Herramientas personales
En la EC encontrarás artículos autorizados
sobre la fe católica
Sábado, 25 de mayo de 2019

William Bernard Ullathorne

De Enciclopedia Católica

Saltar a: navegación, buscar

Monje benedictino y obispo inglés, nacido en Pocklington, Yorkshire, el 7 de mayo de 1806; murió en Oscott, Warwickshire, el 21 de marzo de 1889. Su padre era descendiente en línea directa de Santo Tomás Moro, y el principal comerciante de la villa. Su madre, conectada lejanamente con Sir John Franklin, el explorador del Ártico, era conversa. Cuando tenía diez años, toda la familia se mudó a Scarborough, donde el joven Ullathorne vio por primera vez el mar. Su vigorosa imaginación y espíritu aventurero le indujeron el deseo de surcar el océano y de ver el mundo; y este anhelo lo cumplió durante tres años y medio, realizando en ese tiempo varios viajes por el Mediterráneo y el Báltico y otros lugares. Fue en uno de estos viajes que tuvo oportunidad de asistir a una Misa en Memel, un puerto del Báltico, que cambió su vida, porque fue allí y en ese momento que se decidió a dedicar su vida al servicio de Dios. A su regreso a Inglaterra, por lo tanto, entró como novicio en una prestigiosa comunidad benedictina en Downside, cerca de Bath, en Febrero de 1823. Recibió el hábito en Marzo de 1824, y profesó un año después, tomando el nombre de Bernard. Más tarde pasó un año como prefecto en Ampleforth College, cerca de York, y fue ordenado sacerdote en Ushaw College en 1831. Poco después de su retorno a Downside, en respuesta a una invitación del Dr. Morris, O.S.B., Vicario Apostólico de las Islas Mauricio, Ullathorne se ofreció como voluntario para la misión australiana, que formaba entonces parte de ese vicariato. Su oferta fue aceptada, y debido a la dificultad existente para gobernar la colonia a tanta distancia, el Dr. Morris le dio plenos poderes allí como vicario-general.

Ullathorne desembarcó en Australia en Febrero de 1833, y su relación con la colonia duró ocho años. Durante la primera parte de ese tiempo se dedicó a organizar los comienzos de la misión. Cuando él llegó había sólo tres sacerdotes, el Padre Therry y el Padre McEnroe en Sydney, y el Padre Connolly en Van Diemen's Land (Tasmania). En ambos lugares estaban trabajando independientemente y sin ningún tipo de supervisión. Había disensiones internas entre los católicos, y dificultades con las autoridades coloniales, ambas debidas a la necesidad de un gobierno eclesiástico adecuado. Ullathorne, con su tacto y fortaleza de carácter, pronto logró resolverlas, tanto en Sydney como en Tasmania. También visitaba el establecimiento carcelario de Norfolk Island, al que describe como "el lugar más hermoso del universo", y su ministerio para con los condenados a muerte, y los otros presos, les llevaba mucho consuelo. En 1835 el Obispo Polding, O.S.B., llegó como Vicario Apostólico de Australia, acompañado por tres sacerdotes y cuatro seminaristas. Ullathorne, que de este modo quedaba libre, partió al poco tiempo para visitar Inglaterra e Irlanda, con el fin de obtener más ayuda para la misión. Durante su estadía fue convocado para atestiguar ante la Comisión Parlamentaria sobre los males del transporte (de presos), y, a pedido del Gobierno, escribió un informe sobre el tema. También lo convocaron para ir a Roma, a instancias del Cardenal Weld, para informar sobre la situación de la misión australiana.

En 1838 viajó una vez más a Sydney, con varios sacerdotes y monjas que se habían ofrecido para el trabajo. Al desembarcar, se encontró siendo objeto de desprecio, a causa de su testimonio sobre la cuestión de los presos, porque se suponía que perjudicaba a la colonia, que se veía favorecida con el trabajo gratis de ellos. Sin embargo, su idea prevaleció finalmente, y el transporte (de presos) fue abolido. En 1840 Ullathorne partió de Australia, en un viaje que resultaría definitivo, para Inglaterra en compañía del Obispo Polding. El ya había proyectado un esquema de regularización de la jerarquía, que el notable y rápido incremento en número y organización hacía posible, y cuando el Dr. Polding fue a Roma logró su aceptación sustancialmente. El mismo Dr. Polding se convirtió en Arzobispo de Sydney; pero aunque a Ullathorne lo presionaron más que nunca para que aceptara un obispado allí, permaneció firme en su negativa, y se retiró a la misión de Coventry. Aquí utilizó su energía para construir una bella iglesia nueva; pero luego de una estadía de tres años tuvo que mudarse nuevamente, siendo designado como Vicario Apostólico del Distrito Occidental de Inglaterra, con el título de Obispo de Hetalona. Dos años más tarde, sin embargo, fue transferido al Distrito Central, en el cual estaba destinado a pasar los restantes 41 años de su vida. Pronto adquirió influencia entre sus hermanos obispos, y en 1848 fue a Roma como delegado de ellos, para negociar la restauración de la jerarquía inglesa, una tarea para la cual estaba especialmente calificado, dada su participación en el esquema similar de Australia. Sus negociaciones fueron exitosas, y luego de una demora de dos años, debida a la Revolución en Roma, la nueva jerarquía inglesa fue proclamada por Pío IX el 29 de setiembre de 1850. El Cardenal Wiseman se convirtió en el primer Arzobispo de Westminster, y el Dr. Ullathorne fue nombrado Obispo de Birmingham. Estuvo al frente de esa diócesis durante treinta y siete años. A la muerte del Cardenal, fue elegido por Propaganda para sucederlo; pero Pío IX revocó su elección y designó al Cardenal Manning, y el Dr. Ullathorne se quedó en Birmingham. Tomó parte en los cuatro sínodos provinciales de Westminster, y en 1870 asistió al Concilio Vaticano; pero en general su episcopado estuvo libre de incidentes fuera del firme crecimiento y la administración de sus diócesis. Cuando se hizo cargo de su residencia en los Midlands, encontró las finanzas en una situación deplorable: vivió para ver a su diócesis totalmente organizada, y muchas nuevas misiones establecidas, así como nuevas comunidades de hombres, la más famosa de las cuales fue la Congregación de Oratorianos de (Ven. John Henry) Newman en Edgbaston. Oscott era entonces un colegio mixto, y en 1873 el Obispo Ullathorne estableció un seminario regular diocesano, de San Bernardo, en Olton. También se dedicó especialmente a los conventos de su diócesis, por todos los cuales se interesó personalmente. Uno de sus asistentes principales fue la prestigiosa Madre Margaret Hallahan, quien fundó un convento de la Orden Dominicana en Stone, que se subdividió en varias casas. En 1888 el Dr. Ullathorne obtuvo un permiso de la Santa Sede para renunciar a su diócesis, y se le otorgó el título de Arzobispo de Cabasa. Se retiró al Oscott College, donde murió al año siguiente en la fiesta de San Benito, y fue enterrado en el Convento de Santo Domingo, en Stone.

Sus principales obras, escritas en sus últimos años, son: "Endowments of Man" (Londres, 1880); "Groundwork of Christian Virtues" (1882); "Christian Patience" (1886). También publicó "Reply to Judge Burton on Religion in Australia" (Sydney, 1835); "La Salette" (1854); "The Immaculate Conception" (1855); "History of Restoration of English Hierarchy" (1871); "The Dollingerites" (1874); "Answer to Gladstone's 'Vatican Decrees'" (1875); y un gran número de sermones, pastorales, panfletos, etc.

Para la primera parte de su vida (hasta 1850), ver su Autobiografía, editada después de su muerte por THEODOSIA DRANE, del Convento de Stone (1891); para la segunda parte, sus Cartas, editadas por la misma (1892).

Otras autoridades: COOPER in Dict. Nat. Biog., s.v.; GILLOW, Bibl. Dict. Eng. Cath., s.v., con completa enumeración de las obras de Ullathorne; MAZIERE BRADY, Catholic Hierarchy; Bishop Ullathorne Number of the Oscotian (Londres, 1886); GLANCEY, Characteristics from the Writings of Archbishop Ullathorne (Londres, 1889); KENNY, His. of Catholicity in Australia (1886); PURCELL, Life of Manning (Londres, 1896); WARD, Life of Wiseman (Londres, 1897); BIRT, Benedictine Pioneers in Australia (Londres, 1911); WARD, Life of Newman (Londres, 1912).

BERNARD WARD

Transcrito por Herman F. Holbrook

Ut in omnibus glorificetur Deus per Iesum Christum

Traducido por Amparo Cabal