422; BALLERINI, Opus Morale, I (Prato, 1898), li-lxxxii; GERODULO, Lettera critologica sopra il sinodo di Pistoia (Barletta, 1789); La voce della greggia di Pistoja e Prato al suo pastore Mgr Vescovo Scipione de’ Ricci (Sondrio, 1789); Lettera ad un Prelato Romano dove con gran vivezza e con profunda dottrina vengono confutati gli errori de’ quali abbonda il Sinodo di Mgr de’ Ricci, Vescovo di Pistoja (Halle, 1789); Seconda lettera ad un Prelato Romano sull’ idea falsa, scismatica, erronea, contradittoria, ridicola della chiesa formata del Sinado di Pistoja (Halle, 1790); Considerazioni sul nuovo Sinodo di Pistoja e Prato fatte da un paroco della stessa diocesi (Pistoia, 1790); PICOT, Mémoires pour servir à l'histoire du 18e siecle (Paris, 1855), V, 251 ss.; VI, 407 ss.; GENDRY, Pie VI, sa vie–son pontificat, II (Paris, 1907), 451-83, documentado en los Archivos Vaticanos; SCADUTO, Stato e Chiesa sotto Leopold I (Florencia, 1885); DE POTTER, Vie et Mémoires de Scipion de’ Ricci (Paris, 1827), 1 ss.; PARSONS, Studies in Church History, IV (New York, 1897), 592-600; Scipio de’ Ricci en Dublin Review (March, 1852), XXXII, 48- 69.

JOHN B. PETERSON.


Transcrito por WGKofron . Con agradecimiento a la Iglesia de Sta. María , Akron, Ohio


Traducido por Pedro Royo