Herramientas personales
En la EC encontrarás artículos autorizados
sobre la fe católica
Lunes, 23 de octubre de 2017

Mampara de Altar

De Enciclopedia Católica

Saltar a: navegación, buscar

El Caeremoniale Episcoporum (I, XII, n. 13) dice que si el altar mayor está pegado a la pared (o está a menos de tres pies de distancia de la pared), se puede suspender sobre el altar una tela muy preciosa, en la que estén representadas las imágenes de Nuestro Señor, de la Santísima Virgen o de los Comunión de los Santos, a menos que tales imágenes estén pintadas en la pared. Esta pieza de bordado, tela de oro o tapiz que se llama la mampara de altar. Es tan ancho como el altar, e incluso a veces se extiende a lo largo de los lados del altar. Su objetivo parece ser el de separar el altar del resto del santuario, y atraer hacia el altar los ojos de los que entran a la iglesia. Se le llama dosel o dorsal, del francés dossier, y significa un panel trasero cubierto de cosas. Anteriormente el material correspondía en color con los otros ornamentos del altar y cambiaba de acuerdo a las fiestas (Pugin, Glosario, sv "Dossel").

En lugar de la tela a veces se elevaba sobre la parte posterior del altar una estructura permanente o movible. Si era permanente, se componía de tres partes distintas, la base que era tan larga como la mesa y los peldaños del altar, y llegaba a la altura de la mesa del altar; por encima de esto venía el panel que formaba un marco decorativo a una imagen, bajorrelieve o estatua, y la cornisa, que consistía en un friso y frontón coronado por una cruz. En el siglo XI la estructura se hacía generalmente de metal, en el siglo XIII de piedra y desde el siglo XIV de madera. A veces se le adjuntaba una puerta plegable que cubría la imagen durante el año, y la cual se abría en las grandes fiestas para exponer la imagen. Si se trataba de una estructura móvil, se hacía hecha de plata repujada u otro material precioso, apoyada en el altar mismo. La cara de esta estructura que mira hacia la nave de la iglesia se llama el "retablo", y el reverso se llama el "contrarretablo".

Esta decoración del altar no se conocía antes del siglo XII. Siempre debe corresponder a la arquitectura o al estilo de la iglesia. Los mejores modelos se hallan en las iglesias de San Silvestre in Capite, Santa María del Popolo, della Pace y sopra Minerva, en Roma. Cuando esta estructura está ornamentada con paneles y enriquecida con nichos, estatuas, botareles y otras decoraciones, que están a menudo pintadas con brillantes colores, se le llama “retablo”. A veces los “retablos” se extienden a todo el ancho de la iglesia, y se lleva casi hasta el techo.


Fuente: Schulte, Augustin Joseph. "Altar Screen." The Catholic Encyclopedia. Vol. 1. New York: Robert Appleton Company, 1907. 2 Mar. 2012 <http://www.newadvent.org/cathen/01356d.htm>.

Traducido por Luz María Hernández Medina.