Herramientas personales
En la EC encontrarás artículos autorizados
sobre la fe católica
Miércoles, 11 de diciembre de 2019

Wilhelm Tempel

De Enciclopedia Católica

Saltar a: navegación, buscar

(ERNEST LEBERECHT)

Astrónomo germano, nació el 4 de diciembre de 1821, en (Nieder-) Cunnersdorf cerca de Löbau, Sajonia; murió el 16 de marzo de 1889, en Arcetri cerca de Florencia. Habiendo perdido a su madre en una etapa temprana de su infancia, fue puesto bajo el cuidado de un tutor desde su noveno año hasta el décimo cuarto, fue empleado como sacristán, ministro pertiguero, jardinero y recolector de contribuciones en ocasiones especiales como Año Nuevo, bautismos y matrimonios. Aprendió el arte de la litografía y a la edad de 20 años, fue a Copenhague con cartas de recomendación para un pariente lejano llamado Lehmann, el padre del periodista y estadista Danés, Orla Lehmann. Durante su estadía de tres años, fue huésped frecuente y bienvenido, de algunos académicos y artistas. El escultor Reinhold esculpió su busto y el pintor Bunsen pintó su retrato. Sus poemas alemanes para algunos amigos y benefactores, muestran el completo dominio que tenía de su lengua nativa. Se entusiasmó con la literatura y las canciones nacionales de los daneses y tradujo algunas selecciones al alemán, ej.: “La hija del Rey Réné”. Estos tres años en Dinamarca fueron, como él solía decirlo, sus años académicos. Con el deseo de conocer otras gentes y países por propia experiencia, viajó a Christiania, pero pronto cambió de rumbo hacia la tierra de las bellas artes. Alrededor de 1850 se estableció como litógrafo en Venecia. El palacio del Doge parece haber tenido una especial atracción sobre sus gustos artísticos, ya que llegó a conocer de forma íntima a la familia del Portero Gambin, con cuya hija Marianna se casó, abrazando así al mismo tiempo, la fe Católica. Su esposa testificó que Tempel nunca había estado satisfecho con su anterior religión y que por ello decidió escoger a una católica como compañera en la vida. El matrimonio probó ser muy feliz, aunque no gozó de la bendición de tener hijos. El contacto con la gente culta de Venecia, despertó en él el gusto por la astronomía. De sus ingresos, compró un busca-cometas (Stienheil) de cuatro pulgadas, y en 1859 realizó dos descubrimientos: un cometa (designado 1859 I), el 2 de abril; y el otro, el de la Nebulosa Merope en las Pléyades, el 19 de octubre. El nuevo talento para los descubrimientos, fue madurando en él el plan de abrazar la carrera de astronomía. En su entusiasmo, se mudó a París, pero pronto descubrió que la carencia de entrenamiento científico, le imposibilitaba el ingreso al Observatorio Imperial. Leverrier, el director, le decepcionó profundamente, por lo que se mudó con su esposa a Marsella en 1860, donde fue aceptado por Benjamin Valz como astrónomo auxiliar.

Tempel comenzó su carrera en Marsella con los descubrimientos de un cometa (1860 IV) el 22 de octubre, y dos planetas menores el 4 y 8 de marzo de 1861, todo esto con su propio busca-cometas de cuatro pulgadas, en la terraza del observatorio. El puesto sin embargo, duró solamente medio año, debido en parte, o al menos eso pareciera, a sus tirantes relaciones con Leverrier. Entonces, una vez más se estableció como litógrafo, aunque, sin dar descanso a su busca-cometas. Desde una ventana o jardín, descubrió en un lapso de diez años, no menos de trece cometas y cuatro planetas menores, la mitad de estos descubrimientos eran totalmente nuevos. Desde Marsella, comenzó a publicar sus observaciones en el "Astronomische Nachrichten". En Francia, no tenía relaciones cordiales ni intelectuales, de manera que su ensayo literario en "Les Mondes", en Mayo de 1863, sobre el problema de la variabilidad de las nebulosas, fue duramente criticado por Leverrier. En el mismo año (1863) realizó una visita de dos meses a su país de origen, pasando la mayor parte del tiempo en el observatorio de Leipzig. Tan solo dos años antes, en 1861, un antiguo astrónomo de Leipzig, d'Arrest, había construído un nuevo observatorio en Copenhague. Desafortunadamente para Tempel, d'Arrest fue el mismo que criticó su publicación sobre la Nebulosa Merope como exagerada, si bien la controversia terminó con la justificación de la afirmación de Tempel, que las nebulosas deben observarse con bajas tasas de magnificación. Los esfuerzos de Tempel, en 1870, por obtener un puesto bajo la tutela de d'Arrest no fructificaron.

En enero de 1871, el Gobierno Provisional, expulsó a los alemanes de Marsella. A pesar de sus malas experiencias en Francia, Tempel sentía compasión por el infortunado país durante la guerra. Llegado a Milán, encontró en Schiaparelli al hombre que apreciaría sus talentos. Aunque no poseía grados académicos, le fue ofrecida una posición en el Observatorio de Brera. Dos de los cometas de Tempel habían atraído la atención de Schiaparelli: el de 1866 (I), que le proveyó la prueba de la conexión con la lluvia de meteoritos de noviembre; y el de 1867 (II), el cual probó girar enteramente entre las órbitas de Marte y Júpiter y correr casi paralelamente con este último planeta en 1869, así como suministrar un tipo de espécimen de perturbación planetaria. Al cometa "1869 III" se le llama “el tercer cometa periódico” de Tempel, pero su periodicidad no fue reconocida sino hasta 1880. Cuatro nuevos cometas fueron descubiertos en Milán. El cometa "1873 II", llamado “segundo periódico” de Tempel, es extraordinario por la corta duración de su período, siendo poco más de cinco años, y sólo en segundo lugar después del cometa de Encke. La publicación de Tempel en Milán: "Ephemeris", muestra que para 1872 ya él había reducido sus propias observaciones. Su mente era lo suficientemente matemática como para adquirir el uso de logaritmos y trigonometría, y trazar órbitas elípticas. El Número V de las Publicaciones de Brera, contiene magistrales placas litográficas de: un eclipse lunar (1° de Junio, 1863), la Nebulosa de Merope, los satélites de Júpiter y una serie del cometa Coggia. Un mapa más perfecto de las Pléyades, apareció en "Monthly Notices" (XL, 1880). El contacto con Schiaparelli le trajo honores a Tempel. La Academia de Viena le premió cuatro veces por el descubrimiento de cometas: los dos de 1869 descubiertos en Marsella, y los dos de 1871. Una vez en 1872, durante la ausencia del director, recibió al Emperador de Brasil en el observatorio, a quien sirvió de cicerone y le mostró algunos de sus dibujos. Al año siguiente, recibió a través del consulado brasileño, el título de “Caballero de la Imperial Orden de las Rosas de Brasil”.

Cuando en 1873, el Observatorio de Arcetri sufrió la muerte de su director Donati, Schiaparelli propuso a Tempel como sucesor. Los crudos inviernos de Milán y la perspectiva de un puesto independiente, hicieron posible que para Tempel fuera fácil aceptar la oferta; si bien, el estado inacabado de edificios e instrumentos, el título de astrónomo auxiliar y el escaso sueldo, la carencia de una biblioteca y de ayudantes, estaban cargados de decepciones. Después de cuatro años de trabajo en Milán (1871-74) Tempel se mudó a su última estación, la cual sostendría durante catorce años. Él encontró el observatorio situado en un paraíso terrenal. Fue diseñado y su construcción iniciada por Donati en 1869, por encargo de la Universidad de Florencia, pero se interrumpió en 1872 debido a la gravedad de Donati. Por dos años había sido dejado en este estado. La lluvia se colaba por todos lados y una pared de la sala meridiana requería de soportes. Una descripción del observatorio es ofrecida por Tempel en el "Astr. Nachr.” CII (1882). Amici, el precursor de Donati, había construido dos lentes-objetivo: uno de 9.4 pulgadas y el otro de 11 pulgadas, grandes dimensiones para esas épocas; pero sus montajes eran imperfectos y estaban incompletos. El primero tenía un soporte de madera y se podía utilizar solamente en la terraza; su direccionamiento hacia objetivos con una altitud mayor de 40° mostró ser peligroso. El montaje del instrumento más grande era paraláctico, pero sin los círculos divididos, sin mecanismo, sin abrazadera y de movimiento lento. La silla de observación era una escalera que no alcanzaba a las estrellas a 20° del horizonte. Ambos instrumentos tenían solamente un ocular. Los libros existentes no contenían catálogos estelares y estaban esparcidos por el suelo. Aún se debía dinero sobre el edificio y no se preveía la apertura de recursos en el futuro. El área de habitación era tan defectuosa, que Tempel tuvo que vivir en una villa cercana hasta su muerte.

En la observación, los lentes-objetivo probaron ser un tanto defectuosos en la corrección de color, pero excelentes en definición; por consiguiente, menos adaptados para los planetas, pero perfectamente convenientes para cometas, asteroides y nebulosas: exactamente el programa de Tempel. Las Nebulosas sin embargo, se convirtieron en su principal campo de estudio. En Arcetri, él descubrió solo un cometa más: "1877 V". El trabajo con la gran área ecuatorial, probó ser muy lento y laborioso. Para encontrar e identificar las estrellas, el observador tuvo que descender de la escalera, utilizar el busca-cometas en la terraza y hacer las triangulaciones en las pequeñas cartas que tenía a mano, todo esto sin luz eléctrica. Y aún así, después del trabajo de cuatro años, Tempel presentó a la academia real del Lincei una colección de los dibujos de las nebulosas más interesantes, lo cual le aseguró el premio real que se otorgaba cada seis años para el mejor trabajo astronómico de Italia. La Academia incluso ofreció publicar los dibujos, pero las pruebas litográficas no llegaron a satisfacer al autor. Los diseños son los más valiosos pues contienen muchas estrellas, medidas con un micrómetro de doble anillo. Tempel descubrió muchas nebulosas nuevas, observó un número de ellas que había sido descuidado desde los tiempos de Herschel, escribió una gran cantidad de minuciosas notas que aún no se publicaron, en las que ocasionalmente corregía errores. Algunos extractos de sus observaciones pueden ser encontrados en "Astr. Nachr." (vols. 93-113). Los dibujos de la Nebulosa de Orión, fueron publicados en "Astr. Nachr.", vol. LVIII (1862), y en las Memorias de la Real Sociedad de Bohemia de 1885 (revisada en Vierteljahrsschrift, XXII). Tempel fue elegido miembro extrajero de la Real Sociedad Astronómica de Inglaterra en 1881, juntamente con Gyldén, Pickering, Tietjen, and Tisserand (Monthly Notices, XLI, 377). En 1886 fue honrado con una carta del Rey Humberto, que le fue entregada por el Ayudante General, en reconocimiento a sus dibujos astronómicos. En el curso de sus relaciones con hombres de ciencia, la carencia de entrenamiento académico ocasionalmente le traicionaba; el mismo Tempel lamentó toda su vida el no haber aprendido el latín. Un estilo difuso y afirmaciones poco críticas, provocaban contradicción. Una controversia con Dreyer, el astrónomo del Castillo Birr, sobre la realidad de las formas espirales un muchos de los dibujos de Lord Rosse, puede encontrarse en "The Observatory" (vols. I-II,1878). La existencia de una nebulosa casi imperceptible, dibujada por Tempel (cerca de H. I 55 Pegasi) fue negada por Keeler (Astroph. J. XI, 1900).

Tempel mantuvo relaciones cordiales con sus Viejas amistades en Copenhague hasta su muerte. Les recibía a éstas o a amistades recomendadas por éstas, como hermanos, y siempre lamentó el no haber tenido los medios para volver a visitar Copenhague. Sus cartas para ellos transpiran un profundo espíritu religioso. Se gloría en la honestidad de su niñez, lamenta haberse quejado por lesiones recibidas, habla de las bendiciones de la Providencia, de la amistad más allá de la muerte, da gracias y alaba a Dios, promete oraciones para amigos y benefactores y mira confiadamente hacia la eternidad. Expresiones como esta, hecha por su amigo protestante en el "Dagbladet": “Durante los muchos años de estadía en Italia, su mente, que estuvo sujeta a depresiones, encontró paz al ingresar a la Iglesia Católica”. El mismo amigo, aseguró al escritor de este artículo que, en una visita a Arcetri, él había encontrado a Tempel muy feliz con sus convicciones religiosas. Su más preciada compañía, era un Viejo sacerdote que le visitaba regularmente. Un Franciscano del convento de Quaracchi era su confesor y los Cartujos de Certosa eran sus amigos. Hacia finales de 1886 Tempel sufrió una enfermedad en el hígado; y a principios de 1887 una parálisis parcial. Incapaz para la observación, puso sus notas en orden para ser publicadas. Durante su enfermedad recibía los sacramentos constantemente. El cura párroco de S. Leonardo (ahora Canon Emilio Nunziati) da testimonio de que Tempel era un Católico profundamente convencido de su fe y que murió en olor de santidad, teniendo su mente lúcida hasta el final. Tempel tenía escasamente sesenta y ocho años de edad. Está enterrado cerca de la tumba de Donati, en el cementerio de S. Felice a Elma, un suburbio de Florencia. No dejó ni deudas ni propiedades, y su viuda fue provista con lo que se llama en Italia: "spaccio di sali e tabacchi", y esto, por lo que parece, nuevamente a través de Schiaparelli. Más de 186 dibujos de nebulosas y estrellas, con numerosas notas, son ahora propiedad de la Universidad y están depositadas en la Tribuna de Galileo (via Romana). Una lista de ellas, se encuentra en "Aston. Nachr." CII (1882), y en "Bohemian Memoirs" (1885).

Dagbladet (Copenhagen, 4 April, 1889); Monthly Notices R.A.S., L (1890), 179; SCHIAPARELLI, Astron. Nachr., CXXI (1890), 95; ABETTI, Publicazioni, fasc. XXVII (Arcetri, 1909), 163; IDEM, Rivista di Astronomia, III (Turin, 1909). Private letters from Copenhagen, Armagh, and Florence.

J.G. HAGEN Una transcripción de Thomas M. Barrett Dedicado a los Astrónomos que estudian el Glorioso Universo de Dios

Traducido al Castellano por José Miguel Piñeres Renauld